Viernes, 13.12.2019 - 07:13 h
Con información sensible de la Corporación

Alarma en RTVE: ni rastro de 6 USBs con datos bancarios robados a un sindicalista

La investigación interna de Rosa María Mateo concluye sin éxito. Sustraídos datos económicos sobre la actual plantilla y los 4.150 'jubilados de oro'.

Rosa María Mateo, administradora única de RTVE.
Alarma en RTVE: ni rastro de 6 USBs con datos bancarios robados a un sindicalista. / EP

12 de noviembre de 2018. Un dirigente de Comisiones Obreras (CCOO) deja en una sala de RTVE "su bolsito". Lo hace en la Oficina de atención al Partícipe, ubicada en el despacho E 001 bis, en Prado del Rey. En él, además de documentación personal del sindicalista, hay guardados seis 'pendrives' sin cifrar y que contienen información sensible de la Corporación que no debería hacerse pública. Sale de la oficina y cuando vuelve las memorias USB han desaparecido. Casi cuatro meses después nada se sabe de esos dispositivos sustraídos.

Lo que contenían los seis lápices de memoria eran datos especialmente delicados que nunca deberían haber salido de allí. 'Pendrive' número 1: información sobre el Comité de Empresa de RTVE en Madrid, como actas, expedientes, contratación, adscripciones, peticiones de los trabajadores... 'Pendrive' 2: información judicial, como demandas, sentencias, cálculos económicos, acuerdos judiciales... 'Pendrive' 3: documentación sobre el Fondo de Pensiones; a saber: actas, normativas, casos particulares, publicaciones, convocatorias…). 'Pendrive' 4: información sobre el Plan de Pensiones con las aportaciones de los partícipes, documentación sobre los Presupuestos Generales del Estado, cuentas anuales de la Corporación RTVE e información sobre temas personales, como cuentas bancarias o ingresos económicos. 'Pendrive' 5: datos sobre los censos de la Corporación y de la Inspección de Trabajo (denuncias, resoluciones, acuerdos y reuniones). Y 'pendrive' 6: detalles internos sobre Comisiones Obreras (congresos, actas, convocatorias…).

Fuentes internas explican que el robo de los seis 'pendrives' estuvo rodeado de todo un cúmulo de despropósitos. En primer lugar, el dirigente de CCOO tardó diez días en comunicar que le habían sustraído dichos dispositivos digitales. Lo hizo el 22 de noviembre, día en el que presentó una denuncia interna ante la Dirección de Seguridad de RTVE. Se perdió, por tanto, más de una semana vital para la investigación. Para más inri, el propio trabajador no comunicó hasta el 7 de diciembre, casi un mes después del suceso, que en esa media docena de memorias digitales tenía guardadas toda la información sensible relatada. 

La cúpula de RTVE, por tanto, tardó prácticamente un mes en ponerse en marcha. Lo que hizo entonces, ya a contracorriente, fue aplicar un protocolo interno establecido para este tipo de robos. Primero presentó una denuncia ante la Dirección General del Cuerpo Nacional de Policía. Fue el 11 de diciembre (29 días después del robo), detallando todo lo que contenían estos 'pendrives'. Asimismo, la Corporación registró el 14 de diciembre una notificación a la Agencia Española de Protección de Datos exponiendo lo sucedido.

Cinco días más tarde, el día 19, RTVE tuvo que informar a los trabajadores afectados por el robo de esta información, tal y como se especifica en el Reglamento General de Protección de Datos. Entonces el robo se calificó como de peligrosidad "muy alta", ya que afectaba a miles de trabajadores y podía tener consecuencias en terceros. Efectivamente, entre la información sustraída había datos económicos y personales de la plantilla actual de RTVE (más de 6.300 personas) y de los 4.150 jubilados o prejubilados 'de oro' como consecuencia del ERE de 2006.

Medidas de urgencia en RTVE

El robo de los seis 'pendrives' es uno de los sucesos más graves ocurridos en RTVE en los últimos años. Así lo califican las diferentes fuentes de la Corporación consultadas por La Información. De hecho, el equipo de Rosa María Mateo se vio obligado a adoptar medidas adicionales para intentar que no se vuelva a repetir algo similar. "Se considera fundamental la formación y la concienciación en materia de protección de datos", argumentan desde la dirección.

¿Qué se ha hecho? En primer lugar, la intranet de RTVE ha publicado infografías con consejos sobre cómo evitar accesos indebidos a datos personales. En segundo lugar, la unidad de ciberseguridad de la Corporación también ha tenido trabajo extra. Por un lado ha hecho llegar a todos los trabajadores de RTVE una guía para explicarles cómo se cifran 'pendrives'. Y, por otro lado, les ha repartido una guía sobre uso seguro de medios informáticos. Además, este jueves y viernes, 7 y 8 de marzo, hay previstas unas jornadas de formación para personal de Informativos, de Producción, trabajadores de Recursos Humanos y del departamento de Comunicación. Ya se impartió el mismo cursillo a directivos y a representantes sindicales.

Nada se sabe, en definitiva, de quién pudo robar los seis 'pendrives'. El departamento de Seguridad ha revisado cámaras, se ha interrogado a trabajadores, se han repasado movimientos... Pero sin resultado positivo después de casi cuatro meses. La única consecuencia de la sustracción ha afectado al representante sindical que tenía en su poder las memorias desaparecidas. Lo que ha hecho ha sido dimitir como miembro de la Ejecutiva Estatal de la sección de CCOO en RTVE, procediéndose a elegir a un nuevo delegado.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING