Domingo, 17.11.2019 - 14:38 h
Los festivales de verano, un motor económico

El boom de la 'economía naranja': 5.000 millones y más de 300.000 empleos

Las administraciones públicas valoran el impacto económico de los cuatro principales festivales de música en más de 70 millones de euros. 

Arranca el montaje de la zona de acampada y el recinto de festivales del FIB
Arranca el montaje de la zona de acampada y el recinto de festivales del FIB./EFE.

Se le llama ya el boom de la 'economía naranja'. Es el sonido económico de los festivales que ahora coparán el verano. El negocio de la música en España tiene un impacto de 5.000 millones de euros, más del 50% debido a la música en directo. Cada temporada, más de 2.500.000 personas se movilizan para escuchar a sus ídolos, según el informe 'El hit de los Festivales de Música en España' elaborado por Business School.  Y no solo españoles. Es Cataluña la comunidad que más turistas extranjeros atrae gracias a ellos.

La autora del informe, Natividad Buceta Albillos, destaca que "el color naranja se asocia a la creatividad y la cultura, de ahí economía naranja para identificar a la economía de las Industrias Creativas y Culturales. Es un color vivo, que transmite energía, pero necesita gobiernos locales fuertes y estables que crean en la riqueza creativa de su zona y fomenten el orgullo de pertenencia, con una sólida participación de sus ciudadanos".

En todo el país se celebran unos 850 festivales al año y sólo los diez más grandes tienen un impacto económico de más de 400 millones de euros y poder para atraer a 1,6 millones de personas. De hecho, las administraciones públicas valoran el impacto económico de los cuatro principales festivales de música en más de 70 millones de euros (la aportación media de cada uno se estima en más de 6 millones de euros en el 2016). ¿Burbuja? Albillos reconoce que para evitarla "es necesario innovar de forma continua e invertir en el desarrollo de nuevos modelos de negocio".

Festivales

La organización y celebración de un festival supone un potente motor de creación de empleo. Así tenemos como valor medio por cada festival que se celebra se generan 360 empleos, 130 empleos directos y 230 empleos indirectos, de los cuales más del 80% son para la zona, y por tanto palanca para el desarrollo local. Podríamos llegar a estimar un volumen de empleos próximo a los 300.000 para el mercado de festivales, lo cual representa más del 40% de la contratación anual del 2016 en el conjunto del sector de actividades artísticas, recreativas y entretenimiento, de acuerdo con los datos del Servicio Público de Empleo Estatal. Solo los diez festivales más potentes de España generan más de 24.000 empleos. Y todo pese al IVA, aunque "ahora con la bajada del impuesto al 10% ya se nota una repercusión positiva en los asistentes, si bien el promotor del festival continúa soportando el 21%. Aún queda camino por recorrer", destaca Albillos.

Para hacernos idea de la dimensión de esta nueva 'economía naranja', el informe destaca que a nivel internacional su impacto es mayor que el gran sector de las telecomunicaciones, supera a la economía de la India y genera más empleo que Corea del Sur. La Comisión Europea considera a las industrias creativas culturales representa el 4,2% del PIB de la UE y suponen más del 3% del empleo europeo con más de 7 millones de puestos de trabajo.

Festivales 2

El 63% de las empresas que se dedican al mundo de la música son micropymes sin asalariados, concentradas en la comunidad de Madrid, Cataluña, Andalucía y Valencia.  El efecto de esta industria va más allá de la música en sí. El impacto es importante en el mundo del turismo (el 18% de los viajes realizados por los españoles son por motivos culturales, y en el caso de los extranjeros esta cifra supone más del 12%). En España, el Primavera Sound atrae a un 46% de los turistas son extranjeros, en Sónar esta cifra es del 56% y en FIB del 70%.

En nuestro país, sólo el sector musical representaría más de medio punto porcentual de nuestra economía y la música en directo cuenta con un peso de entre el 60% y el 80% del sector musical. Si analizamos el presupuesto de festivales de música en España, la media durante el año 2016 asciende a 638.507 euros. El precio medio de la entrada por día de festival está entre 24 y 30 euros, el doble de lo que costaba hace cinco años. Los precios oscilan de uno a otro festival, así el Sónar se considera el festival más caro de la temporada su precio ronda los 62 euros por día.

La ocupación hotelera también se ve beneficiada por la movilización provocada por la música. La Guía de festivales de 2017 estima que la ocupación hotelera superó el 80%. El Bilbao BBK Live logró el 83%, siendo completa en los celebrados en Comunidades como Castilla-La Mancha, Cantabria y la Rioja. El dinero también se destina al consumo. El 50% de los patrocinios de los festivales son marcas de cervezas, bebidas refrescantes, automoción y banca.

De acuerdo con un estudio realizado por Ticketea en 2017, más del 63 % de los encuestados asistió al menos a dos festivales en el año. Ellas mandan. El 58% de los asistentes a los festivales de música en España son mujeres, mientras que el 56% tienen entre 26 y 45 años, la mayoría con estudios superiores. Lo que más valoran a la hora de acudir a uno, además de cartel musical son los regalos directos, las experiencias atrevidas, los concursos y sorteos. Cada vez son más común, en esa búsqueda del ya famoso efecto WOW, es la apuesta en los mismos por incluir iniciativas para compartir experiencia, la venta directa de productos en formatos especial o con descuentos y los espacios privados con experiencias exclusivas.

En este sentido, y enmarcado en la Estrategia Europea 2020, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha lanzado en el 2015 el Plan de Fomento de las Industrias Culturales, para legitimar y promocionar las Industrias Creativas y Culturales (ICC) en nuestro país. Es el boom de la economía naranja, que no parece tener freno.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios