Domingo, 29.03.2020 - 08:27 h
Indemnizaciones millonarias al borde del concurso

Echenique y Borrell defienden su papel en Abengoa tras los pagos a Benjumea

Cuatro de los procesados -Benjumea, Mercedes Gracia, Alicia Velarde y Antonio Fornieles- han culpado al Santander de la caída de la multinacional

Santander ya marca el paso en el Popular: Rodrigo Echenique, nuevo presidente
Rodrigo Echenique, presidente de Santander España. / EFE

Tras las declaraciones de los acusados Felipe Benjumea, Manuel Sánchez y los tres miembros de la comisión de retribuciones de Abengoa que propusieron sus indemnizaciones de 11,4 y 4,4 millones tras dejar la empresa, el juicio por esos pagos, efectuados a escasos meses de que la multinacional presentara el preconcurso, entra en su fase clave. Cuatro de los procesados -Benjumea, Mercedes Gracia, Alicia Velarde y el también expresidente Antonio Fornieles- han culpado al Santander de la caída de la multinacional energética señalando directamente al presidente de su negocio en España, Rodrigo Echenique, de minar la confianza de los mercados al poner como condición inexcusable para su ampliación de capital el cese de Benjumea como presidente y consejero.

Concluidas ya las declaraciones de los acusados, hoy toca el turno a Echenique, que comparecerá como testigo. Es su testimonio el que, según las acusaciones, tendría que desequilibrar la balanza tras la exposición de las versiones coincidentes de los cinco exconsejeros que se sientan en el banquillo. Frente a la posición de estos últimos, que aseguraron que el cese de Benjumea, según ellos, impuesto por el Santander -y al que luego se sumaron el resto de bancos implicados en la ampliación de Abengoa- fue una "condición innegociable" para que el banco se embarcara en la fallida ampliación de capital de la energética, el directivo del Santander mantuvo durante la instrucción que, en realidad, se trataba únicamente de "una recomendación".

La diferencia entre ambas apreciaciones -la de los acusados y la que mantuvo Echenique ante la instructora, Carmen Lamela- es fundamental, porque afecta a la legalidad del cobro por parte de Benjumea de al menos 7 de los 11,4 millones que se embolsó tras su salida. Si hubiera sido una "condición innegociable", como mantienen los cinco procesados, el cese aprobado por unanimidad en el consejo de administración de Abengoa del 23 de septiembre de 2015 se habría ajustado a la legalidad, con lo que esa cantidad habría sido legítimamente percibida.

En caso de que se demuestre que, en realidad, lo que quiso transmitir Echenique a los administradores de Abengoa fue una simple recomendación que no condicionaba el apoyo del Santander, el cese de Benjumea aprobado ese día habría sido, en realidad, simulado por éste último para ocultar una renuncia voluntaria. Por lo que no tendría derecho a ese resarcimiento previsto en su contrato únicamente para su despido. Esta última versión es la que mantiene el fiscal José Perals y el resto de acusaciones.

Su salida podría interpretarse entonces como un ardid para maximizar sus ingresos camuflando su abandono 'motu proprio' bajo la apariencia de una destitución. La salida voluntaria le habría dado derecho a embolsarse 4,4 millones en concepto de pacto de no concurrencia, pero no los 11,4 que finalmente se embolsó. Los otros siete -correspondientes a la "bonificación por permanencia"- no le corresponderían.

Caída previsible

Pero, tal y como se ha desarrollado hasta ahora el juicio, la comparecencia de Echenique debe ayudar, además, a aclarar si el declive de Abengoa y su entrada en fase preconcursal dos meses después de aprobarse la indemnización de Benjumea y a cuatro de la de Sánchez Ortega era previsible cuando esas cantidades les fueron concedidas a ambos. Los cinco acusados sostienen que fue la salida -según ellos forzosa-, del presidente la que provocó la quiebra en la confianza de los mercados y la posterior caída. 

Echenique, sin embargo, manifestó durante la instrucción que su "recomendación" de que se cesara a primer ejecutivo de Abengoa se produjo después de percibir que las cuentas de la empresa no solo no eran claras, sino que generaban confusión, según el abogado de la acusación particular Felipe Izquierdo. Esa percepción indicaría que el cobro de las indemnizaciones millonarias de Benjumea y Sánchez se habría producido pese a conocer ambos la mala situación económica de la empresa que, a los pocos meses, se precipitó en su caída.

Tras las declaraciones de los cinco acusados, ese dato ha adquirido una importancia esencial. Porque los procesados, hasta el momento, han dejado pocas dudas de que, sobre el papel, sus retribuciones se ajustaban a las cláusulas de sus contratos mercantiles de alta dirección. Los contratos de asesoría con los que siguieron vinculados a la empresa cobrando el mismo sueldo, según su versión, habrían servido para ayudar en la transición a sus sucesores. Benjumea llegó a asegurar que no cobró nada por ello, un dato muy fácil de comprobar. Durante el juicio, sus interrogatorios han girado más bien en torno a la oportunidad de cobrar las indemnizaciones a pocas semanas de la debacle y si al hacerlo eran conscientes de la caída que se avecinaba.


Borrell declara como testigo

Hoy se producirá también, previsiblemente, otro de los hitos del proceso: la declaración del exministro socialista y expresidente del Parlamento Europeo José Borrell. El político, al igual que Mercedes Gracia, Alicia Velarde y Antonio Fornieles, formaba parte de la comisión de retribuciones que propuso ambas indemnizaciones aunque, a diferencia de estos últimos, no se sienta en el banquillo y declarará como testigo. ¿La razón? Borrell no acudió a la reunión en la que se aprobaron al encontrarse en Barcelona presentando un libro, aunque había delegado su voto en Fornieles.

Durante la fase de instrucción, Borrell defendió el pago de ambas cantidades y el hecho de que los dos directivos siguieran vinculados a la empresa como asesores. "El talento hay que pagarlo", aseguran que dijo a la juez Lamela durante su declaración de 22 de junio de 2016. Mañana, el expresidente de la Eurocámara, muy involucrado en las últimas semanas en la lucha contra la independencia de Cataluña, volverá a declarar en la Audiencia Nacional.   

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING