Miércoles, 08.04.2020 - 18:27 h
A la espera del nuevo Salario Mínimo de 2020

El pacto para subir el SMI se enreda ahora por diferencias en la fórmula de cálculo

Hay discrepancias con las estadísticas a adoptar para cumplir el 60% del salario medio. Según el modelo, varía en más de de 50 euros al mes. 

SMI COBERTURA

A un puñado de horas escasas del último Consejo de Ministros que puede decretar la subida del Salario Mínimo Inteprofesional para que esté vigente ya a partir del próximo 1 de enero de 2020, el de este viernes, el Ministerio de Trabajo todavía jugueteaba con la idea de una aprobación 'in extremis' del Real Decreto que debe dar trámite al asunto. Desde los agentes sociales, sin embargo, se descartaba a última hora del jueves cualquier movimiento en este sentido y se abrían además ciertas incertidumbres sobre el acuerdo final. "Lo que ya parece claro a estas alturas es que en 2020 no llegará a los 1.000 euros de los que se ha venido hablando. La cuantía estará por debajo de esa frontera y lo aconsejable es que se enmarque en una metodología que module las subidas durante  la legislatura para llegar al objetivo final de alcanzar el 60% del salario medio a final de la misma", aseguraba este jueves una fuente del diálogo social al tanto de las negociaciones.

Pese a que fuentes de las negociaciones entre PSOE y Unidas Podemos ya hablan abiertamente de una cifra concreta que habría sido pactada para 2020 -y que se guarda bajo siete llaves para que sea uno de los primeros grandes anuncios del nuevo Gobierno de coalición-, la 'entrada en juego' de los agentes sociales, que en las últimas semanas han reivindicado de forma explícita el papel del diálogo social en el asunto, y la necesidad de plantear una hoja de ruta para esa subida a lo largo de toda la legislatura, ha abierto un nuevo frente de negociación: la definición de la metodología de la subida y la referencia estadística a utilizar para ejecutarla. "No hay una estadística de referencia clara sobre los salarios en España, las diferencias entre utilizar una u otra no son pequeñas y sobre este asunto que es central no hay ni mucho menos un acuerdo", advierten desde el diálogo social.

Con independencia del momento de su aprobación, hay un punto que todos tienen claro y es que el plan debe pasar por que al final de la legislatura el Salario Mínimo Inteprofesional en España cumpla con la recomendación de la Carta Social Europea de que suponga el 60% del salario medio del país. La cuestión es: ¿cuál es el salario medio del país? Según la Encuesta Anual de Estructura Salarial del INE, es de 23.646,5 euros anuales (2017); según el decil de salarios de empleo principal que el INE calcula en el marco de la EPA, y que muchos expertos han adoptado como principal referencia salarial, asciende a 23.332,8 euros (2018); si vamos a la Encuesta Anual de Coste Laboral (2018), que lo mide en términos de coste salarial para la empresa, se coloca en 23.003 euros; y si de esa estadística se extrae el salario medio de los trabajadores en convenio, cae a 22.130 euros. Si salimos del ámbito del INE y tomamos como referencia la información que los trabajadores declaran a la Hacienda Pública en su Declaración de la Renta, nos encontramos con que los rendimientos medios del trabajo declarados por los españoles se sitúan en 20.791 euros al año. El rango de discrepancia es del 13%.

La Comisión Europea opta, por ejemplo, por hacer las comparativas salariales entre los países miembro a partir de la Encuesta Anual de Coste Laboral. Si en España se optara por ese criterio, los ambiciosos objetivos formulados por el PSOE y Unidas Podemos de contar con un Salario Mínimo de hasta 1.200 euros en España de aquí a cuatro años se antojaría más que remoto. Al menos si se mantuviera la referencia actual española de un SMI a 14 pagas: 900 euros al mes y 12.600 euros al año. Bajo ese parámetro, para cumplir el objetivo de que el SMI alcanzara el 60% del salario medio español bastaría con llevar la paga mensual a 985 euros y la retribución anual a 13.800 euros. En otras palabras, decretando un Salario Mínimo de 1.000 euros en 2020 se excedería ese objetivo.

El techo salarial español sería más generoso si se tomara como referencia la Encuesta Anual de Estructura Salarial, que con datos de 2017 ya arroja un salario medio un 2,7% superior al de la Encuesta Anual de Coste Laboral, ambas estadísticas del INE. En realidad, sólo bajo esta referencia estadística tendría cabida el SMI de 1.000 euros, ya que para cumplir ese imperativo del 60% del salario medio en España bajo esta referencia el SMI debería llevarse hasta los 14.187 euros al año y los 1.013 euros mensuales (14 pagas).

La versión menos generosa se obtendría, por el contrario, si las autoridades determinasen vincular el Salario Mínimo a los datos tributarios de la Declaración de la Renta. Según el IRPF, el rendimiento medio del trabajo de los trabajadores españoles no llegó a los 21.000 euros y según esos datos, los únicos que no vienen de una encuesta sino de los sueldos efectivamente declarados por los contribuyentes, el SMI debería ser de 12,474 euros anuales y de 891 euros al mes para cumplir ese objetivo del 60% del salario medio. Las diferencias, por tanto, entre el marco más generoso y el marco menos generoso que ofrece el panorama estadístico español para hacer los cálculos alcanzan los 122 euros mensuales y superan los 1.700 euros anuales...suficientes para alentar las discrepancias. De ello se derivan diferencias en el SMI final que se calcule que estarían en el entorno de los 50 euros al mes. 

¿Hacia un modelo estable de definición del SMI?

Desde los sindicatos ya se ha deslizado la idea de la necesidad de modificar la ley para dar estabilidad al mecanismo de definición del SMI, apartarlo de las turbulencias de la política -como sucede en parte con las pensiones- y blindarlo para que no admita pérdidas de poder adquisitivo en la base de la pirámide laboral bajo el argumento de garantizar una "remuneración suficiente para satisfacer las necesidades de las personas trabajadoras y sus familias, y les permita un nivel de vida digno".

Las fuentes del diálogo social consultadas estiman que para llegar a ese escenario tal vez sería necesario también determinar una nueva referencia salarial clara y aceptada por todas las partes para blindar un modelo casi automático de revisión del SMI vinculado a esa referencia del 60% del Salario Medio, una ambición que parece incompatible con la idea del PSOE y Unidas Podemos de aprobar el nuevo SMI en cuando eche a andar el futuro Gobierno de coalición...siempre que éste sea posible.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING