Viernes, 24.05.2019 - 01:40 h
¿Quién acabará en el Trono de Hierro?

Por qué Jon Nieve y Daenerys deberían aprender sobre liderazgo de Sansa Stark

Juego de Tronos se acerca a su anhelado final sin saber quién regirá los siete reinos de Poniente. Un profesor de Columbia tiene una teoría increíble.

Sansa Stark, Jon Snow y Daenerys Targarien
Sansa Stark, Jon Snow y Daenerys Targarien: ¿quién reinaría mejor? / HBO / Captura de vídeo

Ahora que la noche ya no es larga ni alberga horrores, Juego de Tronos se encamina hacia su anhelado final. A falta de un capítulo, aún no hay ni un solo atisbo de quién puede ocupar el Trono de Hierro y regir los siete reinos, por lo que las teorías de los seguidores de la serie no hacen más que multiplicarse; más aún sabiendo que podrían tener premio si aciertan. Tras el final de la temporada 7, la "batalla final", como Daenerys Targarien la denomina, está al caer, con dos pretendientes al cetro: la Khaleesi y Cersei Lannister. Pero si no has empezado a ver la última temporada de Juego de Tronos, te recomendamos que no sigas leyendo este artículo (spoilers a continuación).

Los que hayan llegado al quinto episodio de la temporada 8 se habrán dado cuenta de que el escenario es más complejo: Jon Snow -o Aegon Targaryen, sobrino de Daenerys- ya ha revelado su verdadera identidad a Sansa y Arya, y es el heredero más legítimo al Trono de Hierro según las leyes de sucesión de Poniente. Y, aunque se haya apresurado a renunciar a toda aspiración a la corona ante la Khaleesi, su distanciamiento es evidente, más aún cuando Tyrion Lannister y Lord Varys -consejeros personales de la madre de dragones- ya han chocado por la cuestión de dejar de apoyarla en favor de Jon Snow.

Con la muerte de Cersei, aplastada junto a Jamie Lannister en el asedio de Desembarco del Rey, los aspirantes al trono se reducen a dos -uno de ellos, Jon Snow, involuntariamente-. Pero, ¿quién debería reinar? ¿Quién sería el mejor gobernante para los siete reinos? O, más importante, ¿quién tiene mayores dotes de liderazgo en un universo tan cruel como el de Juego de Tronos?: Daenerys apela al destino -la gracia divina que mentan todos los reyes y "todos los tiranos", tal y como señalaba Varys antes de ser condenado a muerte por conspiración- como argumento legítimo para haberse autoproclamado libertadora de pueblos, a pesar de que la masacre contra la población civil a lomos de su dragón parece confirmar los peores presagios de Varys; mientras, Jon Snow es el único que no ha reclamado poder alguno de los tres, pero claramente está en contra del vengativo genocidio perpetrado por su amada... Llegados a esta situación aparentemente irresoluble, quizás podría haber un tercer aspirante inesperado: Sansa Stark.

Esa es, al menos, la teoría que defiende Bruce Craven, profesor en la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia y autor del libro 'Ganar o morir: secretos de liderazgo en Juego de Tronos', quien defiende que el personaje que reúne más características de liderazgo es la hermana mayor de las Stark. Y, no solo eso: Sansa, criticada por parte de los seguidores de la serie por no haber tenido un papel más protagonista en el desarrollo de la trama principal y por anclarse en su rol de 'dama de palacio', podría ser quien tuviera la clave para instaurar la paz en siete reinos en permanente conflicto.

Sansa Stark, experta en sobrevivir a tiranos

A diferencia de Cersei, quien ordenó envenenar a su propio esposo en la primera temporada, Sansa ha sido experta durante 7 temporadas en sobrevivir a tiranos: como adolescente, estuvo comprometida con el sanguinario rey Joffrey; tiempo después, se ve obligada a casarse con Ramsay Bolton, quien fue tan sádico con ella que terminó siendo devorado por sus propios perros cuando Sansa tuvo su primera oportunidad en la serie de llevar a cabo su venganza. "Se enfrentó a retos horribles. Perdió a la mayoría de su familia. Estaba completamente aislada. Y, aún así, consiguió aprender de gente manipuladora y, al mismo tiempo, preservar los valores sobre proteger a su familia", argumenta Craven en este artículo de la 'CNBC'.

En su opinión, la fuerza de Sansa proviene de su capacidad para enfrentarse y superar cualquier adversidad sin comprometer los rasgos positivos que la definen. "Todos nosotros en este mundo real en el que vivimos vamos a enfrentarnos tarde o temprano a la adversidad. Pero para poder resistir, tenemos que esforzarnos", explica Craven, quien compara los rasgos psicológicos y conductuales con los de su padre, Ned Stark. Incluso después de su muerte, "Sansa logró extraer información sobre el poder de sus potenciales competidores, mientras se mantenía leal a las cualidades más admirables de su padre".

Sansa ha demostrado que es capaz de reconocer cuándo está trabajando en su propio interés o en su contra, y de aprender de todo tipo de personas. "En el contexto de 'Ganar o morir', la clave del éxito es ayudar a las personas a llegar a donde se proponen ir, potenciando sus ideas sobre lo que quieren lograr en la vida y cómo deben lograrlo". En este sentido, y a pesar de los desafíos y las pérdidas a los que se ha enfrentado, Craven asegura que Sansa es el líder más admirable de la serie: "Sansa fue tratada desde el principio con un cruel mazo, pero ella lo ha superado y ha asumido su rol de liderazgo".

Por eso, aunque a muchos fans de Juego de Tronos les siga sin convencer el personaje de Sansa, ¿es posible que sea la gobernante justa y ecuánime que Poniente necesita? En los dos últimos capítulos de la serie lo sabremos... Si sobrevive.

.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios