Lunes, 19.08.2019 - 16:50 h
Primeros roces con Ciudadanos

Valls dribla a Rivera y ofrece sus votos para que Colau se convierta en alcaldesa

El exprimer ministro francés se reúne con Inés Arrimadas. El objetivo es evitar que los independentistas gobiernen en el Ayuntamiento de Barcelona. 

Valls ofrece sus votos a Colau para ser alcaldesa
Valls ofrece sus votos a Colau para ser alcaldesa./EP

Manuel Valls tiene una de las llaves para evitar que los independentistas gobiernen en el Ayuntamiento de Barcelona durante los próximos cuatro años. Los partidos en liza ya están protagonizando los primeros movimientos de cara a los pactos postelectorales y la figura del exprimer ministro francés se antoja como decisoria: hacer alcaldesa a Ada Colau salvando el veto de sus socios de Ciudadanos a los comunes, o no; esa es la cuestión. Y eso es lo que ha ofrecido el propio Valls este miércoles.

La victoria de ERC, con Ernest Maragall como cabeza de cartel, en los comicios del pasado domingo ha encendido la alarma entre el gran empresariado catalán. Algunos están en guardia y ya miran a Valls como la clave de bóveda para conseguir que los secesionistas se hagan con el bastón de mando de la ciudad. El líder republicano ya ha enseñado sus cartas: un tripartito secesionista junto a Junts y Colau, pero la todavía alcaldesa ya ha declarado en público que no quiere que Barcelona sea independentista.

La opción que se está manejando en este momento, tanto entre el empresariado como en los partidos constitucionalistas, es la llamada 'vía Iceta'. Es decir, un acuerdo a tres bandas entre Colau, el socialista Jaume Collboni y el propio Valls. Los números darían: 10 concejales de Barcelona en Comú, 8 del PSC... y harían falta 3 más de llegar hasta los 21 votos en los que está fijada la mayoría absoluta. Barcelona pel Canvi cuenta con 6 actas.

Pero para hacer alcaldesa a Colau, Valls tendría que driblar las reticencias de su aliado Albert Rivera, enemigo declarado de la alcaldesa y alguien con quien nunca pactaría nada. Y los movimiento ya han comenzado. En las últimas horas se ha podido visibilizar cierto distanciamiento entre el exprimer ministro francés y la cúpula naranja. La amenaza es clara: si Cs pacta con Vox en algunos gobiernos romperá con ellos. Esta circunstancia abriría el camino hacia el pacto en Barcelona. Y un detalle importante: ayer Valls se reunió con Inés Arrimadas en un céntrico hotel de Barcelona y esta mañana ha confirmado que ofrece dar su apoyo "sin condiciones" a un gobierno de Colau y Collboni en la ciudad condal.

Además, hay que tener en cuenta que para que Colau pueda ser investida alcaldesa no hace falta que los seis concejales de Barcelona pel Canvi. Bastaría con que la mitad del grupo en el consistorio, tres representantes, votara a favor de Colau. Y esa es otra circunstancia que ya se está manejando entre los empresarios y por el líder socalista catalán Miquel Iceta como plausible e, incluso, deseable. La clave estaría en convencer a Colau de que el apoyo de los concejales electos de la parte de Valls no se pueden contabilizar como "apoyo de Ciudadanos", de forma que podría "salvar la cara" ante su electorado. 

Hay que recordar que en la candidatura de Valls hay dos concejales electos que no tienen en carné naranja: el exministro socialista Celestino Corbacho y la exsenadora de Unió Eva Parera. Ellos tres, en definitiva, podrían hacer alcaldesa a Colau y fijar un dique de contención con el independentismo. Los otros tres, Mari Luz Guilarte, Paco Sierra y Marilén Barceló, han sido cargos electos del partido naranja.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios