Viernes, 19.10.2018 - 01:05 h
La nueva Dirección General de la UE ya cuenta con presupuesto

Macron se sale con la suya: Europa tendrá al fin su gigante de la industria militar

El sector genera un negocio anual de 97.300 millones y sustenta medio millón de empleos directos y más de 1,2 millones indirectos.

El jefe del Gobierno, Pedro Sánchez (i), y el presidente francés, Emmanuel Macron (d), durante la rueda de prensa tras su reunión en el Palacio del Elíseo (EFE(
El jefe del Gobierno, Pedro Sánchez (i), y el presidente francés, Emmanuel Macron (d) EFE

El presidente francés, Emmanuele Macron, ha sido uno de los grandes partidarios de reforzar los lazos comunes de la Unión Europea, y más tras la debacle del Brexit del Reino Unido. Uno de los puntos en los que más ha incidido desde que llegó al Elíseo es la necesidad de contar con un presupuesto de Defensa común, algo que se hará realidad.

Esta semana la publicación especializada Jane's avanzaba, citando fuentes gubernamentales y de la industria, que la Comisión Europea creará la primera Dirección General de política industrial de defensa. Este departamento de nueva creación agrupará las cuestiones del sector espacial, aeronáutico y ciertos aspectos de la política de seguridad común.

Después de años de rumores y peticiones de la industria, según desvela un consultor de defensa francés a Jane's , fue este verano cuando las voluntades se alinearon para dar luz verde a este nuevo organismo, que será el trampolín perfecto para asegurar la viabilidad de un sector que genera un negocio anual de 97.300 millones, sustenta medio millón de empleos directos y más de 1,2 millones de puestos de trabajo indirectos.

La industria de Defensa es además la actividad a la que se dedican más de 2.500 pequeñas y medianas empresas en la Unión Europea, siendo los países con más representación Alemania, España, Francia, Italia, Suecia y Reino Unido.

Hay que destacar que la creación de la nueva Dirección General no se hará 'a palo seco', toda vez que, como destaca ufano el Ejecutivo galo en el último boletín de France Diplomatie, el primer presupuesto común de defensa es ya una realidad. Gracias a él se invertirán 500 millones en 2019 y 2020 y hasta 13.000 millones de euros entre 2021 y 2027, para proyectos de investigación en las áreas de defensa y en el desarrollo tecnológico industrial en este campo.

Tal y como se explicó en su día cuando se aprobó el citado fondo, la UE cofinanciará proyectos ejecutados por consorcios de al menos tres empresas públicas o privadas establecidas en, como mínimo, tres Estados miembros diferentes.  Para conseguir estos contratos, los promotores deberán demostrar que contribuyen a la excelencia, la innovación y la competitividad. Los proyectos específicamente dedicados a las pymes y a las empresas de mediana capitalización (compañías que no son pymes con un máximo de 3.000 empleados) se beneficiarán de tasas de cofinanciación más elevadas, así como de acciones en el marco de la Cooperación Estructurada Permanente.

Tras el lanzamiento de la European Defence Agency (EDA), cuyo desarrollo se ha hecho como 'hub' común para la compraventa de material de defensa y espacial en Europa, el salto siguiente supondrá una oportunidad única para la creación de proyectos comunes europeos en el sector, alejando las disensiones que se vivieron en las últimas décadas en este ámbito, bien representada por la ausencia francesa del proyecto Eurofighter, o la más reciente alianza francogermana para el desarrollo de un UAV de combate sin contar con otros socios del club común.

España, volcada en el exterior

El sector de la defensa en España factura más de 5.700 millones de euros anuales y aglutina a más de 600 empresas, según datos del Ministerio de Defensa recogidos por el Parlamento Europeo. En total, emplea a 21.000 personas de forma directa y a cerca de 30.000 de forma indirecta.

Además, el sector español tiene en el extranjero su principal mercado, ya que el 83% de su facturación se destina a la exportación. Según el sector, el 68% de esos 5.700 millones de euros de facturación corresponden a la aeronáutica. El resto de la facturación se divide en 9,2% de electrónica y tecnologías de la información, 7,7% naval, 6,5% terrestre, 1,8% espacio y el resto, auxiliar, misiles y armamento. En total, la industria española de defensa supone el 0,45% del PIB nacional.

Aunque el sector está compuesto por varias empresas tractoras, el grueso de la producción recae sobre las auxiliares, que suponen el 81% del tejido productivo en el campo de la defensa.

Ahora en Portada 

Comentarios