Emprendedores

Por qué en España no surgen unicornios

En los negocios, un unicornio es una compañía tecnológica que alcanza una valoración superior a los 1.000 millones de dólares.

Más de la mitad de los unicornios del mundo provienen de Estados Unidos
Más de la mitad de los unicornios del mundo provienen de Estados Unidos / Designed by jcomp / Freepik

El unicornio, esa criatura mitológica representada habitualmente como un caballo blanco con patas de antílope y un cuerno en la frente, tienen otro significado en el mundo de los negocios desde noviembre de 2013. Fue entonces cuando la inversora y fundadora de Cowboy Ventures, Aileen Lee, utilizó el término para hacer referencia a una startup tecnológica que alcanza una valoración superior a los 1.000 millones de dólares en los mercados de inversión privada (que no cotizan en bolsa). Y es que en esos años una compañía de este tipo, como los unicornios, no era habitual. 

En 2013 Aileen hablaba del Club de los 39 unicornios. Pero ya en 2016, y según la lista de Fortune, el número de unicornios era de 174. Entre ellos, negocios como el servicio de transportes Uber, la electrónica de consumo china Xiaomi, o el servicio de alojamiento Airbnb. Aunque uno de los unicornios más conocidos es Facebook.

Respecto a los países, más de la mitad de los unicornios del mundo provienen de Estados Unidos (54%), seguidos de China (23%), la India (4%), Reino Unido (4%), Alemania (2%) y Corea del Sur (2%). 

En nuestro país, la pregunta es inevitable: ¿Por qué no surgen unicornios en España? Y eso que 2018 ha comenzado con la noticia del primer unicornio español: Cabify es la primera y única empresa española en entrar en el club, y su valoración alcanza los 1.400 millones de dólares.

La respuesta puede estar en que las valoraciones que se dan a las startups en las rondas de financiación de España suelen ser más bajas que en otros países como Estados Unidos. Se habla también de que nuestro mercado aún no está maduro para ello, aunque con el ejemplo de Cabify se puede abrir otra era.

Pero expertos en Venture Capital como Gonzalo Carriazo ya apuntaba en 2013 en el blog de Logic que el riesgo que asumen los inversores es determinante en la valoración. Explicaba que en los contratos americanos se utilizan mecanismos legales para disminuir el riesgo y que aquí en España no son tan habituales, al menos en las rondas pequeñas, sin embargo, esos mecanismos impactan radicalmente en la valoración: al disminuir el riesgo de la operación, pueden compensar valoraciones más altas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios