No hay calendario para el panel de firmas extranjeras en la bolsa China

El alcalde de Shanghái, Han Zheng, reconoció hoy, en su rueda de prensa anual, que "no hay un calendario claro" para poner en marcha el esperado panel para que coticen las firmas extranjeras en la bolsa china, anunciado en 2009 y que en teoría tendría que haber entrado en vigor hace meses.

Shanghái (China), 16 ene.- El alcalde de Shanghái, Han Zheng, reconoció hoy, en su rueda de prensa anual, que "no hay un calendario claro" para poner en marcha el esperado panel para que coticen las firmas extranjeras en la bolsa china, anunciado en 2009 y que en teoría tendría que haber entrado en vigor hace meses.

La medida, esperada con interés por muchas multinacionales, entre ellas decenas que ya han declarado su intención de cotizar en China, parecía inminente en noviembre pasado, cuando el vicepresidente de la bolsa local, Xu Ming, djo que el panel estaba "básicamente listo" para empezar a funcionar "en cuanto sea posible".

Sin embargo, Han, que encabeza el Gobierno de la municipalidad china, dio a entender hoy que, dados los malos resultados del mercado shanghainés, que cayó un 21,68 por ciento en 2011 después de precipitarse otro 14 por ciento en 2010, es más prudente esperar a que la principal bolsa del país empiece a levantar cabeza.

"Todavía tenemos muchos preparativos por hacer, ya que ahora estamos trabajando con las autoridades del Gobierno central, aunque hasta ahora todo está avanzando sin dificultades", dijo Han, tras la clausura del pleno anual del Congreso del Pueblo de Shanghái (Legislativo).

"Elegir bien los tiempos es crítico para la introducción de un panel internacional, y en mi opinión, por ahora no es un buen momento, por lo que por ahora no tenemos un calendario claro para que este panel internacional empiece a funcionar", declaró.

Mientras el principal indicador de las bolsas chinas, el índice general de Shanghái, caía casi un 22 por ciento el año pasado, la segunda bolsa del país, Shenzhen, cayó otro 28 por ciento, lo que hizo de China el segundo país del mundo con peores resultados en bolsa, sólo por detrás de India.

Shanghái, que hoy cerró en 2.206,19 puntos, lleva desde mayo pasado sin haber conseguido remontar por encima de la línea psicológica de los 3.000 puntos, considerada su límite de riesgo por los analistas locales desde el comienzo de la crisis económica en 2008.

Sin mencionarlo claramente, Han dio a entender hoy que las autoridades chinas están esperando a que se dé cierta recuperación sostenida en sus mercados de valores para poner en marcha el nuevo panel.

El peligro está en que su entrada en funcionamiento probablemente atraería a parte de los inversores, lo que al principio podría provocar una fuerte caída del principal mercado shanghainés, el de acciones de tipo A, las denominadas en yuanes, con las que cotizan las principales firmas en bolsa del gigante asiático.

A largo plazo, sin embargo, se espera que el nuevo índice ayude a que Shanghái se convierta en un centro financiero de importancia mundial, un objetivo político que China se marca para el año 2020, según anunció en 2009 el vicealcalde financiero de la ciudad, Tu Guangshao.

De hecho, es un paso fundamental para la internacionalización del sistema financiero chino, ya que es difícil imaginar que la Bolsa de Shanghái pueda competir en importancia con Nueva York, Londres, Tokio o Hong Kong si no se abre a la participación de las empresas de todo el mundo.

Varias multinacionales internacionales han anunciado ya su interés por cotizar en el futuro panel para firmas extranjeras de Shanghái, que funcionará de manera independiente a su mercado de acciones de tipo A.

Entre ellas destacan Coca-Cola, el banco HSBC, la energética, General Electric, la cosmética Unilever, la automovilística Volkswagen, la aseguradora Allianz o la publicitaria WPP.

Las voces más críticas del gigante asiático ante este proyecto temen que el futuro índice se convierta en una especie de cajero automático para las firmas extranjeras presentes en China, dadas la todavía limitada capacidad de supervisión del país asiático sobre las empresas en bolsa y la inmadurez de su mercado de valores.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios