Martes, 13.11.2018 - 17:56 h
Hasta 2.600 evacuados 

El incendio de Llutxent calcina 40 casas, arrasa 3.000 hectáreas y amenaza Gandía

La Generalitat mantiene "un moderado optimismo" sobre la evolución de las llamas y solicita a los vecinos que se mantengan tranquilos. 

Fotografía fuego, incendio Llutxent
El incendio de Llutxent calcina 40 casas, arrasa 3.000 hectáreas y amenaza Gandía./ EFE

El incendio forestal de Llutxent (Valencia) ha quemado ya más de 3.000 hectáreas de seis municipios, ha obligado a desalojar a más de 2.600 personas y ha afectado a unas 40 viviendas de urbanizaciones de Gandía, aunque la Generalitat mantiene "un moderado optimismo" sobre su evolución.

Continúan activos los dos frentes del incendio, que se inició el lunes pasado. Este miércoles ha soplado el viento, pero el aporte de calor ya no es tan alto como el martes y hay una carga de humedad que hace pensar en un posible control del fuego.

El director general de la Agencia de Seguridad y Respuesta a las Emergencias de la Generalitat, José María Ángel, ha explicado a la Agencia Efe que estas circunstancias "nos hacen pensar que podemos ir a un umbral de dominio sobre la evolución del fuego" y su "perimetraje".

En la zona del incendio trabajan 28 medios aéreos y más de 700 personas entre forestales de la Generalitat, bomberos de los consorcios provinciales de Valencia, Castellón y Alicante y del parque de Valencia, así como miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Los vecinos esperan con incertidumbre 

Mientras tanto, los vecinos desalojados esperan con incertidumbre y nerviosismo en las zonas de seguridad habilitadas por la Guardia Civil poder regresar a las viviendas para conocer su estado. Según ha informado el Ayuntamiento de Gandía en su cuenta de Twitter, los técnicos municipales han podido acceder a alguna de las zonas de Montepino, Montesol y Las Cumbres para hacer una primera valoración de los daños y han calculado que el fuego ha afectado a cerca de 40 viviendas.

El consistorio ha habilitado dos puntos de realojo, el Espai Baladre y el Centro de Convivencia de Corea, y ha instalado en el primero de ellos un punto para los vecinos afectados para informarles sobre la situación de las viviendas. Asimismo, el Ayuntamiento ha informado de que ha puesto en marcha una brigada de veterinarios que recorren la zona del incendio para recoger los animales.

Además, ha acordado por unanimidad de los grupos municipales solicitar al Gobierno la declaración de emergencia de las zonas dañadas por el incendio de Llutxent, así como ayudas económicas por daños y la apertura de líneas de préstamos preferenciales subvencionadas por el Instituto de Crédito Oficial.  Esta declaración se pide para la zona Marxuquera Alta y las urbanizaciones de Montesol, Montepino, Las Cumbres y la Ermita y "al resto de zonas de este municipio que resulten dañadas" por el incendio.

Un rayo, el origen de las llamas 

Este miércoles el president de la Generalitat, Ximo Puig, ha asegurado que la situación del incendio seguía siendo "extremadamente complicada" y que estaban pendientes de la evolución de la meteorología. También ha confirmado que un rayo ha sido la causa del origen del incendio. Puig ha destacado que la prioridad es la seguridad de las personas y por eso ha pedido a los desalojados que se mantengan en esas condiciones, a pesar de "lo doloroso que es dejar tu casa".

La organización ecologista WWF ha considerado este miércoles "urgente" cambiar el enfoque en la lucha contra los incendios y apostar por la prevención para crear un paisaje menos vulnerable al fuego, y Greenpeace ha reclamado una mayor planificación para evitar episodios de emergencia social ante los grandes incendios forestales como este. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios