Martes, 10.12.2019 - 11:34 h
El sueldo en Reino Unido es de 125.000 euros

Sin miedo al Brexit: 3.500 médicos piden al año irse fuera y el 16% quiere Londres

Cuatro de cada diez de los que buscan cambiar de aire trabajan en España en hospitales, con malas condiciones laborales y económicas.

Médicos que solicitan irse al extranjero

La sanidad pública lleva meses en pie de guerra. Médicos y enfermeros se manifiestan día sí, día también en la mayoría de las comunidades  demandando mejores condiciones económicas y laborales, más efectivos y más minutos para atender a los pacientes. Los sueldos de los facultativos se han reducido casi un 30% en los últimos ocho años, según la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (Cesm), y aseguran estar expuestos a agresiones, a demandas judiciales que cuestionan su profesionalidad y a la feroz competencia salarial entre comunidades que hace que en determinados lugares no haya médicos.

La situación es el caldo de cultivo perfecto para pensarse un cambio de aires, ya sea con destino a la sanidad privada, donde las retribuciones son mejores, pero sobre todo las condiciones de trabajo; o a otros países, en los que los sueldos llegan a ser cinco veces mayores a los del sistema sanitario público español. Y el planteamiento queda claro cuando se pregunta a los profesionales: siete de cada diez facultativos tienen claro que tendrían más y mayores oportunidades en el extranjero, según una encuesta realizada por Modis Life Science a 3.100 profesionales.

Solamente durante el pasado año, 3.525 médicos pidieron un certificado de idoneidad para marcharse a trabajar a otro país y más de 20.000 lo han solicitado desde 2013, "lo que no significa que todos se hayan ido, pero desde luego se lo han planteado", asegura a La Información José María Soto, secretario general adjunto de la Cesm en Castilla y León. Casi un tercio de los que pretenden trabajar en el extranjero quieren hacerlo en Francia y en el Reino Unido... y todo pese a que el Brexit les dejará ejerciendo fuera de la Unión Europea.

Según un informe elaborado por el Consejo General de Médicos, el año pasado 583 médicos españoles pidieron ir a trabajar a Francia y 572 a Gran Bretaña. Más de cuatro de cada diez de los solicitantes estaban trabajando en hospitales, el 19% en atención primaria -las dos áreas en las que las condiciones laborales y económicas son peores- y solo poco más del 5% estaba en ese momento en paro. La mayoría era especialista en medicina familiar y casi la mitad tenía menos de 35 años, lo que evidencia la falta de expectativas entre los más jóvenes.

Importantes diferencias salariales

Según un estudio publicado en la revista The Lancet, España es el octavo país del mundo, de 195, con mejor atención y acceso a la sanidad, mientras Estados Unidos y el Reino Unido se sitúan en el puesto 35 y 30, respectivamente, un hecho que no impide que estos dos destinos sean especialmente atractivos para los profesionales españoles, sobre todo, por los sueldos. Un reciente informe elaborado por Medscape muestra que un profesional en España gana de media 53.000 euros, mientras que en Estados Unidos la cifra se dispara a 250.400 euros.

Ante esta evidencia, tres de cuatro médicos admite que un contrato fuera  le depararía un sueldo manifiestamente mejor que el que encontraría en cualquier lugar de España. Y es que en el Reino Unido, un lugar prioritario de las peticiones, la retribución media ronda los 125.000 euros y en Francia y en Alemania -95.000 y 125.000 euros, respectivamente-, prácticamente duplican los españoles. 

¿Por qué quieren irse?

Soto detalla algunas de las razones que provocan el deseo de fuga de los médicos. "Los facultativos que acaban su MIR están muy bien preparados, saben idiomas y se los rifan en todos los sitios. Se van a otros países, porque tienen mejores condiciones de trabajo y desde luego salariales, o a la sanidad privada. El pasado año alrededor de 3.500 profesionales pidieron su certificado para irse al extranjero y es el ritmo que llevamos durante la última década", asegura.

El responsables de Cesm destaca que cada año se forman entre 7.000 y 8.000 profesionales en el MIR y "la mitad quiere irse, muchos se van y esos no vuelven nunca. Encuentran mejores oportunidades laborales, económicas y de trato.... y aquí en España lo único que piden es respeto. Los MIR ven lo que hay en los hospitales españoles y saben que para ellos incluso va a ser peor y por eso se van. Y además no ha miedo, si no saben alemán y sueco, cuando llegan a su destino les forman", admite.

"Estamos a años luz de otros países. Aquí mendigamos ocho o diez minutos por pacientes, pero en muchos casos solo nos quedan poco más de dos y allí tienen 25 o 30, por no hablar de los sueldos, que en muchos casos triplican en Europa los de las comunidades en las que más se paga. Esas son algunas de las razones", apunta, al tiempo que resalta el déficit de médicos en muchas especialidades y áreas y los problemas de la atención primaria, que hacen de los hospitales un auténtico polvorín de reivindicaciones y que obliga a muchos médicos a preparar sus maletas.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING