Martes, 15.10.2019 - 08:23 h
Casos de éxito

Los cuatro perfiles del rico: del inversor ahorrador al empresario soñador

Un autor que ha pasado cinco años estudiando a los millonarios explica cuáles son las formas más comunes de edificar una fortuna.

Fotografía de billetes de 500 euros.
Los cuatro perfiles del rico: del inversor ahorrador al empresario soñador. / Pixabay.

Hacerse rico no es fácil. Requiere de sacrificio, constancia y la explotación de todos los talentos y herramientas disponibles. Así, la mayoría de las personas podría lograr aumentar su cuenta corriente simplemente asumiendo una cultura del ahorro apropiada (sabiendo que, siguiendo el camino adecuado, se pueden ahorrar hasta 4.000 euros al año), pero para hacerlo no solo basta con meter monedas en una hucha de cerdito. Por eso, existen ciertas maneras, caminos, que permiten a una persona erigir una fortuna siguiendo el camino adecuado. ¿Cómo lo hacen?

El autor Thomas C. Corley ha escrito varios libros sobre ricos millonarios y, durante su investigación para el libro 'Los hábitos de los ricos', entrevistó a 233 personas adineradas con unos ingresos anuales de al menos 145.000 euros y 3 millones de euros en activos. Y en este artículo de 'Business Insider' explica que esos cinco años que estuvo entrevistando a ricos y millonarios le sirvieron no solo para escribir el libro, sino también para elaborar una serie de perfiles arquetípicos de los ricos. En concreto, son cuatro.

Según relata, el 49% de sus entrevistados eran inversores ahorradores: individuos promedio con ingresos modestos que ahorraban constantemente el 20% o más de lo que ganaban e invertían prudentemente sus ahorros durante un período de 32 años. El 18% eran altos ejecutivos de grandes empresas. El 7% eran virtuosos o los mejores expertos en su campo. El 51% eran empresarios soñadores (el 27% de los que conformaban esta categoría fracasaron al menos una vez en los negocios).

1. El inversor ahorrador

Cualquiera puede seguir este camino. Solo existen dos reglas que debes tener en cuenta: ahorrar el 20% o más de tus ingresos viviendo del 80% o menos de estos e invertir los ahorros de manera consistente y prudente. "De acuerdo con mi estudio sobre los hábitos de los ricos, llevó 32 años a las personas que escogieron esta vía para acumular una cifra de casi 3 millones de euros. No es una opción hecha para todos. Requiere de una gran disciplina financiera y un compromiso a largo plazo", explica Corley.

2. Los altos ejecutivos de grandes empresas

Trabajar para una gran empresa y ascender en la jerarquía administrativa es otro de los caminos hacia la riqueza. En la mayoría de los casos, la fortuna de estos millonarios proviene del cobro de acciones o de una participación en las ganancias de la sociedad. "Este camino tampoco es para todos. Para conseguirlo debes dedicarte a una sola empresa durante un largo período de tiempo. Y hay riesgos: el mayor de ellos es perder tu trabajo. Un riesgo secundario es la rentabilidad. Si la empresa tiene dificultades financieras, por la razón que sea, la inversión de tu tiempo en la compañía podría no ser recompensada tal y como esperabas", comenta Corley.

3. El virtuoso

"Los virtuosos son individuos que destacan en lo que hacen o poseen un conocimiento concreto que los diferencia de los demás. Convertirse en una persona así requiere una enorme inversión de tiempo y, en muchos casos, también de dinero", comenta Corley, que añade que "los virtuosos basados en el conocimiento deben emplear muchos años de estudio continuo. A menudo, esto requiere llevar a cabo una educación oficial, como por ejemplo conseguir títulos avanzados (doctorados, títulos de Medicina, Derecho, etc.). Una vez más, este camino no está hecho para todos ya que no todo el mundo tiene la capacidad de dedicar horas significativas todos los días a la práctica de habilidades o, simplemente, recursos financieros para obtener títulos avanzados".

4. El empresario soñador

"Este último camino requiere de perseguir un sueño. Podría ser el inicio de un negocio. Puede implicar convertirse en un escritor, músico, actor o artista de éxito. O puede venir tras la creación de una aplicación, producto o servicio único que proporcione valor añadido a un número significativo de personas. Puedes ver que hay más de una forma de generar riqueza pero ninguna de ellas es sencilla", concluye Corley.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios