El proceso de reducción de deuda de la 'teleco'

Telefónica roza mínimos del año en bolsa pese a hacer caja con el 40% de Telxius

Encara el último mes del año rozando los 8,5 euros por acción, lejos de los 10,6 euros que alcanzó en marzo tras anunciar el acuerdo con KKR.

Imagen de la tienda de Telefónica en la madrileña Gran Vía.
Tienda de Telefónica en la madrileña Gran Vía. / José González

Telefónica ya ha cerrado los últimos flecos de su principal desinversión del año: la venta del 40% de Telxius, su filial de torres de telecomunicaciones y cable submarino, a la firma de inversión KKR. Una operación que, pese a que le va a permitir reducir su deuda en 1.275 millones de euros, no está dando aire a su valoración en bolsa. De hecho, la 'teleco' encara el último mes del año rozando los mínimos del ejercicio.

Los títulos de la operadora presidida por José María Álvarez-Pallete están cerca de los 8,5 euros por acción, a un paso de los 8,4 euros que alcanzaron a mediados de noviembre. Ese es, hasta ahora, su mínimo anual. Lejos quedan los 10,6 euros que Telefónica llegó a tocar en marzo, después de pactar la entrada de KKR en el accionariado de Telxius.

Se trata de su principal movimiento corporativo del año porque, descartadas adquisiciones, la operadora tampoco tiene en mente realizar más desinversiones en el corto plazo. Su objetivo, obviando Telxius, es reducir su pasivo a pulmón: con la generación de caja que le aporta su negocio.

Gráfico de la evolución de Telefónica en Bolsa en 2016.
 

El último paso en la reestructuración de la filial ha sido la entrada del fondo en el consejo de administración de la filial de infraestructuras. Llegan a la dirección de Telxius dos consejeras, Tara Davies y Cristina González, que trabajan en la oficina londinense de KKR. La firma también contará, como vicesecretario no consejero con Javier Amantegui.

La operadora mantiene tres consejeros: Guillermo Ansaldo Lutz, Enrique Blanco y Enrique Lloves; y Alberto Horcajo, que conserva la responsabilidad ejecutiva, pero no como consejero delegado; sino como director general. Así, quien deja el consejo como representante de Telefónica es María García-Legaz, hermana del presidente de Aena.

Recorte de deuda

En cuanto a cómo va su pasivo, al cierre del tercer trimestre del año, la deuda neta de Telefónica alcanzaba los 47.222 millones de euros (un 4,8% menos que un año antes). Ahí no se contabiliza el movimiento con KKR, porque la rúbrica a la operación ha llegado en la recta final del año. Primero, con la venta de un 24,8% (el 24 de octubre); y de otro 15,2% el pasado 13 de noviembre.

Más allá de ese paso, el recorte de pasivo viene del negocio puro y duro y de poner coto a sus inversiones. Entre enero y septiembre, su flujo de caja libre creció un 39%, hasta 3.226 millones.

En cuanto a la inversión, la reducción se ha concentrado, sobre todo, en España. En conjunto, el recorte de su volumen global de inversión (CapEx) en ese periodo fue del 2,3% (5.962 millones de euros). Sin embargo, en España fue del 14,5% (1.097 millones), dado que se trata del mercado donde su inversión en infraestructuras de red está más consolidada. La operadora situará así la relación entre deuda neta y Oibda (el beneficio bruto antes de amortizaciones) en 2,72 veces, cuando al cierre de septiembre estaba en 2,8.

También avanza en recortar la vida media de ese pasivo que, ahora, sitúa en 7,85 años. "Nos permite construir una fuerte posición de liquidez, para afrontar cómodamente los vencimientos de los dos próximos años", aseguró a los analistas el consejero delegado de la compañía, Ángel Vilá, tras presentar sus resultados trimestrales. Mientras, el coste medio de esa deuda está en el 3,23%, 71 puntos básicos por debajo de finales de 2016. Si cambia el escenario de tipos en Europa, esa capacidad de refinanciación también variará.

Ahora en Portada 

Comentarios