Lunes, 16.09.2019 - 02:02 h
La nueva serie de HBO

'Chernobyl': cómo enterramos personas y dinero dentro de un sarcófago nuclear

Aquel terrible día de 1986 la cadena de errores humanos produjo una explosión que conmocionó al mundo.

Imagen de una escena de la miniserie 'Chernobyl'. / HBO
Imagen de una escena de la miniserie 'Chernobyl'. / HBO

La central nuclear Vladimir Ilich Lenin, situada a pocos kilómetros de la ciudad ucraniana de Chernobyl, voló por los aires el 26 de abril de 1986. La tapa del reactor de mil toneladas se partió en pedazos debido a la fuerte temperatura y a la presión, y expulsó al exterior material radiactivo que se extendió por un área inmensa.

Una central nuclear es como una olla a presión sobre un fogón. El fogón son las peligrosas barras nucleares, las cuales son enfriadas con agua para evitar el sobrecalentamiento. El vapor resultante, que es el mismo que sale por una olla a presión, mueve unas turbinas, y estas turbinas producen electricidad.

Aquel terrible día de 1986 la cadena de errores humanos produjo una explosión que conmocionó al mundo. Todo comenzó con una operación rutinaria de control. Los técnicos no siguieron el protocolo de seguridad de modo que las barras se sobrecalentaron hasta 2.000 grados y derritieron todo a su alrededor hasta que la central voló por los aires.

Para apagar el fuego y detener la contaminación nuclear, se puso en marcha una operación que implicó a miles de soldados, bomberos, especialistas, helicópteros, toneladas de hormigón y mucho coraje. Muchos de ellos murieron en la operación suicida de detener la contaminación (se les llamó “el escuadrón suicida”), o fallecieron meses después, contaminados por la misma energía que deseaban controlar. Acudieron al recinto casi sin protección.

De eso trata la producción televisiva de HBO, la cual se ha convertido en una de las mejor valoradas de la historia, posiblemente la más valorada por los espectadores, que le concedieron un 9,7 sobre 10 en el Internet Movie Database, el mayor portal de valoración de películas.

Ha sido el mayor desastre nuclear de la historia, mucho peor que Fukushima y Three Mile Island juntos. Y su causa fue la indolencia para seguir las medidas de seguridad en la construcción de centrales nucleares de la propia Unión Soviética. A ello, se unió la torpe burocracia soviética, que no supo resolver a tiempo ese gigantesco problema y hasta lo ocultó.

El resultado más pavoroso fueron las víctimas humanas. Primero murieron unas 30 personas por culpa del accidente. Dos de ellas en la explosión, y el resto, semanas después de la misma.

La muerte por radiación es una de las más dolorosas que existen. "Cada átomo de uranio es como una bala", dice un personaje de la serie. Y en Chernobyl salieron 3 billones de esas balas atómicas. A los más expuestos, personal de la central atómica en el momento de la explosión, la muerte les llegó en minutos: vómitos, diarreas, dolores de cabeza, despellejamiento o abrasamiento de la piel, desangramiento... Murieron entre convulsiones y terribles dolores.

A los que llegaron con poca protección a la central, la muerte les llegó en días o semanas. Esas balas atómicas destruyen los glóbulos blancos y rojos, perforan la médula ósea, y dejan al organismo humano sin defensas. Los pacientes que sobreviven están expuestos a sufrir cáncer en el mejor de los casos.

La administración soviética se negaba a reconocer la magnitud de la catástrofe, y trató de minimizarla cortando las comunicaciones y negando la verdad. "Bah", dice otro personaje de la serie, que interpreta a un alto cargo el gobierno soviético. "Tengo informes que aseguran que la radiación en Chernobyl no es superior a sacarse una placa en una máquina de rayos X".

Aparte de las decenas de miles de personas evacuadas, dos millones de personas fueron expuestas a la radiación, según un informe elaborado por el gobierno de Bielorrusia. Lo dramático del caso fue que la explosión solo afectó a una pequeña parte de Ucrania, donde estaba ubicada la central, pero al 25% de Bielorrusia, que es el país vecino.

De esas dos millones de personas afectadas, medio millón de niños sufrieron las consecuencias. Se presentaron numerosos casos de cáncer de tiroides. Además, una quinta parte de la superficie agrícola de Bielorrusia quedó inservible, y la cuarta parte de los bosques.

Según el informe del gobierno de ese país, el coste económico del desastre de Chernobyl fue de 235.000 millones de euros, pero no ha habido suficientes fondos para neutralizar el desastre. Chernobyl no solo requirió una fuerte inversión en fondos soviéticos de entonces, sino que ha seguido necesitando fondos. La Unión Europea ha tenido que poner dinero para sellar con un sarcófago de cemento la vieja central nuclear. El Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo y varios países donantes han puesto ya 2.350 millones de euros, según The Balance.

Pero eso no ha resuelto el problema porque el cesio, que es la materia contaminante, puede permanecer en la naturaleza durante miles de años. Se calcula que el área contaminada se extendió por Ucrania, Bielorusia y Rusia, y llegaron a medirse partículas radiactivas en Suecia y Gran Bretaña.

Desde entonces, Ucrania perdió el derecho a denominarse "el granero de Europa", pues gran parte de sus extensos campos de trigo quedaron inservibles. El 5% del presupuesto anual del estado ucraniano y de Bielorrusia se destina a ayudar a millones de personas, damnificadas por la explosión aún hoy día.

Como dijo el portal de televisión norteamericano, The Rotten Tomatoes, Chernobyl se puede convertir en la mayor serie de horror de la historia. Para la memoria de Europa, Chernobyl ha quedado como la peor película de zombies, y su causante fue un régimen que intentó ocultarlo ante el mundo: la Unión Soviética.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios