Viernes, 16.11.2018 - 04:58 h
Anticorrupción pide nuevas imputaciones

Redacción de pliegos y mordidas fijas: así amañó Cofely los contratos de la Púnica

La Fiscalía pone el foco en los municipios de Almendralejo y Collado Villalba por las adjudicaciones irregulares a la empresa clave de la trama. 

David Marjaliza
Marjaliza confesó  estas irregularidades en los contratos de eficiencia energética. / EFE

Cuando parecía que la instrucción de la pieza Cofely, dentro de la trama Púnica, tocaba a su fin, las últimas declaraciones en sede judicial han hecho que la Fiscalía Anticorrupción vuelva a pedir una nueva batería de diligencias de cara a conocer más detalles sobre la adjudicación presuntamente irregular de contratos de los municipios de la Comunidad de Madrid a dicha multinacional francesa.

En dos escritos dirigidos al Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional y a los que ha tenido acceso La Información, el Ministerio Fiscal relata que las últimas pesquisas vienen a evidenciar lo confesado por parte de algunos investigados en esta trama; esto es, que los contratos de eficiencia energética que fueron a parar a la empresa clave de la Púnica, estaban amañados desde antes incluso de la redacción de los pliegos.

Por ello, las fiscales del caso Carmen García y Teresa Gálvez interesan al instructor Manuel García Castellón, nuevas citaciones de investigados. Se trata, por un lado del concejal de Alumbrado Público del Ayuntamiento de Almendralejo, José Antonio Regaña y de Francisco Pintado, exconcejal de Urbanismo de Collado Villalba. Diligencias a las que ha dado el visto bueno el magistrado.

Anticorrupción atribuye a Regaña los delitos de fraude, revelación de secretos y cohecho y explica que, aunque en su declaración en calidad de testigo ante la Guardia Civil negó cualquier implicación con los hechos, se sospecha que participó en en una adjudicación irregular a Cofely del año 2014. De hecho, era su concejalía la que tenía la competencia para determinar el presupuesto de la licitación, exponer la necesidad del contrato y elaborar los pliegos de las cláusulas administrativas.

Precisamente, un subordinado suyo dentro del consistorio confesó en sede judicial que el propio Regaña le apartó de este asunto para que sus valoraciones en calidad de técnico “no fuesen atendidas”. Esto allanó el camino a que desde Cofely se redactaran directamente los pormenores del contrato, garantizándose así al cien por cien que serían los adjudicatarios del mismo.

"Importantes comisiones" a cambio

Además del amaño de condiciones, las fiscales resaltan que en este proceso se pagaban también “a ediles y funcionarios importantes comisiones” por la operativa. Este mismo año, exdirectivos de la compañía confesaron ante el juez que la práctica estaba tan asentada que hasta contaban con una partida fija para este tipos de amaños que camuflaban bajo facturas con conceptos completamente ficticios.

En lo que respecta a Pintado, el Ministerio Fiscal va más allá y le responsabiliza de consultar directamente con los directivos de Cofely temas clave como el baremo para comparar la puntuación de las ofertas o el precio de los contratos. Además se hace de eco de que actuó en "connivencia” con el también investigado Pedro García durante el proceso de redacción de condiciones de la adjudicación que se produjo entre los años 2012 y 2013.

Mordidas preparadas antes de la adjudicación

Añade que la empresa ya separaba de sus “planes financieros” la parte que iba a ir para adjudicarse el contrato, incluso antes de que se formalizara. En concreto, se han aportado indicios a la causa de que se hizo un primer pago “de compromiso” de 100.000 euros si bien luego las facturas ficticias ascendieron a 200.000 euros.

También explican que muchas de éstas se giraban a empresas del considerado como ‘conseguidor’ de la Púnica, el empresario David Marjaliza. De hecho, él mismo ha relatado en más de una ocasión en la Audiencia Nacional la existencia de esta práctica y su labor como mediador entre los funcionarios de los consistorios madrileños salpicados por esta corruptela y determinados directivos de la compañía.

Estas diligencias se suman a la citación en calidad de investigado para el próximo 22 de noviembre del que fuera máximo responsable de Cofely, Didier Roger Maurice. El magistrado acordó tomarle declaración tras solicitarlo él mismo a petición propia.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios