Miércoles, 23.05.2018 - 14:44 h
Movimientos en el mercado

Azora, la gestora española que sedujo a George Soros, explora su salida a bolsa

El grupo de Concha Osácar y Fernando Gumuzio, que serían los principales beneficiarios, sopesa la operación  tras tener que liquidar Hispania en 2020

George Soros firma un préstamo de acciones sobre el 3,9% de Hispania con Goldman Sachs
El equipo directivo de Hispania, el día de su estreno en Bolsa. A la izquierda de la imagen, Fernando Gumuzio, y en el centro, Concha Osácar.

Grupo Azora, la gestora de moda en el sector inmobiliario español tras el exitoso lanzamiento de su socimi Hispania, que consiguió atraer a reputados inversores internacionales como George Soros, estudia ahora su salida a bolsa, según han asegurado a La Información fuentes financieras conocedoras de la situación. En paralelo, continúa trabajando en el encargo de poner en el mercado la socimi de la Sareb, Témpore Properties.

Según estas fuentes, el grupo inversor controlado por Concha Osácar y Fernando Gumuzio, a través de la cabecera Azora Altus, ha dado ya los primeros pasos para tramitar su salto al parqué, un extremo sobre el que la compañía, consultada al respecto, ha declinado hacer comentario alguno. El Grupo Azora, según la definición que se puede leer en la web de otra de las socimis que sacó a cotización y que ahora gestiona en exclusiva siguiendo el modelo de Hispania, Colón Viviendas, "está formado por gestores de capital privado independiente especializadas en el sector inmobiliario". Fundado en 2003, el grupo cuenta con una plantilla de 400 profesionales y según sus propias estimaciones gestiona una cartera de activos con un valor superior a 4.100 millones de euros. Además de Hispania y Colón Viviendas, el grupo gestiona otro instrumento de inversión colectiva: Lazora.

Tras el Grupo Azora están dos reconocidos financieros procedentes del área de banca privada del Santander: Concha Osácar y Fernando Gumuzio, que controlan la cabecera del grupo a través de dos sociedades patrimoniales, Baztán Consultores y Hermanos Bécquer 10, respectivamente. Serían los grandes beneficiados de la apuesta. Concha Osácar fue vicepresidenta y consejera delegada del área de Activos Inmobiliarios del Santander Central Hispano y presidenta de Banif Inmobiliario, la enseña de banca privada del Santander. Consejera de numerosas sociedades como Caja Navarra o RESA, Osácar ocupó la Presidencia de la patronal de instituciones de inversión colectiva (Inverco) y es patrona de la Fundación ICO.

Fernando Gumuzio Iñíguez de Ontoño fue responsable, con cargo de director general, de la División de Gestión de Activos, Banca Privada y Seguros del Grupo Santander, donde también formó parte de su Comisión Directiva y fue consejero de numerosas sociedades dependientes de la matriz. En la actualidad, y además de su posición de responsabilidad en el Grupo Azora, forma parte de los órganos directivos de diversas sociedades de investigación tecnológica en el ámbito sanitario como el Grupo Taper, Zelnova y Genómica. También es consejero independiente de Cortefiel y de Zeltia.

Cambio de estrategia

La decisión del Grupo Azora de encaminar sus pasos hacia el parqué se produce apenas meses después de que la Junta de Accionistas de Hispania tomara la decisión de liquidar la socimi en el año 2020. La posibilidad figuraba en el plan inicial de negocio planteado en su día por Azora, pero el reseñable comportamiento posterior de la sociedad había abierto la posibilidad de darle recorrido al proyecto. No en vano la firma se había encaramado a la condición de principal propietario del sector hotelero doméstico, con 39 hoteles y 11.200 habitaciones en cartera, y un flujo de beneficios significativamente superior al previsto: 308 millones de euros en 2016 y 185 millones de euros, un 35% más que en el año anterior, en el primer semestre de 2017.

Puesta la fecha de caducidad a Hispania, el Grupo Azora ha desencadenado toda una serie de decisiones en los meses siguientes. En mayo decidió la liquidación de Azora Europa 1, otro fondo de inversión inmobiliaria en el que consiguió embarcar a Sabadell Patrimonio, Abanca, Kutxabank, Caixabank, Bankia o a inversores como Manuel Jové. El siguiente paso fue iniciar los trámites para llevar al MAB una nueva socimi, Colón Viviendas, cuyo activo lo constituyen 300 pisos públicos de alquiler adquiridos en su día al Consell Comarcal del Barcelonés.

Casi en paralelo, Azora puso a través de Hispania y en sociedad con Barceló otra socimi en el MAB, en este caso con activos vinculados al sector hotelero, Bay Hotels & Leisure, con una cartera valorada en el folleto en 790 millones de euros. Una aventura, ésta última, cuyo fin parece cercano después de que Hispania se quedara primero con la parte de Barceló y comunicara hace apenas unos días a la CNMV su intención de excluirla de negociación en el MAB ante la falta de apetito de los accionistas minoritarios y su reducida liquidez. 

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios