En inversiones inmobiliarias

Housers, Crowdhouse... la CNMV autoriza a Urbanitae como nuevo crowdfunding

La plataforma ofrece al ciudadano de a pie la posibilidad de invertir en proyectos inmobiliarios a partir de una inversión mínima de 500 euros. 

Urbanitae
La CNMV autoriza a Urbanitae como nuevo crowdfunding / Urbanitae

Nueva plataforma de financiación participativa (crowdfunding) registrada en nuestro país. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha dado su autorización para que Urbanitae, miembro número 29, sea un nuevo integrante y el segundo que se registra durante este año tras Business Dream Factory PFP. Además, será la tercera española en el sector inmobiliario tras compañías como Housers o Crowdhouse. 

El proceso ha sido largo y pedregoso pero, tras dos años de espera, la compañía ha comenzado a operar tras recibir el respaldo tanto de la CNMV como del Banco de España para operar en el sector proptech, que son empresas que utilizan la tecnología para mejorar cualquier servicio en el sector inmobiliario.. 

La fecha de registro oficial de Urbanitae, según el organismo supervisor, fue el 15 de julio pero la compañía ha podido operar con dicha licencia desde hace poco más de un mes y ya cuenta con más de 1.100 usuarios registrados, que les ha permitido movilizar una inversión de más de 2,3 millones de euros, de los que 691.000 euros corresponden a la etapa en abierto (con licencia), en dos proyectos residenciales de obra nueva en Madrid, según destacan desde la propia empresa. 

Urbanitae cuenta con dos promociones inmobiliarias. La primera está en el distrito de Hortaleza (Madrid) y consta de siete viviendas y siete garajes, siendo financiado por 53 inversores en 25 días, "18 días antes del plazo marcado", según destaca José María Gómez-Acebo, director de Clientes Institucionales de Urbanitae a La Información. Por su parte, el segundo proyecto activo está formado por siete viviendas y cuatro garajes ubicados en Alcobendas (Madrid). Además, la empresa tiene dentro de su cartera de proyectos "otros muchos en estudio, de características similares". 

Urbanitae lleva años gestando dicho proyecto de crowdfunding inmobiliario y se ha puesto en marcha gracias a las aportaciones de fondos de capital riesgo como K Fund, All Iron Ventures y Viriditas Ventures, que inyectaron cerca de un millón de euros para impulsar su crecimiento. 

José María Gómez-Acebo destaca el ambicioso plan de crecimiento de la compañía al señalar que "nuestro objetivo para el primer año de actividad es captar 50.000 usuarios y generar un volumen de negocio de 20 millones de euros". La 'hoja de ruta' es clara ya que buscan "priorizar la calidad del proyecto frente a la cantidad en términos numéricos" por lo que buscan proyectos inmobiliarios "únicos, diferenciales y con alto potencial de rentabilidad para los inversores", según recalca. 

Urbanitae ofrece al ciudadano de a pie la posibilidad de invertir en proyectos inmobiliarios a partir de una inversión mínima de 500 euros. No obstante, dicha inversión no está exenta de riesgo ya que conlleva el riesgo de pérdida total o parcial del capital invertido, de no obtener el rendimiento dinerario esperado o de falta de liquidez. Tal y como señala la propia compañía "en el caso de que el promotor sea incapaz de devolver o remunerar los fondos recibidos, Urbanitae no devolverá a los inversores su inversión realizada". 

La plataforma surge actualmente y otras como Housers le llevan un par de años de ventaja. La compañía fundada por Álvaro Luna y Tono Brusola permite "diversificar todo lo que quieras desde solo 50 euros", cuenta con cerca de 110.000 usuarios registrados y una inversión acumulada de 88,78 millones mientras que la segunda. Además, también hay otros crowdfunding autorizados por los distintos organismos como son Stockcrowd PFP, Socios Inversores o Socilen, que canalizan las aportaciones de portales como Bricks&People en el caso del segundo o de Propcrowd en el tercero, por citar algunos casos. 

Estas plataformas son sencillas de cara a invertir. Se hacen aportaciones accesibles a todo el mundo al ser, en muchos casos, de mínimo 50 euros que permiten a las plataformas adquirir inmuebles, construirlos o rehabilitarlos con el objetivo de obtener una rentabilidad ya sea con el alquiler o la posterior venta del mismo, que ha logrado una revalorización con dicha reforma. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios