El debate sobre la fiscalidad de las grandes empresas

El Ibex pide la supresión de la estadística que dice que solo pagan un 7% al Fisco

Grandes empresas transmiten a la cúpula de Hacienda su malestar por la difusión de "un dato falso" que distorsiona su imagen ante la sociedad.

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda
Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda / EFE

"Es completamente falso que las grandes empresas españolas solo paguemos un 7% por el Impuesto de Sociedades. Se ha generado una corriente de opinión muy perjudicial para nuestra reputación a partir de un dato que es sencillamente mentira". La queja viene del responsable del Área Fiscal de una empresa del Ibex 35 y no es una opinión aislada, sino que representa el sentir general entre las grandes empresas del país, indignadas por lo que perciben como una maniobra para cuestionar su diligencia a la hora de cumplir sus obligaciones fiscales.

La prueba del nueve del estado de indignación por este asunto es que no se ha quedado en el típico lamento de pasillo sino que se ha trasladado a la cúpula del Ministerio de Hacienda y se ha planteado de manera más formal en el Foro de Grandes Empresas de la Agencia Tributaria, el órgano creado en su día para engrasar la relación entre las grandes corporaciones y la Administración Tributaria, y del que forman parte 27 de las principales empresas del país, entre ellas la mitad del Ibex 35. (Puedes consultar la composición de este Foro en este enlace.)

Las grandes empresas no sólo han manifestado su malestar por la difusión y utilización de un dato que consideran falso y que impacta sobre su reputación, sino que han solicitado su eliminación del Informe de Recaudación que todos los años publica la Agencia Tributaria bajo el argumento de que traslada una imagen distorsionada sobre el cumplimiento real de sus obligaciones fiscales, según han asegurado a lainformacion.com fuentes del Foro de Grandes Empresas.

el dato

25%

Es el tipo general por el que se tributa en el Impuesto de Sociedades

El dato de la discordia es el del tipo efectivo sobre resultado contable que la Agencia Tributaria incluye en sus estadísticas sobre el Impuesto de Sociedades dentro de su informe anual de recaudación. Éste indica que en 2015 - último año para el que hay cifras oficiales - los grandes grupos empresariales pagaron de media un tipo efectivo del Impuesto de Sociedades del 7,3% frente al 12,2% de las empresas de pequeño y mediano tamaño (no grupos) y frente al 25% del tipo general.

Las empresas alegan que, entre otras cosas, esa cálculo se realiza sobre el resultado global de las empresas y que éstas sólo pagan impuestos en España por los resultados obtenidos aquí. También que ese indicador obvia todos los ajustes que prevé la ley hasta configurar la base imponible del impuesto, que es sobre la que se debe aplicar el tipo. Según la misma estadística de la Agencia Tributaria, de este modo el tipo efectivo de las grandes empresas en 2015 hubiera sido del 19,8%. "¿Por qué no se habla de ese dato?", se preguntan las empresas.

La Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf) fue más allá en un informe presentado el pasado mes de abril y aseguró que el tipo efectivo abonado por las grandes empresas se situaba en el 26,4% "y lo demostramos con los datos de la propia Agencia Tributaria, que mezcla magnitudes que simplemente no son comparables", aseguraba el presidente de la organización, José Ignacio Alemany.

La difícil cooperación entre empresas y Hacienda

La en ocasiones complicada relación entre las grandes empresas y la Administración Tributaria se puso este miércoles de manifiesto en la Jornada 'La gestión tributaria ante el nuevo paradigma fiscal', organizada por la Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf).

Con la normativa europea y el modelo BEPS impulsado por la OCDE empujando a los sistemas fiscales de todo el mundo hacia una relación más cooperativa, responsables de las áreas fiscales de empresas como Endesa, Acciona, Cepsa, FCC o Procter & Gamble pusieron sobre la mesa que todavía queda mucho camino por recorrer para edificar una relación de confianza entre empresas y Administración Tributaria.

"Sí hemos notado una voluntad más cooperativa en la Dirección General de Tributos o en la Oficina de Fiscalidad Internacional, pero la verdad es que no hemos percibido todavía esa nueva sensibilidad en la Inspección", aseguraba uno de los ponentes. "Es cierto, a nivel técnico sí vemos un cambio, pero hay que cambiar los procedimientos y la cultura de la Agencia Tributaria en Inspección si se quiere implantar una relación más cooperativa", señalaba otro.

El modelo que se ponía como referencia era el anglosajón, donde las empresas que se adhieren a códigos de buenas prácticas fiscales como el implantado en España tienen acceso a determinadas ventajas en los procedimientos fiscales y donde las grandes empresas disponen de un inspector de referencia para debatir con él, con total libertad y en cualquier momento las dudas sobre la aplicación de los impuestos que se les plantean en el día a día.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios