Vivienda

Casero e inquilino: qué debe pagar cada uno

¿Quién debe correr con los gastos de arreglar un grifo roto? Es importante tener claro qué paga cada una de las partes en una vivienda alquilada.

Casero e inquilino: qué es lo que tiene que pagar cada uno
Los inquilinos deberá pagar las reparaciones de no más de 150€.

Cuando se firma un contrato de arrendamiento entre inquilino y casero, debemos tener muy presente los derechos y obligaciones de cada uno. Muchas veces no sabemos que, por ejemplo, el propietario tiene que correr a cargo de los arreglos necesarios. Todo ello sin elevar la cuota de alquiler.

En el trascurso de la convivencia entre casero e inquilino es normal que surjan conflictos entre ambos sobre quién debe pagar un desperfecto o una factura que no se espera. Todas estas dudas deben despejarse en el contrato de alquiler y comprenderlo es clave para subsanar posibles malentendidos en el futuro.

Ante los gastos del IBI, comunidad de vecinos, tasa de basuras y seguros de la casa, lo más recomendable es que lo abone el casero y la persona alquilada correrá a cargo de los gastos producidos directamente en la casa y que se puedan medir. Estos gastos son el teléfono, el agua, gas, luz…

¿Pero qué pasa si se rompe la lavadora o una silla? Aquí entra el juego el mal uso por parte del arrendado. Si un inquilino causa cualquier desperfecto a la casa derivado de un mal uso, deberá pagar el arreglo de estos. También tendrá que correr por su cuenta las pequeñas reparaciones de no más de 150 euros. Aunque en este último caso se deberá contemplar en el contrato de arrendamiento.

Cuando se dé la situación de una avería momentánea y que para cuyo arreglo haya que realizar una reparación urgente para no evitar daños más grandes, el inquilino podrá pagar las reparaciones y pedir el abono de ellas a su arrendatario. En este caso, debe comunicárselo con anterioridad a la intervención, así como si realiza obras de conservación de la casa. Obviamente aquellos gastos ocasionados por multas y denuncias de los vecinos deberán ser abonadas por el inquilino que es quien ha producido estos desperfectos.

Lo más importante a la hora de un conflicto sobre quién debe pagar un gasto o una factura es acudir al contrato de alquiler. Este documento debe ser leído al milímetro por el alquilado ya que determinará su situación ante el arrendatario.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios