Domingo, 19.05.2019 - 15:13 h
Plusvalías por la venta de Naturgy

Repsol vuelve a sufrir por Venezuela: golpea sus resultados en 843 millones

Tras los saneamientos reconocidos en el país caribeño, su exposición patrimonial se reduce desde los 1.480 a los 456 millones en un año.

Antonio Brufau, presidente de Repsol, junto a Josu Jon Imaz, consejero delegado de la petrolera.
El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz (izquierda), junto al presidente de la petrolera, Antonio Brufau. / EP

Una de cal y otra de arena. Repsol ha presentado este jueves los mejores resultados de los últimos ocho años. Aunque no todo brilla. La petrolera reconoce que su resultado refleja una plusvalía de 344 millones por la venta de Naturgy, pero también que ha registrado "saneamientos extraordinarios en Venezuela" por importe de 843 millones de euros que atribuye al "riesgo de recuperación de créditos, activos fiscales e inversiones", según refleja en el informe anual que ha remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)

La petrolera presidida por Antonio Brufau desglosa el impacto, por un lado, en la evolución del sector petrolero en Venezuela, el aumento de la tasa de descuento (37,6% frente al 30% en 2017) y las modificaciones en los planes de explotación de los activos productivos de las entidades participadas en Venezuela (que restan 205 millones de euros).

Por otro, señala también el "retraso en el cobro de las ventas y el aumento del riesgo de crédito, afectando al valor de los instrumentos de financiación y cuentas a cobrar a Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA)", que resta 630 millones de euros, resume en su informe. Además, indica que en 2017, los deterioros registrados por ese país fueron menores, de 716 millones de euros.

Pese a este golpe, su exposición financiera a los riesgos del país caribeño es cada vez menor. En concreto, indica que "exposición patrimonial total de Repsol en Venezuela, a 31 de diciembre de 2018, asciende a 456 millones de euros". Cifra que incluye "fundamentalmente la financiación otorgada a sus empresas filiales venezolanas". Un año antes alcanzaba los 1.480 millones de euros. ¿Por qué la recorta? Por los "saneamientos reconocidos durante 2018 sobre los activos que el grupo Repsol mantiene en el país". 

Más de 25 años en el país

Repsol está presente en Venezuela desde 1993. Actualmente, según refleja en su informe anual tiene participaciones en empresas mixtas (con el Estado encabezado por Nicolás Maduro) del 40% en Petroquiriquire (con vigencia 2031) y del 11% Petrocarabobo (con vigencia hasta 2035). También, en empresas licenciatarias de gas: 60% en Quiriquire Gas y del 50% en Cardón IV. ¿Qué le supone? "En 2018, la producción media de Repsol en Venezuela ha alcanzado los 62.000 barriles equivalentes de petróleo día", reconoce en el informe; y sus reservas probadas, a 31 de diciembre, ascienden a 514 millones de barriles equivalentes de petróleo.

Además de los citados 843 millones de euros. Repsol indica en su memoria que "ha realizado una evaluación de la recuperabilidad de sus inversiones" en Venezuela, así como "del riesgo de crédito sobre las cuentas a cobrar a PDVSA". Por ello, "el grupo o sus participadas han reconocido provisiones por riesgos o deterioros reversibles de ‐1.159 millones de euros. De este importe se ha registrado en reservas ‐316 millones de euros como consecuencia de la provisión por riesgo de crédito derivada de la primera aplicación de la NIIF 9", en referencia a las normas internacionales de contabilidad. 

Otros países en el foco

Venezuela no es el único país donde asume problemas. En ese mismo 'saco' entran otros mercados como Libia, Argelia o Vietnam. En el primero, reconoce una exposición patrimonial de 348 millones de euros. La "incertidumbre sobre el futuro político de Libia y el menoscabo en la situación de seguridad siguen afectando a las perspectivas de su industria petrolera", que recientemente han afectado a la producción en el páis. Y, aunque esta se ha recuperado, "la proliferación de milicias armadas, y la rivalidad entre los principales actores del diálogo político libio podría dar lugar a nuevos enfrentamientos y a bloqueos de yacimientos petrolíferos y terminales de exportación", asume.

"El lunes tuvimos noticias de que han llegado a un acuerdo [entre Trípoli y las facciones rebeldes] que permitirá recuperar la producción" en el yacimiento de Al Sharara, ha indicado Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol, en la presentación a analistas. 

Mientras, en Argelia, su exposición patrimonial es aún superior a la que indica en Venezuela y Libia: asciende a unos 837 millones de euros. "Aún siguen existiendo ciertos riesgos de seguridad debido a la actividad de grupos islamistas en el sur del país aunque se han ido reduciendo paulatinamente por la presencia de las fuerzas de seguridad", argumenta en el informe anual.

Mientras, en Vietnam, la incertidumbre se debe a las disputas territoriales en el mar de la China. En el mercado asiático, Repsol posee derechos mineros sobre trece bloques y, reconoce, "el valor contable de los activos a 31 de diciembre de 2018 asciende a 990 millones de euros y existen compromisos adicionales relacionados con la inversión en esas áreas", resume en la citada memoria.

Repsol desvela su situación en el convulso país latinoamericano en un ejercicio en el que ha aprovechado la positiva evolución del precio del crudo para disparar un 10% su beneficio neto, que alcanzó los 2.341 millones de euros; mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) fue un 12% superior y se situó en 7.513 millones de euros. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios