Lunes, 17.06.2019 - 15:29 h

Santander se libra del ladrillo del Popular pero hereda 7.000 millones en morosos

La cartera, cuyo valor bruto roza los 30.000 millones, ha sido tasada en 10.000 millones netos. 

El Gobierno pide tranquilidad ante un nuevo descalabro del Banco Popular
El Gobierno pide tranquilidad ante un nuevo descalabro del Banco Popular

Ni un día ha tardado el Santander en empezar a tomar decisiones sobre el Popular después de recibir hoy mismo la autorización de la Comisión Europea a la operación de compra. El grupo cántabro ha rubricado con Blackstone la mayor transacción inmobiliaria de la historia en España y que le liberará de un plumazo del gran problema del sexto banco: una cartera de inmuebles y crédito problemático ligado al ladrillo con 30.000 millones de euros de valor bruto. Aún hereda cerca de 7.000 millones en otro tipo de financiación morosa aunque también con su correspondiente hucha de provisiones y que en algunas exposiciones como  créditos al consumo suelen cubrir íntegramente una operación fallida.

La transacción con Blackstone se ejecutará a través de la instrumentación de una joint venture. El Popular transferirá a una nueva sociedad la citada cartera de activos inmobiliarios, que ha sido tasada en 10.000 millones de euros netos para la operación, junto a su plataforma de ventas Aliseda. El fondo estadounidense compra el 51% de la sociedad por unos 5.100 millones de euros, dejando en manos del grupo cántabro la participación restante.

El importe total se descompone en unos 9.700 millones como precio fijado para el conjunto del portfolio y otros 300 millones en activos fiscales diferidos que la nueva sociedad conjunta podrá deducirse en su declaración fiscal con cargo a los beneficios que genere.  

Gracias a esta estructura, el Popular desconsolidará de golpe la carga inmobiliaria cuya imposible digestión le ha condenado a la extinción como entidad independiente. Según ha detallado el Santander a la CNMV, la transacción no genera plusvalías ni minusvalías materiales porque la tasación de 10.000 millones está en línea con el valor de los activos y los saneamientos efectuados. El grupo efectuó un ajuste patrimonial de 12.400 millones en el Popular antes de incorporarlo a su balance, y 7.200 millones de euros correspondían a hucha en provisiones para facilitar la salida de dichos activos.300 millones en activos fiscales deducibles

No se anota ganancias ni pérdidas pero sí refuerza la solvencia. El Popular aumenta su capital CET1 phase in en 64 puntos básicos y el Santander reforzará el ratio de solvencia más exigente CET1 fully loaded en 12 puntos básicos. A ello suma la recuperación de otros cinco que se consumían con la recompra del 51% que el Popular no poseía en Aliseda a los fondos Värde Partners y Kennedy Wilson.

Las cifras de la transacción son susceptibles, en cualquier caso, de sufrir ajustes, en función del volumen de activos que finalmente se transfiera y de la integración de Aliseda dado que la culminación se prevé para el primer trimestre de 2018. La gestión de la sociedad será asumida por Blackstone, conforme al plan de negocio que ha diseñado y cuya ejecución se concretará bajo su dirección.

El grupo presidido por Ana Botín justificó a la CNMV la elección de Blackstone precisamente en que planteó la mejor oferta “tanto en términos económicos como en lo relativo al plan estratégico para gestionar el negocio”. La operación, supervisada por el consejero independiente del Popular Pedro Pablo Villasante y que ha contado con el asesoramiento de Morgan Stanley tuvo de finalistas también a Lone Star y Apollo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios