Toma nota

Los mejores escape rooms de Madrid para amantes del terror, la televisión...

Trabajo en equipo, nervios de acero y un reloj en tu contra son los alicientes que han convertido los escape rooms en una alternativa de ocio al alza.

Escape rooms
 

Una batalla contrarreloj, una sala cerrada y un grupo de amigos que tendrán que descifrar una serie de pistas para salir de allí. Bajo esa sencilla premisa se encierra uno de los fenómenos de ocio más al alza de nuestro país de los últimos años: los escape rooms. Aunque todos comparten ciertas características, como el de los espacios cerrados o el tener un tiempo máximo para salir, las diferencias se empiezan a producir en el tipo de formato entre los lineales y los no lineales.

Los primeros obedecen a pistas secuenciales. En ellos cada pequeño logro te trasladará al siguiente acertijo o enigma, siendo los más indicados para los jugadores noveles. Los no lineales, más adecuados para aquellos que ya tienen más experiencia, proponen pistas que no necesariamente encontraremos en orden, por lo que pondrá más a prueba las capacidades de los participantes. Por regla general, en cada escape room sólo se admiten seis personas como máximo por sala, aunque este número puede ser menor dependiendo de cuántas personas consigas “reclutar”, lo único que sí es innegociable es el número mínimo, ya que siempre deberá haber al menos dos jugadores.

Del mismo modo, la variedad de escape rooms no se reduce sólo a lineales y no lineales. El gran aliciente de estos juegos es la amplia variedad de temáticas que pueden ofrecernos y que permiten desarrollar al creador del juego un universo paralelo. De esta forma, encontramos escape rooms carcelarios, basados en series de televisión, de terror, artísticos, actorales, es decir, un rango amplísimo de opciones con las que disfrutar.

Además de su componente de ocio, los escape rooms son cada vez más una opción que las empresas utilizan para desarrollar dinámicas de team building. Estas fugaces evasiones permiten aumentar la interacción de entornos laborales fuera de la oficina, poniendo en valor el trabajo en equipo de una forma amena.

Por eso, nos hemos recorrido las calles de Madrid en busca de los mejores escape rooms de la capital para que goces de una experiencia de ocio distinta que podrás compartir con tus amigos.

Fox in a Box

En 2013, Fox in a Box abrió su primer escape room en Viena. Desde entonces se ha ido expandiendo por todo el mundo y en la actualidad está presente en 32 ciudades. En nuestro país los encontraremos en Badajoz, Zaragoza y Madrid, siendo en la capital donde más presencia tienen, gracias a sus dos localizaciones.

La más grande, situada en Cuesta de Santo Domingo 24, ofrece tres juegos distintos: Prison Break, que, como en la popular serie de televisión, nos obligará a huir de una cárcel muy bien ambientada, El asesino del Zodiaco, que pondrá a prueba tus nervios, y Madrid Central Bank, que seguro encantará a los seguidores de La Casa de Papel.

Por otro lado, en el 25 de la calle Infantas, las opciones son el Bunker, basado en la Primera Guerra Mundial, y el Laboratorio Zombie, del cual deberemos salir antes de una hora si no queremos acabar convertidos en uno de ellos. El reto, igual en todas sus salas, es salir en sesenta minutos de la habitación tematizada. En este factor, el temático, es donde Fox in a Box pone más hincapié, preocupándose de que la caracterización del recinto sea lo más fiel posible.

Además, para añadir más emoción al escape, la introducción de los participantes en cada sala se explica de forma física al cliente. Del mismo modo, en caso de que no salgan en el tiempo establecido, también se realiza un teatrillo relacionado con el tipo de juego para “liberar” a los jugadores. Sin embargo, no sólo se disfruta de ocio en Fox in a Box. Elga Rojas, game master de la empresa en Madrid, nos cuenta que han sido varias las empresas que realizan sesiones de coaching o incluso de recruiting, en labores de promoción interna, en sus escape rooms para ver cómo los empleados se desenvuelven.

ParaPark Madrid

La empresa decana de los escape rooms nacionales (llegó a Barcelona en 2013) se encuentra en 2018 distribuida entre siete ciudades. En la capital la encontramos en la calle Manzana 15. Aquí esperan a los intrépidos dos opciones distintas: Experimento número 5, de dificultad media e inspirado en un laboratorio soviético durante la Guerra Fría, y Noveno pasaje, apropiado para aquellos que ya tienen experiencia previa, en el cual tendremos que resolver el misterio de la desaparición de la pequeña María.

Scavenger Escape Rooms

El próximo mes de marzo, los juegos de Scavenger Escape Rooms cumplirán dos años en Madrid. Sus cinco salas, ubicadas en la calle de la Palma, 14, presentan alternativas de ocio para todas las edades con una dificultad creciente. Su best seller es La aventura en Egipto, de estructura lineal, que es la más sencilla y en ella además pueden entrar niños.

Más compleja es La cámara de la tortura, incorporada en agosto de 2018, en la que sólo habrá que dar con la solución para tres candados. La más clásica, según sus propias palabras, es La consulta misteriosa, con muchos candados y en la que deberás evitar que un científico libere un virus letal.

Las otras dos opciones implican además el desarrollo de otras inteligencias, como El retrato de Picasso, en la que deberéis recuperar una obra de arte o La celda de los gángsters, también abierta en 2018, que sólo permite el acceso a mayores de edad por tener cierto contenido erótico.

The Rombo Code

Cuatro juegos distintos propone The Rombo Code en dos ubicaciones: calle Fernández de los Ríos, 70 y calle Meléndez Valdés, 48. Además, una de las particularidades de su escape rooms en que se pueden disputar en el modo “rombate”, por el que dos equipos diferentes se encierran con el mismo juego y compiten por ser el primero en salir. Su gran hit es El misterio de Don Quijote, de dificultad media, y que fue el primero de sus juegos.

Otro de sus clásicos es La fuga de Casanova, presente en el local de Fernández de los Ríos, y algo más complejo que el de Don Quijote. En este caso, cada equipo tendrá que intentar descifrar uno de los enigmas de aquel seductor veneciano al que la historia trae a nuestros días. Más complejos y para jugadores más expertos son los retos de Tras el espejo –una de las más difíciles de España porque en ella no hay candados- y El secreto del Camino, basada en diversas peripecias del Camino de Santiago y que además exige cierta forma física a los jugadores. No os desvelamos más para que lo comprobéis por vosotros mismos.

The X Door

Los hermanos Daniel y Guillermo Guerrero son los responsables de The X Door, presente en Madrid desde 2014. Por su sala, ubicada en el número 14 de Gran Vía, han pasado cientos de jugadores que han quedado encantados con la experiencia. Una de las particularidades de The X Door es que es apto para toda la familia, incluso para niños de 9 y 10 años, permitiendo así un ocio que implique a todos los miembros.

Además, Guillermo aclara que no hace falta una forma física determinada para superar The X Door y que tampoco se encontrarán pruebas con sustos o relacionadas con el terror, por lo que es la opción ideal para el que no quiera sobresaltarse más de la cuenta.

Escape College

Ocho juegos distintos repartidos en más de 400 m2 son los atractivos que Escape College presenta. Situados en el centro de Madrid, en el número cinco de la calle San Bernardo, sus ocho propuestas han atraído desde hace más de dos años a más de 50.000 jugadores. Desde clásicos como resolver asesinatos en el juego ¿Quién mató a David Kentley? hasta intrigas históricas como Vaticano, donde deberás buscar el Santo Grial cual Indiana Jones, o Edison VS Tesla, que promete emociones de alta voltaje para los participantes.

Junto a ellos, opciones para todos los públicos se presentan en sus salas. Los amantes del terror oriental tendrán que templar sus nervios en La habitación de Nanako, o salvar al mundo de una nueva edad de los dinosaurios en Jurassic Lab. Además, una propuesta para puristas se encuentra en The White Room, una gran sala blanca con pocas pistas de la que sólo consiguen salir un 20% de los que entran.

¿Te atreves a entrar?

Ahora en Portada 

Comentarios