Lunes, 24.06.2019 - 16:29 h
Con Satya Nadella como estrella

El 'Mobile' no se libra de la polémica: en pleno juicio por el 'procés' y sin Cabify

El evento tecnológico arrancará en dos semanas en Barcelona con menos tensión que el año pasado pero con el conflicto catalán aún sobrevolando.

Un visitante se hace una foto ante la entrada de la Fira Gran Via donde a partir del lunes se celebra una nueva edición del MWC. EFE/Alberto Estevez
El Mobile arranca con la crisis del taxi y VTC en pleno apogeo. EFE/Alberto Estevez

La de 2018 fue la edición de la polémica. El Mobile World Congress vivió su momento más delicado en Barcelona. El órdago independentista lo inundó todo. Desde la cena inaugural, donde Adau Colau y Roger Torrent plantaron al rey Felipe VI, hasta los discursos de los grandes directivos, como el del presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

Ahora, los motores de uno de los mayores eventos tecnológicos del mundo se calientan en un contexto mucho menos acuciante, aunque con el juicio del 'procés' sobre la mesa. Y con una novedad: la ausencia de Cabify (y Uber) por el decreto para restringir a las VTC frente al taxi recién aprobado por la Generalitat.

La inestabilidad política, sobre la mesa

El Mobile había sido una 'balsa' de aceite institucional: durante años reinó la unidad de las administraciones. En 2015, el Gobierno central, la Generalitat, el Ayuntamiento y la Fira plantearon una propuesta a la Asociación Mundial de Operadores de Telefónica Móvil (GSMA) para que el evento se quedara hasta el año 2023. Y se consiguió.

Durante las últimas ediciones sólo las huelgas de transporte público de la ciudad condal habían sido la preocupación de la organización. Hasta el año pasado, cuando la inestabilidad política -cuatro meses antes de su celebración tuvo lugar la declaración unilateral de independencia en el Parlamento, las elecciones regionales tras la aplicación del artículo 155...- sacudió el evento. Y lo puso claramente en riesgo. Lo admitió hace unos días el consejero delegado de GSMA, John Hoffman, quien insistió en que tenían preparadas dos ubicaciones alternativas para sacar el 'Mobile' de Barcelona.

¿Qué pasará este año? El momento es muy diferente. Y desde la organización son conscientes. La temperatura política es mucho más baja. Eso sí, el evento coincidirá con la celebración del juicio por el 'procés' en el Tribunal Supremo, después de que éste rechazara el aplazamiento solicitado por las defensas de los consejeros juzgados.

Como ha venido sucediendo de manera casi ininterrumpida, esta edición también contará con paros en Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) y en el metro. Y sufrirá un imprevisto: la ausencia de Uber y Cabify. Los más de 100.000 asistentes no tendrán la opción de utilizar sus plataformas, porque éstas han decidido suspender su servicio tras el decreto con el que se impone un periodo de 15 minutos de precontratación de un vehículo.

La organización lo respalda

Pese a todo, la preocupación es menor. La GSMA insiste en que hay un contrato firmado hasta el año 2023 y no está en riesgo. Advierte de que está "muy contenta" de poder celebrar el evento en Barcelona, por las facilidades que ofrece, algo de lo que muchas ubicaciones no pueden presumir.

Por su parte, el apoyo del Gobierno se ha mantenido intacto. Y prueba de ello fue la aprobación de la subvención de 5 millones de euros a la Fundación Barcelona Mobile World Congress, organizadora del evento. "El Gobierno tiene interés en que este evento continúe", advertía el entonces portavoz del Ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo. Según el acuerdo alcanzado entre administraciones, la Generalitat y el Ayuntamiento también aportan otros 5 millones anuales.

Las cifras de la edición 2019

En juego está un evento que generará un impacto económico de 473 millones de euros, atraerá a unos 107.000 asistentes y generará 13.900 empleos temporales. Su lema es 'Conectividad Inteligente' y se centrará en cuestiones como las conexiones 5G, el Internet de las Cosas o la Inteligencia Artificial (IA).

Esta edición contará con la presencia de algunos de los grandes directivos de gigantes tecnológicos como el consejero delegado de Microsoft, Satya Nadella; el fundador y presidente de Rakuten, Hiroshi Mikitani, o el máximo dirigente de Cisco, Chuck Robbins.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios