Lunes, 16.09.2019 - 07:54 h
Tono muy diferente al de Casado

Rivera endurece sus críticas a Sánchez y busca el 'sorpasso' al PP en la oposición

El presidente de Ciudadanos recurre a un discurso agresivo y da por seguro que habrá un pacto del PSOE con Unidas Podemos y "los golpistas".

Rivera anca portada grande
Rivera endurece sus críticas a Sánchez y busca el 'sorpasso' al PP en la oposición / EFE

Duro, muy duro, se ha mostrado Albert Rivera en la sesión de investidura con Pedro Sánchez. El líder de Ciudadanos ha protagonizado una agresiva intervención contra el candidato socialista, arremetiendo contra "el plan Sánchez" y contra su acuerdo con lo que ha llamado "la banda", en referencia al pacto que da por seguro con Unidas Podemos y los independentistas. Ha reforzado su 'no es no' en la votación del martes y ha dejado claro que ejercerán una oposición contundente.

La coalición que los poderes económicos querían y deseaban antes de las elecciones del 28 de abril (PSOE y Cs) es totalmente imposible. No hay nada que hacer. Los puentes están rotos y no hay posibilidad de reconciliación ni a corto ni a medio plazo. Sánchez y Rivera han demostrado hoy que son incompatibles. Incluso, el líder de los socialistas ha llegado a pedirle a su rival que acabe con los insultos desde la tribuna de oradores y que respete al oponente, actitud compartida con la bancada socialista. 

La de Rivera, por tanto, ha sido la intervención más dura de la jornada. Cs buscaba 'sorpassar' al PP en la oposición y erigirse en el auténtico partido azote del futuro Gobierno. Y la sensación en la cámara es que el discurso del líder naranja buscaba eso. El catalán ha recurrido a términos perfectamente entendibles por los españoles, pero que no son habituales en un debate parlamentario: "La banda", "la habitación de al lado", "los enchufados de Sánchez", "el sablazo fiscal"... y el citado "plan Sánchez" ante el que Rivera se ha propuesto "oponerse, vigilarlo, controlarlo y desmontarlo".

Rivera también ha protagonizado ataques directos a varios de los ministros más polémicos de Sánchez. A la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, le ha dicho que para ser feminista hay que recurrir a ella y a Fernando Grande-Marlaska le ha solicitado ayuda para poder acudir a la celebración del Orgullo Gay. Ha sido, en definitiva, un tono más electoralista el que ha empleado el líder naranja, quizá pensando más en una segunda convocatoria electoral.

Sánchez, por su parte, ha pedido durante su réplica a Cs lo mismo que le ha solicitado al PP minutos antes: su abstención "por el bien de España". Es una actitud que ha llamado la atención en el hemiciclo, ya que, de forma paralela, el candidato a la investidura mantiene una negociación abierta con Unidas Podemos. Una negociación, en definitiva, con esos a quienes Rivera llama "la banda".

"Señor Sánchez, si hay sentencia condenatoria al PSOE por los ERE, ¿usted dimitirá?", le ha preguntado en dos ocasiones Rivera a Sánchez. La respuesta del candidato a la investidura ha sido la de recurrir a las dimisiones de dirigentes de Ciudadanos por el 'no es no' a pactar con el PSOE: "Cs hoy parece 'La Gran Evasión'", ha rematado Rivera.

Ahora en Portada 

Comentarios