Domingo, 20.10.2019 - 08:52 h
Pide dinero a Europa

Vox quiere el muro de Trump en Melilla... pero no explica cuánto puede costar

El partido de Santiago Abascal ha propuesto en el Congreso erigir una barrera "infranqueable" que, según la formación, Europa debe ayudar a financiar.

La CE pide "aclaraciones" a España por un incidente en la valla de Melilla
Vox quiere el muro de Trump en Melilla... pero no explica cuánto nos va a costar

El partido de Santiago Abascal abandonó este jueves el papel de actor secundario al que las negociaciones de Gobierno le habían relegado. Y lo hizo 'a bombo y platillo': Vox formalizó su proposición no de ley para la construcción de un "muro infranqueable" que separe Ceuta y Melilla de Marruecos. La ocurrencia no es nueva, de hecho, la 'x' y la 'y' de la ecuación de Abascal anticipan un 'remake' del proyecto estrella de Donald Trump en política migratoria, en el que España se convierte en EEUU, el país magrebí en México y el propio Abascal se engalana como el presidente norteamericano. La diferencia es que, finalmente, Vox no plantea que el Gobierno marroquí financie la muralla, sino que sea el contribuyente español quien 'arrime el hombro' y se haga cargo de la factura... aunque aún no han aclarado cuánto nos va a costar.

La formación ultraconservadora registró su propuesta este mismo jueves en el Congreso de los diputados. En el documento, el grupo solicita la construcción de muros "de un grosor, resistencia y altura que lo haga impenetrable e infranqueable", en la frontera española en el continente africano. El secretario general de la formación, Ortega Smith, tomó la palabra después de la sesión y compartió los detalles técnicos del muro: "Queremos que los cinco o seis primeros metros de frontera sean de hormigón y, a partir de ahí, metálicos para impedir que los inmigrantes hagan butrones en la parte inferior mientras otros escalan".

La iniciativa, que forma parte del programa '100 medidas urgentes de Vox para España', lleva rondando el ideario del partido desde, al menos, 2018, cuando el mismo Smith anunció el proyecto y lo describió como una construcción que "debería medir al menos 10 o 12 metros para poder servir de algo y tendría que ser resbaladizo". En estos momentos, el partido aún 'coqueteaba' con la posibilidad de que fuese Rabat quien pagase la factura ya que, según Abascal, es Marruecos quien "nos lanza oleadas de inmigrantes clandestinos para chantajear a la Unión Europea".

Entonces... ¿quién pagará la factura?

El diputado Smith no concretó a cuánto ascendería el coste de la construcción -La Información intentó ayer sin éxito comentar la propuesta con responsables del partido-, pero sí apuntó a quién debería financiar esta barrera de cemento. Sobre esta cuestión, la formación ha dado un giro y, en apenas unos meses, ha pasado de señalar a Rabat a afirmar que España, y los españoles, cuentan con los recursos suficientes para costear el proyecto, aunque no excluye a Europa del cuadrante y asegura que van a "exigir la colaboración económica" de Bruselas porque tanto las dos ciudades autónomas son enclaves estratégicos en "la frontera sur de Europa". Además, Smith acusó al país africano de construir "vallas que no sirven de nada" y rechazó que Marruecos se ocupe de la edificación porque en Vox quieren "hacer las cosas bien".

"Nadie se corta si no salta"

En repetidas ocasiones, Vox ha argumentado que la construcción del muro no es solo una cuestión de "seguridad nacional", también una forma de proteger a los inmigrantes. Por ello, Smith aseguró este jueves que el grupo está a favor de acabar con las polémicas concertinas, para evitar que aquellos que tratan de sortear los alambres se corten, aunque puntualizó que "también es cierto que nadie se corta si no salta".

Para el partido, el proyecto está justificado por la "oleada" de inmigración irregular y el 'efecto llamada' que genera, así como porque "se ha demostrado hasta la saciedad la ineficacia de las vallas actuales", según explican desde la formación. Sin embargo, los datos aportados por el Minisiterio del Interior desmienten esta avalancha de la que habla Vox. Según el último informe ministerial sobre inmigración irregular, desde el 1 de enero hasta el 29 de agosto de 2019 este fenómeno se ha reducido un 20,8% con respecto al mismo periodo del año anterior si hablamos de tráfico terrestre. Los territorios de Ceuta y Melilla recibieron un total de 3.624 inmigrantes irregulares, 951 menos que en los ocho primeros meses de 2018.

La visión de la problemática que transmite la formación de Abascal también ha sido rebatida por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), cuyo último informe sobre los flujos migratorios a España cifra en un total de 4.820 migrantes las llegadas a las ciudades autónomas por la vía terrestre en los nueve primeros meses de 2018. Según Eugenio Ambrosi, director del órgano de las Naciones Unidas para la Unión Europea, "las cifras son bajas" por lo que recomienda que Europa se aleje de cualquier enfoque alarmista que relacione la situación con una posible 'crisis'. En la misma línea, la Jefa de Misión de OIM en España, María Jesús Herrera quien asegura que las autoridades españolas y sus socios marroquíes han dado grandes pasos para encauzar a los migrantes que llegan al país: "No creemos que haya una emergencia en España. La situación está bajo control".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios