Miércoles, 24.10.2018 - 05:30 h
Trabajan 62,5 horas a la semana de media

Esta es la principal razón que hace a los directivos menos productivos

Un nuevo estudio dirigido por la estrella de la Universidad de Harvard Michael E. Porter ha analizado cómo organizan su tiempo los CEO

Los CEO se pasan el día rodeados de gente / Pexels
Los CEO se pasan el día rodeados de gente / Pexels

Si algo caracteriza a la mayoría de directivos, ya sea en grandes o pequeñas compañías, es que no tienen tiempo para nada. Pero ¿por qué les cunde tan poco el día?

Un nuevo estudio dirigido por la estrella de la Universidad de Harvard Michael E. Porter arroja luz sobre su perenne falta de tiempo. La investigación, que ha analizado las agendas de un grupo de 27 directivos durante 12 años, confirma que los CEO tienen muchos recursos, pero muy poco tiempo para hacer todo lo que quieren hacer.

Los directivos estudiados trabajaron 9,7 horas por día entre semana, de media, pero también curraron el 79 % de los fines de semana, con un promedio de 3,9 horas diarias, y el 70 % de sus días de vacaciones, con un promedio de 2,4 horas diarias. Como muestran estas cifras, los CEO no descansan.

Además, gastan mucho tiempo en desplazamientos. Solo la mitad de su trabajo (un 47 %) se realizó en las oficinas centrales de la compañía, el resto tuvo lugar en otras oficinas o empresas y en el trayecto a estas. En total, los CEO del estudio trabajaron un promedio de 62.5 horas a la semana.

Esto tiene lógica, por mucho que delegue un directivo, su obligación es estar al tanto de todas las divisiones de la compañía, esto le obliga a viajar mucho y, sobre todo, tener muchas reuniones. A todas luces, demasiadas.

Los CEO pasan muchísimo tiempo en el aeropuerto. / Pexels
Los CEO pasan muchísimo tiempo en el aeropuerto. / Pexels

De reunión en reunión

Los expertos llevan advirtiendo décadas que las reuniones son, por lo general, una pérdida de tiempo, pero esta investigación atestigua que le problema puede ser aún mayor de lo que creíamos: los CEO emplean de media el 72% de su tiempo en acudir a reuniones.

En concreto, los CEO participantes en el estudio tuvieron que acudir, de media, a 37 reuniones a la semana. El 70%, además, duraron una hora o más.

Los autores del estudio son claros al respecto: la eficiencia de los CEO aumentaría de forma significativa si se acortara el tiempo estándar de las reuniones. Los directivos confiesan, además, que las reuniones de una hora se pueden acortar fácilmente a 30 o 15 minutos.

La composición de las reuniones de los CEO no es, además, como la del resto de mortales. Entre ellos las reuniones más comunes son solo de dos personas (el 42 % de las que celebran), seguidas de reuniones de entre tres y cinco participantes (21%).

“El énfasis en las reuniones de uno a uno y de grupos pequeños tiene sentido para permitir la delegación y la construcción de relaciones, y permite la confidencialidad”, apuntan los profesores de Harvard. “Pero los líderes también deberían buscar oportunidades para reunir a las personas adecuadas. Una parte esencial del rol del CEO es alinear a varios grupos internos y externos en torno a una comprensión común de temas, decisiones y agendas de acción. Tener a las personas adecuadas en la sala es una forma poderosa de construir esa alineación y evitar la necesidad de interacciones repetitivas y lentas para todo el mundo”.

Poco tiempo para pensar

El estudio constata que los CEO pasan muy poco tiempo realizando trabajo en solitario, algo esencial para pensar correctamente líneas estratégicas o planificaciones. Lógicamente, si se pasan el 72 % reunidos solo tienen un 28 % del tiempo para trabajar en sus cosas y, además, el 59 % de ese tiempo está fragmentado en bloques de una hora o menos.

“Los CEO necesitan aglutinar cantidades significativas de tiempo a solas y evitar disiparlo al tratar asuntos inmediatos, especialmente sus bandejas de entrada”, aseguran Porter y compañía. “Esto resultó ser un problema común entre los CEO de nuestro estudio, quienes lo reconocieron de inmediato”.

Solo eliminar reuniones innecesarias y acortar las necesarias puede hacer que los CEO tengan tiempo para estudiar correctamente las decisiones que deben tomar.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios