Lunes, 22.07.2019 - 04:07 h
Nuevos competidores

Ofensiva bancaria en fondos e hipotecas para no sucumbir contra 'los Amazon'

El sector sabe que próximamente los gigantes del comercio electrónicos se harán con el negocio del crédito al consumo, por lo que viran su estrategia.

El fundador de Amazon, Jeff Bezos.
Hipotecas y fondos, la apuesta de la banca para no sucumbir contra 'los Amazon'. / Efe

"A veces una retirada a tiempo es una victoria". Esta cita, popularizada por Napoleón Bonaparte hace ya más de 200 años se la están aplicando en la actualidad las entidades bancarias, que están virando su estrategia para hacer frente en un futuro no muy lejano a los Amazon, Google o Facebook una vez que los gigantes digitales se decidan a entrar definitivamente en el negocio de los servicios financieros. 

Pese a que en la actualidad los bancos siguen fomentando el crédito al consumo -que tiene una rentabilidad significativamente superior a la de otro tipo de préstamos-, es más que probable que los gigantes digitales aterricen en este segmento de negocio, por lo que las entidades están reorientando su estrategia hacia las hipotecas y los fondos de inversión-producto que también ayuda a combatir el actual escenario de bajos tipos de interés gracias a los ingresos por comisiones-.

El cambio de rumbo es lógico, ya que las entidades deben estar preparadas y tener vías alternativas de ingresos cuando en los principales portales del comercio electrónico, donde compran millones de personas al día, se inserte un botón con una frase del estilo: '¿Quieres financiar tu compra con nosotros?', algo que acabará pasando más temprano que tarde y que supondrá el desembarco definitivo en el negocio de los bancos de las empresas digitales -que en el entretanto ya han desarrollado desarrollando aplicaciones de pagos, como Whatsapp Pay, servicio que echó a andar en India el año pasado-.

Los banqueros conocen la situación, saben de los millones de usuarios -y potenciales clientes- que tienen estas grandes corporaciones y de lo difícil que será competir contra ellos en el crédito al consumo. El primer ejecutivo de una entidad financiera lo reconocía en un almuerzo con periodistas: ¿Qué negocio le quedará a los bancos comerciales cuando Amazon empiece a financiar la compra de los productos que vende? La respuesta era fácil: fondos de inversión e hipotecas, dos áreas en las que parece poco probable que entren los gigantes digitales y en las que generalmente se valora el plus de confianza que puede otorgar una entidad financiera.

Y es que al fin y al cabo estos dos negocios consisten en la gestión del ahorro y en la financiación necesaria para comprar una vivienda, una de las principales inversiones de prácticamente cualquier persona, al menos en España y en las que parece poco probable que los bancos vayan a perder cuota en favor de nuevos actores digitales.

En este contexto, no han sido pocos los bancos que en las últimos años han lanzado una oferta de fondos de inversión destinada a pequeños clientes. Openbank, por ejemplo, lanzó una gama de carteras hace un año, CaixaBank un 'roboadvisor' llamado 'Smart Money', Bankinter hizo lo propio con Popcoin y ING acaba anunciar que también apuesta por este nicho de negocio sin requerir una inversión mínima.

Los datos que publica Inverco certifican que, en un escenario de bajos tipos de interés, los fondos de inversión son un negocio al alza, ya que en la última década prácticamente se ha duplicado su patrimonio, hasta alcanzar los casi 269.000 millones de euros al cierre del pasado mes de abril, la última cifra disponible. Respecto a las hipotecas, tras la subida generalizada de precio tras la polémica del impuesto de la hipoteca (IAJD), entidades con Bankinter, Sabadell o Ibercaja acaban de ajustar su oferta a fin de ganar cuota en este mercado.

Advertencia del Banco de España

Sea como fuere, el Banco de España considera que las grandes empresas tecnológicas, las 'BigTech', que están comenzando a proveer servicios y productos financieros a sus clientes ya suponen un riesgo para los bancos a pesar de que su importancia en España es todavía limitada. "La tendencia hacia un mayor grado de competencia probablemente se va a mantener en el futuro próximo", apunta el organismo que preside Pablo Hernández de Cos en su último Informe Anual.

Así, la institución recomienda a los bancos adaptarse al nuevo entorno mediante la introducción de cambios que permitan mejorar su eficiencia incorporando algunas de las oportunidades que ofrecen las innovaciones tecnológicas. Es decir, el supervisor pide a los bancos aprovechar las nuevas tecnologías para reducir costes e incrementar su rentabilidad por esta vía.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios