Landbot cuenta con clientes de 50 países

Cómo aprovechar un error informático para seducir a Uber, Alcatel o Bankinter

La empresa valenciana transforma webs tradicionales en chatbots para cambiar la forma en que las compañías se relacionan con sus clientes.

Fundadores de Landbot.
Fundadores de Landbot, una startup valenciana que construye 'chartbots'. / L. I. 

Landbot nació a partir de un error informático, pero hoy en día esta empresa emergente valenciana, que es un constructor de 'chatbots' que permite convertir webs tradicionales en conversaciones automáticas, cuenta ya con cerca de 1.000 clientes en 50 países de todo el mundo. Ha seducido a grandes empresas como Uber, LG o Alcatel, que usan sus soluciones, y es considerada atractiva para inversoras como Nauta Capital, Encomenda Smart Capital o Bankinter, entre otros, con quienes acaba de cerrar una ronda de financiación de 1,85 millones de euros.

Como decimos, en el fondo Landbot nació de un error informático, como explica Fran Conejos, cofundador de la compañía liderada por Jiaqi Pan, CEO de la startup valenciana: "Ofrecíamos soluciones para comunicación en WhatsApp y bots para páginas web en formato reducido, pero cierto día, por un fallo en el código, los chats, cuando el usuario 'clickaba', se expandían de forma automática ocupando toda la pantalla, de manera que los usuarios sólo tenían la opción de hablar con el bot. Para nuestra sorpresa, esto provocó que el rendimiento de esas páginas fuera 3 ó 4 veces superior. El producto era una 'chapuza', pero tenía potencial y así, corregido el error, la concepción del proyecto cambió por completo. De esta forma surgía Landbot."

Una compañía que ha nacido después de que sus cinco creadores, explica Conejos, "cinco fracasados, por así decirlo, que nos juntamos después de venir de varias experiencias fallidas", hayan dado "muchas vueltas" hasta desembocar en Landbot. Yexir o Helloumi se llamaban sus primeros proyectos, que ofrecían mensajería instantánea o un mayordomo personal a partir de WhatsApp, Telegram o Messenger. "Pero eran servicios con mucha fricción, porque dependían de terceros y, además, nuestros clientes nos decían: 'Yo no quiero un mayordomo o un asistente personal, pero vuestra tecnología sí que me interesa'. En ese momento, reconsideramos el proyecto y lo transformamos de B2O a B2B, totalmente dirigido a la empresa".

Así fue Landbot lanzado al mercado en 2017, para cambiar totalmente la forma en que las empresas se relacionan con sus clientes ayudándoles a ofrecer experiencias sin fricción para sus usuarios. En lugar de utilizar un motor basado en inteligencia artificial como otros proveedores de 'chatbots', Landbot se distingue por tener una interfaz de usuario conversacional, bots para marketing y generación de leads. Una página de aterrizaje suele ser igual para cada visitante, pero Landbot, a través de preguntas y respuestas, adapta el contenido a cada individuo. El resultado es un aumento significativo en las tasas de conversión y una mayor satisfacción por parte del cliente.

"Con Landbot estamos democratizando el potencial de los chatbots para que cualquier persona sin conocimientos técnicos pueda construir fácilmente un flujo de conversación en solo unos minutos. Gracias a esta nueva financiación, vamos a mejorar Landbot para el usuario final y el proceso de construcción de bots. También planeamos agregar nuevas líneas de productos para cubrir todo el espectro del viaje del cliente", comenta el CEO de la firma, Jiaqi Pan. "Todas las empresas quieren tener chatbots, porque está de moda y quieren tener esa tecnología, y Landbot lo que hace es acercarla a esas empresas y que se puedan implementar en sus páginas web sin tener apenas conocimientos de informática".

Curiosamente, la empresa ha consegudo el 'éxito' y el perfecto funcionamiento de su producto cuando ha eliminado la Inteligencia Artificial del mismo, como explica Fran Conejos. "Nosotros empezamos, en nuestro modelo anterior, integrando inteligencia artificial (IA) en nuestros chatbots, teníamos dos expertos en IA en nuestra empresa, pero nos dimos cuenta de que eso no funcionaría de manera correcta y, por más que entrenábamos a nuestros bots y los hacíamos cada vez más potentes, cuando los exponíamos al usuario final no encontrábamos la manera de que pudieran entablar una conversación con el usuario."

Equipo de Landbot.
Landbot fue lanzada para cambiar las relaciones de las empresas con sus clientes. / L.I.

Conejo añade, además, que "generaban demasiada fricción este tipo de chatbots y por eso decidimos eliminar esa parte de IA y centrarnos en un modelo que se llama 'experiencias conversacionales', que pueden tener IA o no tenerla, y nos dimos cuenta de que si eliminábamos de la ecuación la IA, lo que teníamos era una tecnología que funcionaba muy bien. Puede que volvamos a utilizar IA, pero a día de hoy es mucho más económico para las empresas sin ella, es más fácil de montar y mucho más rápido".

En menos de un año, Landbot ya cuenta con más de 900 clientes en más de 50 países. EEUU es su principal mercado, con un crecimiento mensual entre el 30% y el 40% en su facturación, que les llevará a "facturar más de un millón de euros este año 2018 y alcanzar el 'break even'". Sin embargo, para convertirse en la mejor plataforma de creación de experiencias conversacionales y construir un producto de primera clase, Landbot reconoce que necesitan "captar el mejor talento". Así, su próximo movimiento será el traslado de su oficina central a Barcelona para tener mayor visibilidad con perfiles internacionales y triplicar así

-ahora son solo 120 personas en la empresa- su número de empleados.

La inversión permitirá a Landbot invertir más en el desarrollo de la marca. "En un mundo donde existen cientos de soluciones en el mercado, la única forma de ganar es diferenciarse a través de producto, servicio y marca. Hasta ahora, hemos confiado en el marketing boca-oreja y la viralidad del producto para crecer, pero eso cambiará ahora. Revisaremos todo el recorrido que hace nuestro cliente con la herramienta y alinearemos nuestra estrategia para ofrecerle una comunicación con sus usuarios sin fricción", explica Pan.

Cómo aprovechar un error informático para seducir a Uber, Alcatel o Bankinter

Ahora en portada

Comentarios