Sábado, 26.05.2018 - 02:39 h
La última iniciativa de 'Marine Instruments'

Ni redes, ni anzuelos, el atún se pescará con drones construidos 'made in Spain'

El proyecto consiste en el desarrollo del avión no tripulado, lanzable y recuperable desde un buque atunero congelador para captar bancos de atunes

Drone marino
Uno de los drones marinos que se destinarán a pescar atunes.

La imagen del vigía subido al palo mayor del barco para atisbar peces… es propia del pasado. Los actuales ‘lobos de mar’ se sirven ahora de los más sofisticados y modernos sistemas para pescar sus 'tesoros marinos'. Y buena parte de estos sistemas de última tecnología que utiliza la flota pesquera de medio mundo nace y se desarrolla en una empresa gallega, de Nigrán (Pontevedra), Marine Instruments. El mayor fabricante de boyas satelitales para la pesca del atún del mundo, que se ha empeñado ahora en que los atunes no solo se pesquen con redes y anzuelos, que también, sino con drones. Vehículos autónomos no tripulados, aéreos… Y también acuáticos.

Drone marino
Drones captando datos por el aire.

Si ya las boyas satelitales de Marine Instruments hacían la vida más fácil a los pescadores en alta mar, la última joya tecnológica de la compañía en este segmento, la M3I+, el Tunadrone, que así se ha bautizado dron que está desarrollando, les transportará directamente a otra dimensión y supondrá un enorme avance para la pesca, haciéndola más sostenible, optimizando las capturas y logrando un enorme ahorro de combustible para los buques atuneros.

La flota atunera que faena en el Atlántico, el Pacífico y el Índico cuenta en la actualidad con tres vías para localizar los bancos de atún: las boyas satelitales, que alertan de la presencia de atunes en su zona a través del envío de datos vía satélite; mediante la búsqueda de aves marinas en alta mar indicativas de que hay una mancha de peces y con helicópteros. Ahora, merced a la tecnología que desarrolla la compañía pontevedresa
que dirige Gabriel Gómez, será el turno de los drones. “El proyecto consiste en el desarrollo de avión no tripulado, lanzable y recuperable desde un buque atunero congelador, para la captación y envío de imágenes de alta resolución sobre posibles bancos de túnidos tropicales”, explican desde Marine Instruments.

“El nuevo dron está dotado de paneles solares que le permiten una autonomía de vuelo de hasta 6 horas y un alcance de 18 millas náuticas. Se trata de un producto totalmente innovador en el mercado ya que no existe ninguno adaptado para este sector ni para la actividad pesquera. La utilización de este UAV en la pesca mejorará la sostenibilidad porque permitirá "una pesca más selectiva y eficiente” y supondrá un gran ahorro de combustible para unos buques, que vienen a gastar más de 1.000 euros de combustible por cada hora de navegación.

Director general
Gabriel Gómez, director general de Marine Instruments.

Éste es sólo uno de los inventos “revolucionarios” de una compañía que inició su actividad en 2003 desarrollando boyas satelitales para la pesca de atún y radioboyas para la pesca de palangre.  A día de hoy, Marine Instruments cuenta con 130 empleados, una facturación de 41.5 millones de euros en 2017 y exporta sus productos a 35 países de todo el mundo, con España, Francia y Corea como sus principales mercados. El crecimiento medio anual en facturación de los últimos años ha sido de alrededor del 30%, desde los 10 millones de euros del año 2010.

“Para Marine Instruments, la inversión en I+D”, actualmente trabajan en 40 proyectos de I+D, “es la base que garantiza el crecimiento futuro de la empresa a nivel internacional y, por tanto, ha ido aumentando con la introducción de nuevos proyectos y productos: desde la creación de prototipos, a inversiones en maquinaria 3D, programas de software, etc.”, explican en la compañía. Pero los drones que desarrollan no se mueven sólo por el aire. El Fadrone, “otro proyecto altamente innovador”, que puede ser lanzado al mercado en unos meses, consiste en el desarrollo de un artefacto no tripulado, navegable por el mar y autopropulsado para detectar y agregar peces. Además de su utilización en el sector pesquero, este producto también podría ser utilizado por la comunidad científica para el desarrollo de estudios medioambientales y oceanográficos. Con forma de piragua, cuenta con unas placas solares en la parte superior que serviría de fuente de energía por lo que la embarcación no tripulada podría navegar "durante meses".

Drone para pescar
Drone con paneles solares.

Otro de los “inventos” que ha salido de la factoría de Nigrán es el sistema de acuicultura para alimentación del langostino Vannamei: Aquo Smart Feeder. El proyecto consiste en el desarrollo de un alimentador inteligente de langostinos que se prueba actualmente en Nicaragua, que gracias a su avanzada tecnología, “consigue ahorrar en
pienso ya que dosifica el alimento en función de las necesidades que detecte el sistema a través de sus sensores. Es un sistema con una autonomía ilimitada gracias a sus paneles solares y adaptable a la mayoría de los modelos de alimentador del mercado”. 

Ahora en portada

Comentarios