Miércoles, 13.11.2019 - 18:49 h
Es un mínimo del 0,5% sobre el valor total del crédito

El Supremo rectifica: el banco es quien debe pagar el 'impuesto de las hipotecas'

El alto tribunal modifica su jurisprudencia sobre el tributo de Actos Jurídicos Documentados (AJD), que hasta ahora pagaba siempre el cliente.

Tribunal Supremo de España
El Tribunal Supremo ha modificado su propia jurisprudencia sobre hipotecas. / EP - Archivo

El Tribunal Supremo acaba de señalar que quien debe abonar el impuesto sobre actos jurídicos documentados en las escrituras públicas de préstamo con garantía hipotecaria es la entidad prestamista, no quien recibe el préstamo. Con esta decisión cambia de arriba abajo el panorama actual en la firma de los créditos para la adquisición de vivienda y el reparto de gastos que hasta ahora se había producido. 

[Actualización: Los doce votos en contra del fallo de las hipotecas avisan: se quiebra la confianza]

En una sentencia del pasado 16 de octubre, de la que ha sido ponente el magistrado Jesús Cudero, la Sala Tercera del Tribunal Supremo (Sección Segunda) modifica su jurisprudencia anterior e, interpretando el texto refundido de la ley del impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados y su reglamento, concluye que no es el prestatario el sujeto pasivo de este último impuesto en las escrituras notariales de préstamo con garantía hipotecaria (como aquella jurisprudencia sostenía) sino la entidad que presta la suma correspondiente.

Hay que recordar que el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) supone un gravamen de entre el 0,5% y el 2%, dependiendo de la comunidad autónoma de la que se trate y, hasta ahora, siempre había recaído en el cliente. 

Según la nota remitida por el Supremo, la sentencia tiene en cuenta que el negocio inscribible es la hipoteca y que el único interesado en la elevación a escritura pública y la ulterior inscripción de aquellos negocios es el prestamista, que solo mediante dicha inscripción podrá ejercitar la acción ejecutiva y privilegiada que deriva la hipoteca.

La sentencia anula un artículo del reglamento del impuesto (que establecía que el prestatario es el sujeto pasivo del impuesto) por ser contrario a la ley. En concreto, se trata del artículo 68.2 de dicho reglamento, aprobado por Real Decreto 828/1995, de 25 de mayo.

La decisión cuenta con un voto particular discrepante, emitido por el magistrado Dimitry Berberoff, que postula el mantenimiento de la jurisprudencia anterior, y otro concurrente, del magistrado Nicolás Maurandi, que considera que la sentencia debió incidir en la existencia de dos impuestos en el de actos jurídicos documentados y en el principio de capacidad económica previsto en el artículo 31 de la Constitución.

En febrero de este año, el Supremo dictaminó que quien debía hacer frente al impuesto de actos jurídicos documentados era el cliente y no las entidades con las que se suscribe el préstamo; por unanimidad, el pleno de la sala de lo Civil descartó entonces abuso en la aplicación sobre el prestatario del gravamen. La sentencia ha contado también con un voto concurrente -acepta el fallo pero discrepa en algún punto de la argumentación- del magistrado Nicolás Maurandi.

Aunque comparte el dictamen, Maurandi cree que el citado impuesto engloba no uno sino dos tributos: el gravamen sobre documentos notariales y el gravamen sobre actos jurídicos documentados notarialmente. Al tratarse de dos tributos diferentes, explica Maurandi según Efe, son también distintos los elementos que hay que tener en cuenta para determinar quién es el sujeto pasivo y debe hacerle frente.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios