Domingo, 21.07.2019 - 22:00 h
Un sector en ebullición

Dos exjefes del taxi unidos por la VTC: firman una venta millonaria de licencias

Parrondo, exdirectivo del sector en Madrid, paga varios millones por casi 1.000 autorizaciones de José María Goñi, histórico del taxi catalán.

José Antonio Parrondo, hoy líder de la VTC, en una manifestación contra el intrusismo en el sector del taxi en 2009.
Parrondo, hoy líder de la VTC, en una manifestación contra el intrusismo en  el taxi. / EFE

Son dos nombres muy conocidos en el taxi. Uno fue el presidente de la otrora principal asociación del taxi en España. Otro fue una de las caras más visibles del sector en Barcelona. Y en estos meses, ambos se han aliado para firmar una millonaria operación de venta de licencias VTC, utilizadas por los ‘archienemigos’ del taxi Uber y Cabify. Auro New Transport, el grupo presidido por José Antonio Parrondo, ha sacado la chequera y se hace con casi un millar de autorizaciones de José María Goñi. La cantidad pagada no se ha hecho pública por ninguna de las partes, pero podría rondar los 20 millones de euros.

El grupo liderado por Parrondo, donde cuenta con inversores vinculados al sector de internet como Félix Ruiz (Tuenti, Jobandtalent), Zaryn Dentzel (Tuenti) o Hugo Arévalo (Tuenti), ha adquirido desde finales del año pasado hasta este mes de julio, al menos, cuatro sociedades que controlaba Goñi y su entorno más cercano.

La última en sumarse ha sido Autos Lavapies. Después de varios trámites, el pasado mes de junio aterrizaron Parrondo y sus socios en el consejo de administración de la compañía fundada en octubre de 2016 por el propio Goñi, según queda reflejado en el Registro Mercantil. A la fecha, la compañía cuenta registradas en Fomento con 300 licencias VTC en Madrid, logradas por sentencia judicial.

Pero no es la única. El grupo liderado por Parrondo se ha hecho en los últimos meses con Automóviles Zirconio, con una treintena de autorizaciones reclamadas por vía judicial y una cifra similar registradas, y Prestige and Limousine. Esta última, adquirida por Goñi en el año 2015, tenía bajo su paraguas 530 licencias registradas por Fomento y otras 63 a la espera de sentencia del Tribunal Supremo.

Quizás la compra más paradigmática sea la de Radio Taxi Barcelona, una sociedad que sirvió en su momento para la gestión de una de las emisoras de taxi de la capital catalana. Fue en 2016 cuando cambió su objeto social para dedicarse al alquiler de vehículos con chófer y mantenía como socios al propio Goñi y a otros directivos. Hoy suma 61 autorizaciones registradas y otras 21 reclamadas por vía judicial a la espera de la sentencia firme del Tribunal Supremo. Fue adquirida a finales de año.

Todas las compras rondan el millar de autorizaciones adquiridas por el grupo de Parrondo. ¿Y el precio pagado? Desde ninguna de las partes se ha hecho público, pero según diversas fuentes del mercado consultadas por La Información, podría rondar una media de entre 20.000 y 30.000 euros por permiso. Por lo que la inversión podría estar entre 20 y 30 millones de euros.

¿Quiénes eran Parrondo y Goñi?

José María Goñi abandonó el sector del taxi hace ahora siete años, en junio de 2011. Ese año ocupaba el puesto de secretario general de la Federación Catalana del Taxi y era representante delegado de la Unión Nacional del Taxi (UNALT). Después de su giro hacia el sector de la VTC, hoy es secretario general de la patronal Unauto, en cuya cúpula coincide con José Luis Funes, otro exjefe del taxi en Madrid y hoy también dedicado a la gestión de vehículos con conductor.

Parrondo ocupó la presidencia de la Asociación Gremial de Madrid, la principal de la capital, durante los años comprendidos entre 2007 y 2009. En ese tiempo, fue denunciado por sus propios compañeros por gastos injustificados en su mandato y se le reclamaron más de 200.000 euros en una causa que, finalmente, quedó en nada. Él hoy está al frente de un pequeño ‘imperio’ de la VTC, Auro New Concept Transport (antiguo Gesstaxi), que controla en torno a 3.000 autorizaciones y que se ha convertido en uno de los grandes gestores de flotas de España.

El sector del taxi, en guerra

Estos movimientos de concentración del sector de las VTC no son una excepción. Hasta hace varios años era un mercado muy atomizado, donde sólo los hermanos Ortigüela, a través de Ares Capital, despuntaron. Ahora, con la llegada de fondos internacionales e inversores profesionales, el pastel se ha repartido entre muy pocas manos. Junto a Parrondo hay que sumar la propia Cabify -de manera directa-; Vector Ronda Teleport, en manos del exdueño de Pepephone, Rosauro Varo, junto a la propia Cabify, y el fondo King Street junto a Moove Cars (Castellanos, Puga…) que compraron las casi 4.000 autorizaciones de los Ortigüela.

Mientras estos movimientos de concentración se producen, el sector del taxi está en pie de guerra. La suspensión cautelar del reglamento aprobado por la Autoridad Metropolitana de Barcelona (AMB), liderada por la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, ha despertado la batalla. Algunas de las asociaciones, entre otras Antaxi y Élite Taxi, han convocado dos jornadas de huelga para los días 25 y 26 de julio.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios