Recomendado

Prada a Tope, una posada única donde late el corazón de El Bierzo

Un lugar para descubrir, descansar, disfrutar, comer y beber, recuperando el nexo con la naturaleza.

El Canedo

El Bierzo es una de las comarcas más alejadas de cualquier núcleo geográfico de cierta entidad. Ubicada en las últimas lindes de la meseta y prácticamente colgada de los Montes de Galicia, en una tierra bendecida por el agua de ríos que van a desembocar al Sil, y en un entorno de huertas que dan de comer a los valles, y vides de mencías y godellos que crecen en las laderas de las montañas y dan de beber al peregrino que transita por estas tierras camino de Santiago de Compostela. Una tierra de sombras que regalan los bosques de coníferas y castaños que convierten el paisaje en un arco iris de colores cambiantes según avanzan las estaciones cada año.

El Palacio de Canedo no es un hotel al uso, ni siquiera un hotel con encanto, es todo eso y mucho más. Es el sueño hecho realidad de alguien que creía en sí mismo, pero sobre todo creía en El Bierzo, la tierra que le vio nacer. Y con una resolución y una determinación inusitada quiso convencer al mundo de que El Bierzo estaba bendecido por los dioses envasando los mejores productos que da la tierra, ofreciendo unos vinos equilibrados y bien concebidos, dando de comer recetas que durante generaciones dieron alimentaron a sus habitantes, y dando descanso en una casa palacio singular.

El sueño de José Luis Prada fue tomando forma. Primero elaborando unas conservas que a imagen y semejanza de lo que habían hecho las amas de casas desde siempre, transformó en productos de culto: sus cerezas en aguardiente, los pimientos confitados asados, las peras en vino, los higos agridulces, las castañas y las mermeladas artesanas y exquisitas. Después, los viñedos que dan lugar a unos vinos y espumosos muy correctos. Y finalmente, dando vida y restaurando el Palacio de Canedo, un gran edificio del Siglo XVIII, de piedra recia y maderas cálidas que rebosan autenticidad.

José Luis Prada, Prada, tuvo la valentía o la osadía de concebir y querer reproducir sólo aquello que de auténtico tenía el lugar; alejarse de aquellos estándares que igualan propuestas hasta hacerlas prácticamente idénticas. Prada logró construir su sueño sobre la identidad única, la atmósfera irrepetible que posee este lugar. Un hotel de piedra y madera, que integra al viajero en el paisaje que lo circunda; un restaurante que alimenta a quien lo visita con los productos que crecen alrededor. Cuando más puro y auténtico es tomar unos huevos fritos recién puestos con unos pimientos crecidos en la huerta anexa y confitados en su cocina, que aspirar a imitar corrientes más actuales, globalizadas y sin personalidad.

La Posada encierra entre sus gruesos e impenetrables muros la esencia de la comarca. No podría ser ni imaginarse de otro modo. Las piedras relatan por sí solas como es y como ha sido la vida de los habitantes de la zona. Una tierra de umbrías, pero también de gozo por una tierra que cada año regalaba cosechas de peras, y castañas, higos y cerezas que debían ser conservados para alimentar a sus gentes durante el resto del año. Eso exactamente es lo que sigue haciendo Prada, sostener la tradición. El hotel ofrece apenas catorce habitaciones decoradas de forma distinta, pero con la misma esencia y espíritu. Habitaciones agateradas y rústicas, pero con todas las comodidades necesarias.

Un lugar para descubrir, descansar, disfrutar, comer y beber. Recuperar el nexo con la naturaleza paseando bajo las bóvedas que forman los miles de árboles que durante estos años Prada ha ido plantando para devolver a la naturaleza todo aquello que le arrebatamos ¡Auténtica ecología! Un lugar para sentir la tierra en forma de buen vino.

Palacio de Canedo

C/ La Iglesia, s/n
Canedo - El Bierzo (León)
Teléfono: 987 563 366

 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios