Miércoles, 17.07.2019 - 15:08 h
La excepción, Burgos: hay alcalde del PSOE

Vox apuntala gobiernos de PP y Cs para sacar a la izquierda de los ayuntamientos

Da bastones de mando de centro-derecha en Madrid, Teruel, Zaragoza... haciendo efectivos los pactos alcanzados in extremis.

José Luis Martínez Almeida es proclamado alcalde de Madrid con los votos de PP, Cs y Vox. /Europa Press
Martínez Almeida y Villacís, alcalde y vicealcaldesa de Madrid con votos de Vox. /EP

Parte de los 530 concejales de Vox -respaldados por los 659.736 votos obtenidos en las elecciones municipales del pasado mes de mayo- se han convertido en la pieza imprescindible para la gobernabilidad en algunos de los principales ayuntamientos de España. Madrid ha sido piedra angular del pulso político que ha permitido, finalmente, que PP y Ciudadanos conformen un Gobierno de coalición en el Palacio de Cibeles. Pero no es solo Madrid, también Teruel, Zaragoza, Valdemoro, Granada...

En parte de los consistorios en los que PP, Cs y Vox han sumado para tomar el control de las alcaldías se han rubricado pactos de gobernabilidad, en los que los de Santiago Abascal se han presentado como bisagra necesaria para consolidar alcaldes o para dar vuelcos electorales.

El partido de Abascal comunicaba a primera hora de este sábado la existencia de un acuerdo con los partidos de centro-derecha para apoyar candidatos en diferentes alcaldías que impidiesen el gobierno de partidos de izquierdas. Según Vox, el acuerdo habría sido sellado por el PP pero contaría con el acuerdo de Ciudadanos, y supondría su entrada en los Gobiernos locales, aunque este extremo sigue siendo, en principio, rechazado por la formación de Albert Rivera.

Este apoyo de Vox para hacer alcaldes de PP o Cs tiene sus excepciones. El partido de Abascal ha propiciado con su abstención o auto-votando a sus propios candidatos que el PSOE gobierne en grandes ciudades como Burgos, donde ya se ha anunciado una moción de censura.

La irrupción de Vox, con ciertas cotas de poder en algunos consistorios, ha sido aceptada como un mal menor por los dirigentes de Ciudadanos. Begoña Villacís, cabeza visible de la formación naranja en el Ayuntamiento de Madrid y vicealcaldesa del gobierno de José Luis Martínez Almeida (PP), se ha expresado con cierto laconismo: "Hemos optado por ser útiles", dijo a la prensa a su llegada a Cibeles.

El contrapeso dentro del PP lo ha visibilizado la que fuera lideresa popular Esperanza Aguirre, que ha defendido el respaldo de Vox para la constitución de los ejecutivos locales al asegurar que la formación de Abascal es "plenamente constitucionalista. No es Marine Le Pen".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios