Lunes, 20.11.2017 - 14:57 h

Los Franciscanos Custodios de Tierra Santa reciben el XVI Premio Convivencia de Ceuta por su trabajo por la paz

El superior de la Orden de los Franciscanos de la Custodia de Tierra Santa, fray Francesco Patton, ha recibido a última hora de la tarde de este jueves el XVI Premio Convivencia de la Ciudad Autónoma de Ceuta, un galardón internacional que la administración autonómica concede cada dos años dotado con 30.000 euros y una estatuilla de la escultora Elena Laverón que en esta ocasión ha querido reconocer a esta congregación como "ejemplo de integración y convivencia en una comunidad donde, más allá de la fe de cada uno, el primer objetivo es la paz".

Patton ha recibido el premio de manos del presidente de la Ciudad, Juan Vivas (PP), y durante su alocución en el Auditorio del Revellín ha "agradecido" el reconocimiento a una orden con comunidades en Israel, Palestina, Jordania, Líbano, Chipre, Rodas, Egipto, Italia, Estados Unidos y Argentina.

La Custodia de Tierra Santa es "un ente internacional" que actualmente cuenta con unos 270 frailes de más de 40 nacionalidades que tiene el mandato de la Santa Sede de "custodiar los Santos Lugares de la cristianidad", algo que hace en 70 santuarios, de forma permanente en medio centenar, donde los peregrinos "pueden vivir la experiencia de la fe y leer la Palabra de Dios en los lugares en los que esta Palabra fue anunciada y tomó cuerpo".

Al mismo tiempo, en los santuarios y en sus alrededores proporciona trabajo a la población local "y a los cristianos pertenecientes a las pequeñas comunidades presentes en el territorio".

"Intentamos sostener la presencia cristiana en Medio Oriente creando puestos de trabajo, ayudando a encontrar casa y con mucha frecuencia asistiendo a los enfermos y ancianos necesitados de asistencia sanitaria", ha desgranado Patton, quien ha explicado que "en estos últimos años, además, se ha hecho más importante el servicio a los emigrantes y refugiados".

El Custodio ha hecho un paréntesis para resaltar el "compromiso" en Siria, "una tierra particularmente importante para la historia del cristianismo porque en el camino de Damasco sobrevino la vocación de San Pablo, quien recibió después el bautismo y desarrolló su primera predicación".

"Es la segunda cuna del cristianismo y es también una tierra en la que nuestra presencia como franciscanos es muy antigua y ha pagado, a través de los siglos, un tributo de sangre y martirio", ha señalado sobre el país asolado por la guerra.

La Ciudad Autónoma de Ceuta reconoce con el Premio Convivencia cada dos años "a personas o instituciones, de cualquier país, cuya labor haya contribuido de forma relevante y ejemplar a las relaciones humanas, fomentando los valores de justicia, fraternidad, paz, libertad, acceso a la cultura e igualdad entre los hombres".

En orden cronológico inverso, teniendo en cuenta que comenzó siendo anual en 1999 y el Pleno de la Asamblea acordó en 2012 convocarlo cada dos años, la lista de condecorados la conforman el ex presidente Adolfo Suárez, el misionero Vicente Ferrer, la asociación Mensajeros de la Paz, el escritor y filántropo Dominique Lapierre, el Pueblo de El Salvador y el de Madrid, la Asociación Víctimas del Terrorismo en España, el economista y Nobel de la Paz Muhammad Yunus, el músico Daniel Barenboim, la Fundación Miguel Gil Moreno, el científico Manuel Elkin Patarroyo, la activista surafricana Helen Lieberman, la ONG Sonrisas de Bombay, el escritor Mario Vargas Llosa y Malala Yousafzai.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios