Lunes, 20.05.2019 - 17:32 h
La pista falsa de la camiseta fue la clave

La Guardia Civil cree que Ana Julia actuó con planificación y la acusa de asesinato

Los investigadores centraron las pesquisas en la pareja del padre del niño desde una semana antes de encontrar el cuerpo en su maletero.

El teniente coronel Jefe Accidental de la Comandancia de Almería y el comandante de la UCO
El teniente coronel Jefe Accidental de la Comandancia de Almería y el comandante de la UCO / EFE

Los máximos responsables del equipo que durante 12 angustiosos días se han encargado de la investigación del caso de Gabriel Cruz, el Teniente Coronel José Hernández Mosquera y el Comandante de la UCO Juan Jesús Reina, han explicado en una rueda de prensa todos los detalles de la que ha sido la mayor búsqueda coordinada de un desaparecido.

Como sucediera con el hallazgo del cuerpo de la joven Diana Quer, el extraordinario impacto mediático y la gravedad de los hechos, han hecho que excepcionalmente la Guardia Civil dé todas las explicaciones pertinentes sobre un caso que sigue bajo secreto de sumario.

La Guardia Civil sospechaba con toda certeza desde una semana antes de encontrar el cuerpo, que la pareja del padre, Ana Julia, era quien había matado a Gabriel Cruz, sobre todo desde que ella misma encontró la camiseta del niño, en una zona de difícil acceso que ya había sido rastreada y a la que ella había provocado ir. Ana Julia estaba sola en el momento en que dijo encontrar la camiseta. Los investigadores no encontraron ningún indicio más en la zona pero, desde ese 3 de marzo, la Guardia Civil centra sus investigaciones en ella ya que durante toda la investigación sumaba una serie de incongruencias que la pusieron en el punto de mira. Investigaron su pasado y sus antecedentes, y abrieron una línea de investigación que después ha sido la clave para la resolución del caso. 

Los agentes establecieron una estrecha vigilancia sobre Ana Julia y detectaron que solía desplazarse a una propiedad que tiene Ángel en Rodalquilar, una localidad cercana a las Hortichuelas, la cual estaba en reforma, y lo hacía siempre acompañada. La vivienda había sido inspeccionada por diferentes familiares, según tenía constancia la Guardia Civil.  Han añadido que la prensa llegó a entorpecer en las labores de seguimiento y decidieron llevar a cabo una maniobra para desviar la atención de lo medios para que ella no tuviera tanta presión. Y lo consiguieron.

Ana Julia actuó el día 11 cuando acudió a la vivienda sola por primera vez. La Guardia Civil, que la vigilaba de cerca, observó como desenterraba en el jardín unos tablones y sacó un cuerpo que encajaba con el de Gabriel. Lo metió en el maletero y salió dirección Almería. Cuando llegó a Vícar, la policia judicial descubrió el peor final que podían esperarse. Ana Julia había metido el cuerpo enrollado en una manta, en buen estado general, semidesnudo, solo con la ropa interior.

"Queríamos que cometiera el último error y finalmente lo hizo en la mañana del domingo cuando se vio un poco liberada", ha comentado el Comandante de la UCO.

El Teniente Coronel ha aclarado que mantienen la hipótesis de que Ana Julia actuó sola de acuerdo a su "patrón ilógico" y "con cierta ambición económica". Barajaron también el móvil económico porque la detenida mostró además interés para que la familia subiera la recompensa económica para quien aportara pruebas sobre Gabriel.

Pero además, la Guardia Civil no tiene duda de que la detenida actuó de forma premeditada y la acusan de "detención ilegal y asesinato". "Estamos convencidos de que tenemos la carga de prueba para demostrar los hechos", han defendido los investigadores.

Destacan, sobre todo, que Ángel no tiene nada que ver con el caso pues para él "el niño lo era todo. Asimismo, descartan cualquier vinculación del hombre al que detuvieron por quebrantar la orden de alejamiento que tenía impuesta sobre la madre de Gabriel.

La autopsia ha revelado que la muerte se produjo el 27 de febrero, mismo día de la desaparición, y que fue por asfixia. Durante la estancia en dependencias policiales, Ana Julia ha confesado su autoría y  que había arrojado el resto de la ropa en un contenedor de vidrio en la localidad de Retamar, prendas que ya han localizado. El cuerpo de Gabriel habría permanecido todo el tiempo enterrado en el mismo sitio. Según la autora del crimen, los hechos se habría producido tras una fuerte discusión con Gabriel, pero los padres han afirmado que los comentarios a los que Ana Julia hace referencia no son propios del niño, por lo que no creen en su versión.

El dispositivo de búsqueda contó con más de 5.000 personas: más de 3,000 voluntarios que quisieron apoyar a los 2.000 miembros de los equipos profesionales en el rastreo de 625 kilómetros. Han explicado que la línea de la investigación estaba marcado por el convencimiento de que Gabriel seguía vivo. "La pretensión era que Ana nos llevara al niño vivo", el ritmo y las acciones de la investigación hubieran cambiado de haber sabido la realidad del niño, ya que querían mantener su seguridad.

Tras esta rueda de prensa, culminan la Operación Nemo, en un claro homenaje al movimiento que Patricia ha promovido en la sociedad en memoria del 'pescaito', como se ha referido a su hijo en todo momento.

Ahora en Portada 

Comentarios