Domingo, 09.12.2018 - 21:39 h
Apoyo total a los valores del expresidente

Feijóo asegura que "muchos españoles comparten todo lo que dice Aznar"

Cree que proponer la eliminación de los aforamientos al hacer balance de los cien días de Gobierno “no viene a cuento”.

Feijóo, tras el Consello de la Xunta
Alberto Núñez Feijóo, tras un Consello de la Xunta / XUNTA DE GALICIA 

El presidente de la Xunta de Galicia y que fue aspirante a presidir el PP a nivel nacional, Alberto Núñez Feijóo, asegura que hay muchos españoles que están de acuerdo con las últimas declaraciones de José María Aznar en el Congreso de los Diputados durante la comisión de investigación por la financiación ilegal del partido. En una entrevista en el programa Espejo Público, el líder gallego mostró su apoyo a los valores que defiende el expresidente del Gobierno y advirtió que “el objetivo de esa comparecencia era desacreditar a Aznar y los que han quedado desacreditados han sido todos los demás”.

Núñez Feijóo asegura que encuentros como el de Aznar y González para hablar de la Constitución cuarenta años después es un alivio y coincidió en su diagnóstico sobre la división social en Cataluña y la necesidad de hacer reformas de futuro en España. A pesar de ello, el responsable de la Xunta aseguró que “la política española de este momento es la más inconsistente y frívola de los últimos cuarenta años”. A su entender, estamos mucho peor que hace cien días, sobre todo en términos de inestabilidad política, algo que se demuestra por la caída de la inversión extranjera y la pérdida de confianza de los inversores, que no se fían de que “gobierna una partido que ha perdido dos veces las elecciones, que ha quitado a otro que las había ganado dos veces”.

No es momento de aforamientos

Una de las justificaciones en las que Nuñez Feijóo fundamenta sus críticas es en el hecho de aprovechar la presentación del balance de cien días de Gobierno para proponer algo como los aforamientos, que ahora mismo está fuera de lugar. “Solo un presidente que quiere poco a su país y respeta poco la Constitución hace una propuesta como esa en el balance de los cien días”, dijo.

A pesar de todo ello, el responsable del PP reconoció que su partido está a favor de reducir esos aforamientos, pero siempre que se haga una selección. En su opinión y en el caso de los políticos (unos 17.000 aforados en España), hay que distinguir cuando se trata de lo que hacen en el ejercicio de su cargo o fuera de él. Recordó que los aforamientos no evitan un juicio, sino que están para tener un sistema reforzado y seguro para juzgar a quienes están al servicio de los ciudadanos en muchas de sus facetas. “Un aforado siempre será juzgado por un tribunal colegiado de más prestigio, por pura seguridad ante resoluciones unipersonales de los jueces”, explicó.

El presidente gallego aprovechó la entrevista para destacar los buenos datos económicos de su comunidad autónoma, que tiene un endeudamiento público por debajo de la media del que hay en todas las autonomías. El déficit gallego está en un 2,2%, y la intención de su ejecutivo es seguir bajando impuestos siempre que se pueda. “El Gobierno central va a subir los impuestos y el de Galicia los va a bajar”, aseguró.

Dos meses después del periplo que sufrió el PP para nombrar a un sucesor de Rajoy, el líder gallego aseguró que su decisión de no presentarse en ese proceso la tomó la misma tarde que lo anunció. “Yo tenía que elegir entre los gallegos y presidir mi partido, y elegí a los gallegos, porque no encontré ninguna razón para dejar a los gallegos y venirme a Madrid”, reiteró.

Ahora en Portada 

Comentarios