Sábado, 16.11.2019 - 02:23 h
Las cifras de 2018

El gigante del alquiler vacacional Airbnb paga apenas 86.000 euros de impuestos

La compañía declaró unos ingresos de 5,6 millones con su filial, que actúa como comisionista de la matriz situada en Irlanda.

Logo de Airbnb
Airbnb reduce su factura fiscal en España. / FLICKR - Archivo

Otro de las grandes multinacionales de internet enseña sus cuentas en España. El gigante del alquiler vacacional Airbnb pagó apenas 86.000 euros de Impuesto de Sociedades durante el pasado año. La compañía, que no ha recibido ninguna inspección de Hacienda, mantiene una estructura fiscal similar a otras grandes compañías del sector, con sede en Irlanda, para tratar de reducir su factura de impuestos.

La empresa opera desde hace varios años en España con una filial local que hace las veces de comisionista para la matriz irlandesa. Le factura por trabajos de marketing y promoción de sus servicios, que son cobrados directamente por esa matriz. Es la fórmula que siguen otras grandes firmas como Apple, Google o Facebook.

Así, la empresa declaró el pago de apenas 86.000 euros de Impuesto de Sociedades, frente a los 72.000 de un año antes, según las cuentas recién presentadas en el Registro Mercantil. Se trata de una de las cantidades más bajas entre las grandes compañías del sector. En el caso de Google España, ésta abonó durante ese mismo ejercicio más de 6,6 millones.

Desde Airbnb insisten en que pagan "todos los impuestos correspondientes en los lugares donde opera". Y apostillan: "La entidad en España ofrece servicios de marketing y paga todos los impuestos aplicables, incluido el IVA. El modelo de Airbnb es único, ya que facilita que la mayor parte de los ingresos vayan a parar a las personas y comunidades locales, que ya están sujetas a impuestos locales y tributan localmente. Este modelo hace que Airbnb sea fundamentalmente diferente de las compañías que extraen grandes sumas de dinero de los lugares donde operan".

Sin provisiones por los expedientes

Al margen de los impuestos, la empresa -que declaró unos ingresos de algo más de 5 millones de euros- advierte en su memoria anual de que ha recurrido cinco expedientes sancionadores: dos de ellos incoados en 2014 por la Generalitat de Catalunya; otro de 2016 por el Departamento de Turismo de Castellón; otro en 2018 por el Departamento de Turismo de Asturias; y el ultimo en 2018 por el Departamento de Turismo de Islas Baleares.

La filial no ha provisionado nada en relación a estos expedientes "al considerar que obtendrá un resultado favorable en los recursos presentados" ante las diferentes administraciones.

El debate sobre el pago de impuestos de las grandes tecnológicas se ha intensificado en los últimos meses. Varios países de la UE han amagado con aprobar una tasa que gravaría sus ingresos reales y no los (reducidos) beneficios que declaran en cada uno de los mercados. En España, el PSOE mantiene su intención de aprobarla.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios