Martes, 23.10.2018 - 21:01 h
Financiación autonómica

Montoro pasa de los sabios y preserva los privilegios fiscales al nuevo Cupo Vasco

El informe de los expertos abogaba por mejorar el cálculo del Cupo para aproximar la contribución de las Haciendas Forales a la del resto de CCAA

El consejero vasco de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, el diputado de Hacienda de Gipuzkoa,Javier Larrañaga, el de Bizkaia, José María Iruarrizaga, y el de Álava, José Luis Cimiano (EFE/Zipi)
El consejero de Economía del Gobierno Vasco, Pedro Azpiazu, el diputado de Hacienda de Gipuzkoa,Javier Larrañaga, el de Bizkaia y el de Álava (EFE/Zipi)

"Si quieres solucionar un problema, nombra un responsable; si no lo quieres solucionar, designa una Comisión". La frase se atribuye en origen a Napoleón y ha sido reformulada con posterioridad, y con éxito, por figuras de gran calado, de Winston Churchill a los Monty Python. El caso es que pasan los años e incluso los siglos y el silogismo continúa ajustándose como un guante a la realidad. El último ejercicio de demostración se ha vivido este jueves en el Congreso de los Diputados con la aprobación de la nueva ley quinquenal del Cupo, en virtud de la cual el País Vasco abonará al Estado 1.300 millones anuales en concepto de Cupo hasta 2021, lo que supone 225 millones menos de lo que estaba fijado en función del anterior acuerdo firmado en 2007.

Una ley y un acuerdo que se ha cerrado sin atender en lo más mínimo a las recomendaciones de reforma planteadas por el Grupo de Expertos en Financiación Autonómica reunidos por el Ministerio de Hacienda, a los que, entre otras cuestiones, se les pidieron ideas para mejorar el equilibrio interterritorial del sistema. 

El informe de los expertos consideraba "imprescindible" una reforma del método de cálculo del Cupo Vasco, singularmente de los ajustes por consumo en el IVA que, coincidían, estaban realizados al margen de lo que establece la ley. Según el informe de los expertos, solo con ese ajuste se reducirían de manera significativa las disparidades de financiación entre las Haciendas Forales y los territorios de régimen común.

Pero el informe aún iba más allá y planteaba el establecimiento de una cuota fija de solidaridad en el Cupo Vasco y el Concierto Navarro como contribución foral al mecanismo de solidaridad interterritorial con el resto de comunidades autónomas y como forma de visibilizar la contribución de los regímenes forales al bienestar común.

Nada de eso se incluye en la fórmula de cupo que ha sido negociado de forma directa por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, con el consejero de Economía y Hacienda del Gobierno Vasco, Pedro Azpiazu,  por el cauce de la alta política y al mismo tiempo que los expertos deliberaban sobre el futuro del mecanismo, en una situación que ha provocado el enfado y la indignación de no pocos expertos.

¿Qué el Cupo Vasco?
 
El Cupo es la aportación que hace Euskadi cada año a las arcas comunes del Estado por las competencias no transferidas al Gobierno autonómico, como infraestructuras (aeropuertos, puertos, ferrocarriles), defensa y representación exterior. Con este dinero se contribuye también al mantenimiento de las instituciones comunes, como el Congreso y el Senado. En esta noticia se explica su funcionamiento

La cuantía del Cupo se determina en leyes quinquenales pactadas por los gobiernos central y vasco. La última fue aprobada en 2007 y debía haberse renovado en 2011, pero no ha sido posible hasta ahora por las discrepancias en la metodología para calcularlo.

Apoyo a los presupuestos

El pasado mayo los gobiernos central y vasco firmaron el acuerdo sobre el Cupo que estuvo vinculado al pacto cerrado entre el PNV y el Gobierno de Mariano Rajoy para que los nacionalistas apoyaran los Presupuestos Generales del Estado y que incluyó también otros temas como la "Y" ferroviaria vasca y las tarifas eléctricas en la industria.

De esta manera se puso fin a diez años de desavenencias, ya que el último acuerdo se fijó en 2007 y entonces el Cupo se estableció en 1.525 millones anuales.


En el acuerdo alcanzado este año también se establece que el Estado deberá devolver a Euskadi 1.400 millones por los retrasos acumulados desde 2007.

Este reintegro se hará efectivo de forma creciente hasta 2021: un 10 % en 2017 y un 15%, 20%, 25% y 3 % respectivamente en ejercicios posteriores.

El acuerdo anterior a 2007 en materia de Cupo tuvo lugar en 2002 y entonces la cantidad fijada fue de 1.090 millones de euros.

Ahora en Portada 

Comentarios