Miércoles, 20.11.2019 - 02:51 h
Las cuentas de 2018

Google España paga un 25% menos de impuestos tras la regularización de 2017

El gigante abonó 6,8 millones de euros de Impuesto de Sociedades después de haber declarado algo más de 100 millones de ingresos con su filial.

Recurso Google
Google paga menos impuestos en España.  / BRIONV CC FLICKR - Archivo

Y después de la regularización... vuelta a la normalidad. Google España cerró el pasado año con un 25% menos de impuesto de Sociedades abonado a Hacienda, después de que en 2017 tuviera que desembolsar casi 3 millones de euros 'extra' tras una inspección. El gigante tecnológico declaró superar por primera vez los 100 millones de euros de ingresos, procedentes principalmente de las comisiones cobradas a su matriz en Irlanda y no de sus servicios.

Google tiene una estructura fiscal muy similar al de otras grandes compañías de internet como Facebook. La filial hace las veces de comisionista y cobra a la matriz irlandesa -que es la que recibe el dinero de empresas y usuarios particulares por sus servicios publicitarios o vinculados a la nube- por trabajos de promoción, soporte y marketing. De esta forma, su factura tributaria se reduce de manera significativa.

El ejercicio 2018, cuyas cuentas acaban de ser presentadas en el Registro Mercantil, lo cerró con una rebaja significativa de los impuestos pagados. En total, la empresa ha pagado algo más de 6,8 millones de euros en Impuestos de Sociedades, después de los diferentes ajustes fiscales por amortizaciones, el pago de 'stock options' a sus empleados o las provisiones por vacaciones de la plantilla en España.

Este desembolso es sensiblemente inferior al que afrontó en el año 2017. La razón hay que encontrarla en una inspección que llevó a cabo Hacienda en 2016, que obligó al gigante a una regularización. Ésta supuso el pago de algo más de 2,7 millones de euros 'extra'. Es decir, excluyendo esta cantidad, el pago ha sido muy similar. La compañía tiene abiertos a investigación, como el resto de las empresas, los últimos cuatro años, pero no hay ninguna abierta en la actualidad.

Estos impuestos proceden de una actividad económica generada por su filial que, dada su estructura, no representa el negocio real de la empresa en España. En 2018 declaró unos ingresos de 104 millones de euros, lo que supone algo más de un 8% de incremento. Pero la inmensa mayoría procede de las facturas que le pasa a la matriz irlandesa en trabajos de marketing y promoción.

Estos ingresos están muy lejos del negocio real de Google en España, no sólo en publicidad digital sino también con almacenamiento en la nube. Sólo en anuncios en buscadores, en el que el gigante controla la práctica totalidad del mercado, se rozaron los 800 millones de euros, según Infoadex. A esto habría que sumar los anuncios de publicidad programática y otros vinculados al contenido o a la 'cloud'.

Con ello declaró unos beneficios antes de impuestos, después de todos los gastos (ha superado por primera vez los 200 empleados en el país), de 27 millones de euros. Pagó por el alquiler de sus oficinas en la capital madrileña un total de 2,1 millones de euros a Pontegadea Inmobiliaria, en manos del fundador de Inditex, Amancio Ortega.

Pago histórico en Francia

Los 2,7 millones de euros de regularización en España contrastan con el pago que deberá abordar el gigante en Francia. Recientemente ha aceptado pagar casi 1.000 millones de euros a Francia para cerrar el contencioso fiscal que tenía abierto en ese país por irregularidades en el impuesto de sociedades entre 2011 y 2014, cifra que el Gobierno francés consideró "récord".

El gigante de internet deberá pagar 500 millones de euros en concepto de sanción administrativa, a los que se añaden 465 millones por el pago de tasas adicionales. De esta forma se cierra un viejo litigio entre la empresa y el fisco francés, que reclamaba que había ocultado su actividad en Francia con el pago de impuestos en Irlanda.

En España, las regularizaciones fiscales de las grandes multinacionales de este sector han sido muy reducidas, pese a que se ha puesto el foco de la Inspección sobre ellas. Algo más de 30 millones de euros de tributos no abonados han aflorado en los tres últimos años tras diferentes investigaciones a empresas como Amazon, Oracle o Apple.

La 'tasa Google' en España, a la espera

El debate sobre el pago de impuestos de las grandes tecnológicas se ha intensificado en los últimos meses. Varios países de la UE han amagado con aprobar una tasa que gravaría sus ingresos reales y no los (reducidos) beneficios que declaran en cada uno de los mercados. En España, el PSOE mantiene su intención de aprobarla.

La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, defendió a principios de este mes la aprobación en España de la denominada 'tasa Google' y argumentó que la posible repercusión de este impuesto que puedan hacer las empresas tecnológicas sobre sus clientes es un "mito".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING