Domingo, 22.09.2019 - 06:59 h

Evo Morales acerca posiciones con Rousseff en una visita fugaz a Brasil

Dilma Rousseff y Evo Morales "relanzaron" la relación entre sus gobiernos este martes en Brasilia durante una breve visita en la que repasaron los numerosos intereses comunes entre ambos países, que tienen al sector energético en primer plano.

Pese a la larga afinidad política entre líderes del bloque izquierdista que dominó América Latina en la última década, el exlíder cocalero llegó al gigante sudamericano en su primera visita oficial desde que Rousseff asumió su primer mandato en 2011.

En una corta presentación, los mandatarios intercambiaron elogios y parecieron dejar definitivamente atrás el incidente diplomático causado por la fuga del senador opositor boliviano Roger Pinto en 2013, que entró a territorio brasileño protegido por funcionarios de la embajada de ese país en La Paz para pedir asilo.

El episodio enfrió una relación usualmente estrecha y con muchas coincidencias.

"Nunca me sentí abandonado ni por [el expresidente] Lula ni por la hermana presidenta Dilma (...) Gracias por el acompañamiento", dijo Morales, quien tuvo un estrecho vínculo con el exmandatario Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010).

Durante la reunión, abordaron el sensible capítulo de la integración energética -Bolivia aporta el 30% de la oferta de gas natural del mercado brasileño-, la seguridad en la extensa frontera de más de 3.000 kilómetros que comparten y la sociedad que mantienen en el bloque Mercosur, que completan Argentina, Venezuela, Paraguay y Uruguay.

"Bolivia es para Brasil un socio fundamental y estratégico (...) Nuestros gobiernos están unidos en la prioridad que damos a la eliminación del hambre y a la reducción de la pobreza y la desigualdad", dijo Rousseff tras resaltar los "inmensos" avances sociales y económicos de Bolivia durante la gestión de su par boliviano.

Rousseff dijo apoyar la idea de que Bolivia sea un centro energético regional y señaló que podrían trabajar en el desarrollo de un corredor ferroviario continental.

El comercio bilateral fue de 3.988 millones de dólares en 2015 con un saldo superavitario para el estado andino.

También dijeron que cooperarán en el combate contra el virus zika, que desató una epidemia en Brasil y tras avanzar en varios países llevó a la OMS a declarar la emergencia internacional.

El virus transmitido por el mosquito Aedes Aegypti está relacionado con un aumento de nacimientos de bebés con microcefalia, una malformación irreversible que puede afectar la capacidad motora e intelectual de los afectados.

"Es una tarea necesaria de todos los países, aquí en América del Sur y América Latina", dijo Rousseff.

Morales abandonó la capital brasileña poco después del mediodía.

dw/mel/jt/hov

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios