Miércoles, 21.11.2018 - 10:58 h

Diez hábitos que te harán ser más productivo

Aprovechar el tiempo al máximo es todo un arte en el que se puede mejorar a base de esfuerzo, organización y concentración

Productividad en el trabajo
Ser producto es una cuestión de hábitos y organización

Ser productivo puede llegar a ser la clave del éxito profesional o personal. Dos personajes tan influyentes y exitosos como Mark Zuckerberg o Barack Obama tienen algo en común: comparten alguno de estos hábitos que ayudan a convertirse en una persona más productiva tanto en el trabajo como en la universidad o en la vida personal. 

1. Dormir con regularidad

Es posible que llegues a dormir las ocho horas recomendadas, que necesites solo cuatro o que puedas regalarte diez. Da igual. Si hay algo que agradece el cuerpo es la rutina y repetición

Según los expertos, lo aconsejable es descansar entre seis y ocho horas al día, sin embargo, lo que poca gente sabe es que hay otro detalle aún más importante, la constancia en el sueño: dormir y levantarse a la misma hora. Las pequeñas siestas también pueden ayudar a ser más productivo.

2. Fijar objetivos

Trabajar con objetivos factibles y deseables mejora la eficiencia y productividad al máximo. La única norma es fijarse metas realistas, es decir,  que no sean muy difíciles de conseguir pero supongan un esfuerzo en el día a día, que se puedan alcanzar en tiempo estipulado para ello y que ayuden a sentirse gratificado cuando se superan.

3. Trabajar con horarios y cronogramas

Para organizarse bien y poder ser productivo la clave está en hacer una lista de tareas y deberes, plantarse delante de ellos y distribuirlos en el calendario. Como antes hemos visto la importancia de la rutina, es mejor realizar cronogramas mensuales, semanales e incluso diarios. De esta forma se distribuye mejor el tiempo y se consigue mayor eficiencia en cualquier tarea. 

4. Programar el  trabajo en bloques

Este punto está muy relacionado con el anterior ya que, una vez se ha concluido toda la lista de tareas distribuida en el tiempo, lo más práctico es organizarla por bloques temáticos. Si se tienen tareas demasiado diversas, también es posible agruparlas por niveles de dificultad. De esta forma la cabeza trabajará centrada en un mismo tema durante un periodo de tiempo (no más de 50 minutos) y con la siguiente tarea descansará, pudiendo cerrar el trabajo anterior y desconectar. 

5. Establecer una recompensa

No hay mayor gratificación que un trabajo bien hecho y más si acabarlo supone una recompensa. Puedes hacerte auto regalos para motivarte más a cumplir tus objetivos. No hace falta que sea un viaje, puede ser un paseo, comerse un dulce que te guste, desconectar con vídeos de internet… 

6. Organiza tu espacio

Sentirse bien en el espacio de trabajo es muy importante. Mantén tu escritorio siempre limpio y despejado, sin elementos que te puedan distraer. Puedes utilizar velas aromáticas o incienso para concentrarte. La luz también es clave para focalizarte en tu trabajo, evita estar muy a oscuras o estar sobreiluminado, pues se cansarán los ojos y cualquier tarea comenzará a resultar más pesada y complicada de lo que en realidad es.

7. Meditar

No hay forma más rápida, sencilla y común de caer en la improductividad que estresarse o agobiarse por la gran cantidad de trabajo que queda por hacer. Por eso, es muy recomendable mantener ritmos tranquilos de trabajo y hacer paradas para descansar. La meditación será una gran aliada para estar en paz con nosotros mismos. Si estamos bien en nuestro interior, realizaremos de una forma más efectiva los trabajos del exterior.

8. Automatizar tareas

Responder correos electrónicos, escribir informes, estudiarse la lección… hay tareas que debemos repetir todos los días y que podemos hacer casi de forma automática. Para que no se conviertan en trabajos 'ladrones de tiempo', establece un momento determinado al día para llevarlos a cabo, serás mucho más eficiente.

9. Evitar la frustración por no cumplir objetivos

Aunque hayamos establecido unos objetivos no tienen por qué ser inamovibles. Flexibilizar y relativizar nos ayudará a no estar frustrados por no conseguir lo que queríamos. El éxito es relativo y por eso, una reunión fallida o un examen suspenso no son el fin del mundo. Podemos y debemos aprender de nuestros errores.

10. La tecnología, una gran aliada

Hoy en día existen multitud de aplicaciones para el móvil que ayudan a organizarse para ser más productivo y mejorar la eficiencia de nuestro trabajo. Desde Forest: Stay Focused,  que nos ayuda a no mirar el móvil con la motivación de plantar un árbol, hasta gran cantidad de horarios y programadores de tareas para llevar los trabajos al día.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios