Viernes, 17.01.2020 - 23:05 h
El sector genera 2.500 empleos

Lucena se reinventa: del mueble al frío para tener más industria que Alemania

La localidad se hundió con la crisis, comienza a recuperar el sector del mueble, apuesta por el del frío. Un 50% de su PIB vuelve a ser industrial.

Lucena
Lucena se reinventa: del mueble al frío para tener más industria que Alemania. / Archivo

En su día, por su pasado judío, fue conocida como ‘La Perla de Sefarad’ y es el pueblo con mayor superficie dedicada al olivar del mundo con 27.000 hectáreas. Cuna de empresarios históricos como el fundador de Fasa y Renault España, Manuel Jiménez Alfaro, y de otros personajes ‘ilustres’ como José María Pelagio Hinojosa, el famoso bandolero ‘El Tempranillo’, que a principios del XIX ‘reinaba’ en Sierra Morena. Pero si por algo destaca Lucena, de 42.500 habitantes, es por ser la capital industrial de Andalucía. 434 millones de euros del total de 850 de su PIB anual, o sea más del 50%, provienen de la industria. Una industria que se divide, principalmente, en tres sectores: el frío industrial (el principal en la actualidad), el mueble (el tradicional, que lucha por recuperar su antiguo esplendor) y la climatización.

Los números hablan por sí solos: De los 434 millones de euros de PIB industrial de Lucena, 324 millones son del sector del frío industrial, que genera más de 2.500 empleos directos, 70 millones de euros y 1.000 empleos del sector del mueble y componentes de madera y 40 millones y 400 empleos del sector de la calefacción. Estas son las cifras por las que el PIB industrial de la localidad cordobesa alcanza el 50% del PIB total de la ciudad frente al 11,6% del andaluz, el 16,4% del español o el 22% europeo. Incluso, el PIB industrial de Lucena casi duplica el alemán, que se sitúa en el 28%. "Nuestra industria es un orgullo, son nuestras señas de identidad y está claro que Lucena es el motor económico e industrial de la comarca de la subbética y, en buena medida, de Córdoba, porque somos el 5% de los cordobeses, pero aportamos más del 8% del PIB de la provincia", asegura Juan Pérez Guerrero, alcalde de la localidad. 

El problema del paro

Pero no todo es de color de rosa. Pese a esta gran actividad industrial, el paro registrado en Lucena no logra bajar de la barrera del 20%, actualmente se sitúa en el 20,23%, 4.155 personas, y el cluster empresarial del sector del frío, la Asociación de Fabricantes Andaluces de Refrigeración (AFAR) pone énfasis en otras dos carencias: falta suelo industrial para grandes empresas y grandes naves, las de más de 70.000 metros cuadrados, y falta formación y preparación para posibles trabajadores.

"La crisis golpeó aquí muy duro, en 2006 apenas había un 10% de paro, y  fue letal con el sector del mueble, que siempre ha sido el gran motor económico de Lucena, el crecimiento del sector del frío ha venido después, y aunque poco a poco el sector del mueble y la madera ha ido recuperándose y hoy vuelve a ser un sector pujante, sobre todo gracias a la internacionalización. Es cierto que nos cuesta bajar de esa cifra del 20% de paro y ese, rebajar esa cifra, es nuestro gran reto", asegura el alcalde. Igualmente, el edil reconoce que el objetivo del consistorio es poner a disposición de las empresas el suelo industrial, parcelas de más de 60.000 o 70.000 metros y facilitar más formación.

Desde la atalaya del santuario de Nuestra Señora de Araceli, patrona de la localidad, se ven parte de cinco provincias andaluzas, Málaga, Córdoba, Sevilla, Granada y Jaén, y en días claros, hasta la costa marroquí. Se puede observar una ciudad rodeada de olivos y viñedos, acogidos en su mayoría a las DOP Aceite de Lucena y Vino Montilla-Moriles – "la agroindustria son otros 70 millones para la economía lucentina", dice el alcalde- e incluso, la mayor silla del mundo, frente a la fábrica de muebles del Grupo Huertas, que da una idea de la importancia que el sector del mueble y la madera tuvo, y ahora comienza a recuperar poco a poco, en la ciudad.

En el interior de dicha silla se encuentra situado el Museo del Mueble de Lucena. La silla es de madera maciza laminada de pino silvestre, mide 26 metros de altura, que equivale a un edificio de 8 plantas, ocupa una superficie de 100 metros cuadrados de planta y la superficie total del conjunto alcanza los 800 metros cuadrados. Se han utilizado aproximadamente unos 230 metros cúbicos de madera, con los que se podrían haber fabricado 9.200 sillas normales y el peso total de la silla oscila entre los 115.000 y 120.000 kilos. Como elemento significativo destaca la existencia de un pergamino de 2 metros de altura, en el que se cuenta la historia del mueble de Lucena.

Durante años, Lucena era conocida como la ‘Ciudad del Mueble’, y antes de la explosión de la burbuja inmobiliaria y la crisis era el motor económico de la ciudad, pero el sector fue uno de los más castigados por la recesión y el 60% de las empresas tuvieron que cerrar. Después de tocar fondo en 2012, el mueble en Lucena se reinventó, se recicló y apostó por la calidad y la internacionalización y aunque no ha logrado conseguir las cifras de antes de la recesión ha estado creciendo en torno al 10% anual y prevé un crecimiento hasta el año 2020 del 5% anual y mantener un ritmo exportador que le lleva a vender fuera de España alrededor del 60% de su producción. "Hemos pasado una época muy difícil con la madera y el mueble, pero estamos saliendo poco a poco", ”, explica el alcalde. 

Y Lucena se ha reinventado, los lucentinos también. Y es que antes de la crisis el 60% de la población trabajaba en el sector de la madera. Muchas de éstas personas se quedaron en el paro y tuvieron que formarse para poder volver a trabajar, mayoritariamente en el pujante sector del frío, y ponerse a fabricar congeladores industriales, expositores para supermercados… Como le sucedió a Jesús, que en 2011, con 34 años y dos niños que alimentar, se vio en la calle cuando la empresa de muebles donde trabajaba cerró. "Se me vino el mundo encima. Con los estudios básicos y sin trabajo creía que no saldría del bache. Sí estaba el recurso del olivar y luego unos meses al PER, pero… Por suerte, hice un curso de capacitación y logré entrar en una de las empresas de frío que se instalaron en Lucena", explica.

El alcalde va más allá y anuncia que "el sector del frío prevé duplicar sus inversiones y su crecimiento en los últimos años y eso necesitará mano de obra". Así espera la ciudad más industrial de Andalucía ir reduciendo, poco a poco, una tasa de paro que se disparó hasta el 27,36% en 2012, en plena crisis, con el desplome del mueble. Lucena, la ciudad que resurgió del frío.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING