Viernes, 22.03.2019 - 04:08 h
Con su marca 'limpia', Ora

El socio chino de BMW y líder en los SUV llegará a Europa en 2020 con un eléctrico

Great Wall Motor, que ha firmado un acuerdo de colaboración con la alemana, no aclara aún si esta novedad es parte del trato. 

Great Wall Motor
Un modelo de Great Wall Motor, el mayor fabricante de modelos SUV de China. / Archivo

Justo en el momento de mayor ebullición política en torno al fin del coche de combustión fósil, el mayor fabricante de todoterrenos urbanos (SUV) de China, Great Wall Motor, ha anunciado que planea aterrizar en el mercado europeo en 2020 con su marca de eléctricos Ora, informó este lunes el diario hongkonés South China Morning Post. Great Wall ha empezado a estudiar formas de establecer su "sistema de distribución global para vehículos eléctricos", con el objetivo final de vender en Europa, explicó su vicepresidente, Ning Shuyong.

No obstante, Ning no quiso aclarar si esta iniciativa forma parte de Spotlight Automotive, la empresa conjunta que lanzó el pasado julio -con una inversión total de 5.100 millones de yuanes (732,7 millones de dólares o 645,5 millones de euros)- para producir vehículos eléctricos junto a la alemana BMW. "Tenemos el objetivo de convertirnos en un líder de mercado en el segmento de los vehículos eléctricos en China. Nuestros vehículos están diseñados y ensamblados de acuerdo a los estándares internacionales y, sin duda, ponemos nuestras miras en los mercados internacionales, incluyendo Europa", recalcó el también director general de Ora.

La nueva marca desveló en septiembre su primer modelo, el todoterreno urbano compacto iQ, con una autonomía de 360 kilómetros y que ya registra más de 10.000 pedidos, informa Efe. El próximo modelo de Ora saldrá a la luz a mediados de este mes bajo la denominación R1, un compacto de cuatro plazas con 350 kilómetros de autonomía y un precio de unos 110.000 yuanes (15.800 dólares o 13.950 euros), aunque el diario precisa que las subvenciones gubernamentales podrían descontar algo menos de la mitad de esa cantidad.

Los conocidos como "vehículos de nuevas energías" son uno de los diez sectores clave en los que Pekín ha depositado sus esperanzas para alcanzar a los grandes líderes mundiales, bajo la estrategia 'Hecho en China 2025'. El Gobierno espera que los fabricantes domésticos produzcan unos 3 millones de vehículos eléctricos al año; Great Wall quiere alcanzar unas cifras anuales de 450.000.

De hecho, China es ya el primer mercado mundial para estos "vehículos de nuevas energías", con 777.000 vendidos en 2017, lo que supone un aumento del 53 % con respecto al año anterior. Pese a estas buenas cifras, el mercado automovilístico chino pasa por un mal momento, ya que las expectativas son que las ventas de los fabricantes domésticos, en términos interanuales, desciendan por primera vez desde 1992.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios