Miércoles, 16.10.2019 - 17:35 h
Tras el jaque a los Presupuestos

Sánchez camufla su semana negra con un plan económico para salvar la legislatura

El presidente ultima la 'agenda del cambio' que llevará este viernes al Consejo de Ministros. El documento contiene decenas de reformas.

Pedro Sánchez comparece en el pleno del Senado para informar sobre las líneas ge
Sánchez olvida su 'semana negra' con un plan de medidas para salvar la legislatura / EP

Esta es una semana para olvidar. Al menos, en el Gobierno, y en especial para Pedro Sánchez. El presidente necesita resarcirse tras el varapalo independentista a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) que ha tensado más que nunca el hilo del que pende la legislatura. Para ello, según ha podido saber La Información, este viernes acudirá al Consejo de Ministros con un ambicioso documento bajo el brazo: es la "agenda del cambio", el amplio paquete de reformas económicas que el Ejecutivo considera necesarias para España a medio y largo plazo.

Lo que en Bruselas ya se conoce como la "agenda for change" está en estos momentos en la mesa del despacho del presidente del Gobierno. Sánchez está dando los últimos retoques a un documento clave para él, que será la piedra de toque de su legislatura, dure lo que dure. Solo de él depende directamente la convocatoria de un eventual adelanto electoral, si bien ministros de su Gobierno, como María Jesús Montero, ya han advertido de que, sin Presupuestos, su mandato podría acortarse. Y en Moncloa ya trabajan con todos los escenarios posibles.

En su elaboración han participado todos los ministros, en especial las responsables del área económica, así como secretarios de Estado, miembros del PSOE y, por supuesto, el gabinete de Presidencia. En total, más de una treintena de personas han realizado su aportación al plan reformista que está previsto que reciba el visto bueno de la Comisión de secretarios de Estado este mismo jueves, para su aprobación el viernes en la reunión semanal del Ejecutivo, según confirman fuentes de Moncloa. Las mismas reconocen que se han producido varios retrasos para llevar la "agenda del cambio" al Consejo de Ministros, porque el presidente ha querido supervisar el documento de primera mano y darle él mismo el 'final touch'.

A falta de conocer el acabado final, en Moncloa están especialmente satisfechos con este proyecto, sobre todo tras una semana complicada en el terreno económico. El lunes, los datos de paro y afiliación cayeron sobre el Gobierno como un jarro de agua fría. No en vano, la medida estrella de su acuerdo con Unidos Podemos, el nuevo salario mínimo de 900 euros, se había llevado por delante parte de los más de 200.000 empleos destruidos en enero. Por si fuera poco, los independentistas anunciaron su veto a la ley más importante para la gobernabilidad del país.

El anuncio de las enmiendas a la totalidad de ERC y PDeCAT ponía en jaque unos Presupuestos que se la juegan a todo o nada el próximo miércoles, 13 de febrero, un día después de que arranque el juicio del 'procés'. Y en un momento en el que la negociación abierta entre el Gobierno central y el catalán presenta más incógnitas que nunca. Sánchez ha terminado por ceder a una de las exigencias de los independentistas y ha incluido un mediador (o "relator", como prefiere llamarlo) en la mesa de partidos que pretende avanzar hacia una solución al conflicto catalán.

Aunque Moncloa se empeña en desvincular estas negociaciones de los PGE, el Gobierno ha aceptado la figura de este "relator" justo cuando los independentistas han puesto en jaque a Sánchez. La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha aclarado esta misma mañana en una rueda de prensa extraordinaria que la figura de un "relator" sería "bastante útil" para coordinar y favorecer el diálogo en la mesa entre los partidos catalanes que, ha insistido, se sitúa al margen de la relación bilateral entre el Gobierno central y la Generalitat.

Un proyecto a largo plazo

La agenda económica que verá la luz el viernes contiene reformas estructurales para lograr un crecimiento "sostenible e inclusivo" en el medio y largo plazo. Así lo ha anunciado la ministra de Economía, que ya ha avanzado su contenido tanto a empresarios españoles como a inversores extranjeros dispuestos a invertir más de 380.000 millones de euros a largo plazo si cuentan con garantías de estabilidad económica y financiera para rentabilizar sus apuestas.

El Ibex 35, por ejemplo, ya lo conoce, porque Nadia Calviño les ha hecho partícipes antes incluso que a la Comisión Europea. Y es que en la "agenda del cambio" aparecen muchas de las medidas incluidas en los PGE, pero también algunas novedades sobre las que Bruselas ya ha pedido explicaciones al Gobierno español. Fuentes cercanas a la ministra aclaran que Sánchez quería presentar primero su plan "en casa", para después trasladar a Europa sus intenciones en materia de política económica, algo que podría suceder durante la asistencia de Calviño al Eurogrupo que se celebra el lunes, 11 de febrero, horas antes del comienzo del debate de los Presupuestos en el Congreso.

El viernes se conocerán al detalle las apuestas del Gobierno en materia de educación, desarrollo científico y tecnológico, transición ecológica y lucha contra la desigualdad, así como sus planes para avanzar hacia un mercado laboral más justo, aumentar la productividad, reforzar el Estado del bienestar y fortalecer la red de protección social a través de un sistema impositivo adaptado a la nueva realidad económica, según ha avanzado la propia Calviño en un artículo publicado hoy en El País. 

Ahora en Portada 

Comentarios