Martes, 10.12.2019 - 13:53 h
Alegato independentista

Aragonès llama a Sánchez al diálogo "sin condiciones"... y sin unidad de España

El vicepresidente de la Generalitat considera que el acuerdo de Pedralbes es una buena base para negociar, al que añade aministía y autodeterminación.

Pere Aragonés
Aragonès llama a Sánchez al diálogo "sin condiciones"... y sin unidad de España. / EP

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha hecho un gran alegato político en favor de la independencia de Cataluña este jueves en Madrid, durante un desayuno organizado por Europa Press, y ha vuelto a llamar a Sánchez al diálogo "sin condiciones", pero con la premisa de que desde "el independentismo mayoritario que gobierna Cataluña", ellos nunca aceptarán la unidad de España. A pesar de insistir en la necesidad de hablar y de seguir llamando a Sánchez para hablar, el que se postula como posible nuevo líder de Cataluña asegura que no hace falta saltarse la ley para conseguir su objetivo, pero avala todas las actuaciones que se está. Haciendo en su Parlament, que como institución tiene derecho a posicionarse si re cualquier cuestión.

Pere Aragonès ha rechazado de plano la sentencia del proces y ha advertido que se le ata hasta el TEDH de Estrasburgo, sobre todo porque "no se puede dialogar cuando diez de las personas que tienen que hacerlo están en la cárcel". A su entender, por la misma razón que los líderes catalanes están condenados, se podría haber sentenciado por sedición a todo lo que o urgió en Madrid con el 15-M, por ejemplo, o se podría actuar contra multitud de colectivos sociales que defienden sus derechos frente al Estado.

Tras apostar por un diálogo sin condiciones, que apueste por mayorías amplias para tomar de idiomas y garantías de que se cumplirán, Aragonès puso como base para hablar el acuerdo de Pedralbes, al que habría que añadir hablar de una posible amnistía para los presos y admitir que es posible el derecho de autodeterminación. En esa mesa deberían estar ambos gobiernos y representantes de las mayorías parlamentarias actuales o tras el 10-N. Aragonès reconoció que él mismo ha mantenido conversaciones en los últimos días con la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, "por diversos métodos de comunicación", pero advirtió que "aunque no se traguen", lo importante es que se vean los presidentes.

"No nos va a derrotar una sentencia"

El también conseller de Economía de la Generalitat aprovechó para destacar los buenos datos económicos que presenta la comunidad catalana en el último año, con un crecimiento que duplica la media española, el paro en el 11,5% y las exportaciones al alza, si bien no mencionó la deuda que arrastra su administración con la banca y con el Estado. Pese a las llamadas a la moderación y a la negociación, Aragonès quiso dejar muy claro desde el inicio de su intervención que el objetivo de su formación es tener una república independiente en Cataluña, con la seguridad de que no será expulsada de la Unión Europea. 

Ante un foro de dos centenares de personas, sin empresarios ni miembros del Gobierno, el líder catalanista advirtió que el gran problema actual es tener un presidente en Madrid "tacticista", más que "estadista", de forma que no tiene en cuenta una visión a largo plazo del problema político que hay en Cataluña. "Nosotros somos independentistas y demócratas, y lo que hay que saber es si el gobierno es demócrata, o solo un defensor de la unidad de España", insistió Aragonès. 

Tras rechazar de plano la sentencia del procés, el político de ERC insistió en que ningún proceso va a parar el objetivo de una Cataluña independiente. "No nos a a derrotar una sentencia, solo las urnas pueden hacerlo, y nunca vamos a desparecer", ratificó.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING