El compromiso es hasta 2023

El órdago independentista pone en jaque el Mobile World Congress de Barcelona

Hay negociaciones de alto nivel para analizar alternativas por la situación política catalana. Los organizadores, "pendientes" de los acontecimientos.

Mobile Congress de Barcelona.
Mobile Congress de Barcelona.

Un impacto económico de 465 millones de euros, 108.000 visitantes y más de 13.000 puestos de trabajo. Estas son las espectaculares cifras del Mobile World Congress (MWC) que se celebra en Barcelona cada año y que en su edición de 2017 batió todos los récords. Se trata de la cita anual clave en el sector de la tecnología móvil, a la que acuden cientos de directivos de un negocio que no para de crecer, y que, además, supone una oportunidad de oro para Cataluña, tanto a nivel hostelero como de imagen. El futuro del congreso, sin embargo, se encuentra en el aire debido a la situación política que se está viviendo en Cataluña.

Barcelona se garantizó hace dos años la continuidad de MWC hasta el año 2023, pero la amenaza independentista promovida por el Govern de Puigdemont ha hecho saltar por los aires el consenso que ha existido hasta ahora entre Generalitat, Ayuntamiento de la ciudad condal y Gobierno central. Ya se han mantenido encuentros informales de alto nivel y conversaciones con las grandes operadoras de telecomunicaciones para analizar cómo puede afectar el órdago secesionista al congreso, según explica a La Información fuentes conocedoras de estos contactos.

El Mobile ha sido hasta ahora todo un ejemplo de colaboración entre administraciones. Barcelona convenció en 2015 a la Asociación Mundial de Operadores de Telefonía Móvil (GSMA), la organizadora del evento, para mantener la sede entre 2018 y 2023 gracias a una propuesta a varias bandas. En ella participaron el Ministerio de Industria (entonces encabezado por José Manuel Soria), la Generalitat de Cataluña, el Ayuntamiento de la ciudad condal, la Fira de Barcelona, Turismo de Barcelona y la Fundación Mobile World Capital Barcelona (MWCB). En esta última, los ‘partners corporativos’ son Telefónica, Vodafone, Orange y el grupo cervecero catalán Damm.

Oficialmente, las operadoras prefieren no entrar en el fondo de la cuestión. El presidente de Vodafone España, Antonio Coimbra, aseguró hace unos en público que la filial de la operadora británica “no tiene ningún indicio de que [la amenaza de una DUI] pueda afectar al MWC, seguimos preparándolo con normalidad”. Mientras, ni Telefónica ni Orange quieren hacer comentarios al respecto.

En el Gobierno central ocurre lo mismo: en el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital existe nerviosismo de cara a que la situación que se vive en Cataluña pueda afectar a una cita que preparan durante meses. Las fuentes consultadas admiten "estar pendientes" de los acontecimiento y añaden que el temor no es solo que el Congreso se acabe marchando a otra ciudad (algo que consideran bastante improbable a corto plazo debido al compromiso adquirido hasta 2023), sino que la edición de este año pueda quedar descafeinada por la situación política o, incluso, que la asistencia de los responsables más importantes del sector se reduzca de manera drástica.

Quien ha opinado este viernes es la organizadora, GSMA, que asume estar "monitorizando la situación en España y Cataluña y evaluando cualquier impacto potencial para la Mobile World Capital y el Mobile World Congress". Eso sí, matiza que la próxima edición seguirá en la Ciudad Condal. "La edición 2018 se celebrará en Barcelona del 26 de febrero al 1 de marzo de 2018".

Inversión del Gobierno de 40 millones

La clave es la inversión comprometida desde el Ejecutivo para garantizar el éxito del congreso mundial de móviles. El pasado año, el Ministerio de Industria, Turismo y Agenda Digital destinó ocho millones de euros a la Fundación Mobile World Capital. De esa cifra, tres fueron destinados a la ‘incubadora de startups’, mVenturesBcn. De mantenerse estable esa inversión, el Gobierno elevará a 40 millones de euros la factura comprometida con el evento en Barcelona hasta 2023.

En el Ejecutivo quieren dejar claro que, por el momento, el Mobile de 2018 no peligra. José Manuel Leceta, director general de Red.es [el organismo que depende del Ministerio de Industria para impulsar la transformación digital], aseguró el pasado miércoles que trabajan "con absoluta normalidad" en la organización del pabellón de 2018, en el que estarán presentes 50 pymes españolas.

Ya se han registrado las solicitudes de acreditación en el Pabellón España para un evento que tendrá lugar entre el 26 de febrero y el 1 de marzo de 2018. Incluso, hay decenas de exhibidores confirmados, entre los que se encuentran Facebook, Google o las principales tecnológicas de Asia. La evolución política de los próximos meses marcará el futuro del evento.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios