Generan atractivo

Trece hoteles del mundo que tienen una curiosa (o muy dudosa) popularidad

Hay escenarios que quedan para el recuerdo después de que en ellos haya tenido lugar un suceso cruento, extraño o anecdótico.

Hotel Wellington
Hotel Wellington

En los hoteles, los acontecimientos que despiertan la curiosidad de la opinión pública pueden llenar páginas enteras de singularidades. Ya sea porque en sus habitaciones se hospedó un personaje conocido, porque en sus salones tuvo lugar un hecho histórico, o incluso porque sus instalaciones sufrieron notables desperfectos después de incendios o derrumbamientos.

Existen alojamientos realmente especiales en todo el mundo que cuentan con una larga historia de anécdotas a sus espaldas. Antiguos palacios convertidos en hoteles, mansiones donde vivieron personajes famosos y que ahora reciben huéspedes, edificios majestuosos transformados en hostales... En definitiva, lugares en los que una circunstancia señalada, buena o mala, ha dotado al establecimiento de una mayor popularidad. Porque como dijo un sabio, “da igual que hablen bien o mal, lo importante es que hablen”.

Cuando la mala fama atrae a más turistas

Situado en el centro de Berlín, cerca de la puerta de Branderburgo, el hotel Hotel Adlon Kempinski se hizo bastante popular en noviembre de 2003 porque desde el balcón de una de las habitaciones, Michael Jackson asomó a su hijo por encima de la barandilla. El hotel aún atrae a famosos, políticos e incluso a la realeza (el príncipe y la princesa de Gales estuvieron estado alojados aquí en su día).

En el Hotel Mark de Nueva York, Johnny Depp fue arrestado en 1994 por destrozar una suite cuyo precio era de 1.200 dólares por noche. Este hecho tuvo lugar cuando el actor salía con la modelo Kate Moss, que también estaba presente. Depp tuvo que pagar 10.000 dólares por los daños ocasionados. Sin embargo, tiempo después el propietario del hotel le dio al actor las gracias por la publicidad gratuita que le había hecho.

Desde que el Hotel Sunset Tower abrió sus puertas en 1931 en Sunset Boulevard (West Hollywood, California), ha sido lugar predilecto por celebridades de todos los ámbitos. Frank Sinatra, Howard Hughes y John Wayne vivieron en el ático del hotel en diferentes momentos. Incluso se dice que Wayne llevó una vaca hasta la habitación explicando a sus invitados que si querían crema en sus cafés, no la conseguirían más fresca que de esta manera.

Hotel Sunset
Sinatra, Howard Hughes y John Wayne vivieron en el ático del hotel Susent alguna vez.

Dodi Al Fayed y Diana Spencer salieron del Hotel Ritz de París justo antes de sufrir el accidente de tráfico que acabo con sus vidas en el túnel Alma de la capital francesa. Suceso nefasto que, sin embargo, ha dado aún más fama al hotel hasta la fecha.

En la suite 1742 del Fairmont The Queen Elizabeth de Montreal (Canadá) fue escrita y grabada la famosa canción Give Peace a Chance, de John Lennon y Yoko Ono. Aún se permite alojarse en la misma habitación donde ellos estuvieron, una de las más solicitadas.

John Lennon
Lennon y Yoko Ono escribieron la canción Give Peace en el Queen Elizabeth.

El famoso Chateau Marmont de Los Ángeles ha sido el escenario de muchas historias como la protagonizada por Led Zeppelin, quienes montaban en sus motos por el vestíbulo ante los vítores de los huéspedes. Se cree que la canción Hotel California de los Eagles se escribió para Chateau Marmont. Jim Morrison utilizó lo que él llamaba "la octava de sus nueve vidas" aquí, después de hacerse daño en la espalda al colgarse de un tubo de desagüe. Y en 2007 le prohibieron la entrada de forma definitiva a Britney Spears.

Bob Dylan compuso algunas de sus canciones durante su estancia en el Chelsea Hotel de Nueva York, y también se le conoce como el lugar donde el poeta Dylan Thomas murió envenenado en 1953. Otros huéspedes famosos fueron Jimi Hendrix, Janis Joplin, Leonard Cohen y Arthur C. Clarke, autor de 2001: Una odisea en el espacio.

Las Vegas no podía quedarse atrás. El Palace Station Casino Hotel fue donde el futbolista y estrella de cine O.J. Simpson entró y cogió sin permiso todos aquellos objetos deportivos que aseguraba que le pertenecían. Fue en 2007, y Simpson fue detenido poco después y encarcelado sin fianza. Aunque negó la acusación de que él o cualquier otra persona llevaban armas, en 2008 fue declarado culpable de todos los cargos y condenado a 33 años de prisión.

En marzo de 1981, una persona atentó en el hotel Hilton Washington Embassy Row de Washington D.C. contra la vida de Ronald Reagan, tan sólo 69 días después de su elección como presidente. Reagan fue herido de bala junto a otras tres personas y sufrió una perforación en el pulmón, pero logró sobrevivir. Estos acontecimientos fueron retratados en una película en 2001.

En todas las suites cuecen habas, y en España a calderadas

En nuestro país son numerosos los hoteles históricos que han sido escenarios excepcionales de episodios dignos de mención. Bajo la cúpula del Hotel Palace de Madrid han tomado café artistas como Federico García Lorca, Luis Buñuel, Pablo Picasso o Salvador Dalí, quien llegó a pintar la pared de su habitación en un ataque de locura creativa. Los libros de visitas y recuerdos que hoy guarda el bar del hotel atestiguan el paso de innumerables bohemios de todas las épocas. Cineastas como Orson Welles o Rita Hayworth se mezclan con eruditos como Hemingway, quien durante la época que vivió en Palace pudo ver y contar cómo los grandes toreros de la época salían de allí con sus trajes de luces camino de Las Ventas.

También en la capital, otro suceso hizo aún más popular al lujoso Hotel Ritz. Y es que Ava Gardner fue expulsada del mismo debido a sus consabidos excesos con el sexo y al alcohol. Mientras, Juan Ramón Jiménez comenzaba a escribir su inolvidable novela Platero y yo en otro hotel, el Barrio de Salamanca Suites.

Más cerca en el tiempo, entre los momentos históricos vividos en el Hotel Wellington cabe destacar el 22 de mayo de 2005, cuando la Casa Real lo seleccionó para alojar a los invitados que asistirían a la boda de los Príncipes de Asturias. Décadas antes, Gene Kelly, Xavier Cugat, Graham Greene, Severo Ochoa y más recientemente los actores Adrien Brody y Matt Damon o el ex presidente francés Nicolás Sarkozy, entre innumerables personas representativas de todos los ámbitos de la sociedad, tanto de dentro como de fuera de nuestras fronteras, han pasado la noche en las habitaciones de emblemático lugar.

Ahora en Portada 

Comentarios