Lunes, 20.01.2020 - 16:27 h
No te olvides

Cambio de hora: el sábado vuelve el horario de verano y a las 2 serán las 3

Una medida no exenta de polémica tras la decisión del Parlamento Europeo de retrasar hasta 2021 la decisión de unificar los horarios en el continente.

Cambio de hora verano

Este sábado los relojes volverán a adelantarse una hora, a las 02.00 de la madrugada serán las 03.00, dando entrada así al conocido como 'horario de verano'. Una medida no exenta de polémica tras la decisión del Parlamento Europeo de retrasar hasta 2021 la decisión de unificar los horarios en el continente.

La propuesta de terminar con esta práctica se planteó por la Comisión Europea tras la encuesta en la que un 84% de los 4,6 millones de europeos expresó el deseo de terminar con los cambios de hora.

Varios estudios recogen que el ahorro energético es mínimo, por lo que no se justifica el cambio de hora. Otros expertos han señalado los efectos negativos del "pequeño jet lag" que se produce en el organismo con los cambios de hora, los mismos que según otras opiniones son mínimos.

Sin embargo, el catedrático de Física Aplicada de la Universidad de Santiago de Compostela, Jorge Mira, uno de los trece expertos que asesora al Gobierno de España en esta materia, ha manifestado que el no cambiar de hora tendría un impacto económico en España, sobre todo en zonas turísticas.

Mira sostiene que si se mantiene el horario de invierno (UTC+1) todo el año, durante cuatro meses amanecería en Barcelona a las 06.00 de la mañana, mientras si se establece el de verano, en Galicia verían el sol a partir de las 09.00 de la mañana durante el mismo periodo de tiempo al año.

El experto ha señalado que a pesar del pequeño "desajuste" con el cambio horario que se pueda producir en las personas, es un cambio beneficioso por la sintonía de las personas con el ciclo solar, no tanto por el ahorro energético.

Este cambio de hora supondrá más horas de luz, y con la entrada del verano más horas de calor, por lo que algunos expertos recomiendan para mantener una temperatura adecuada en los edificios, la instalación de persianas y toldos, así como pérgolas en las zonas de jardín.

Asimismo, adaptar la iluminación existente en cualquier zona en la que esté programada para el horario de invierno.

Antes de adoptarse el cambio de hora a finales de los años treinta, la población europea vivía de acuerdo al horario solar, la irrupción de la energía eléctrica y la era industrial produjo cambios que han obligado a la población a modificar hábitos alejados de su medio natural.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING