Sin problemas de suministro

La subida récord del petróleo descuenta una 'prima de guerra' en el Golfo Pérsico

Los precios del Brent a un mes, la referencia europea, o del West Texas (WTI), el estadounidense, cierran el lunes son alzas históricas del 14%.

En la primera jornada, se vendieron en la Bolsa de Energía de Irán (IRENEX) 280.000 barriles de crudo (EFE)
El barril de crudo vuelve a cobrar protagonismo. (EFE)

No es tanto lo que ha pasado, sino lo que está por venir. Las subidas récord de los precios del petróleo registradas este lunes no están descontando que se haya producido un ataque al núcleo de la producción de Arabia Saudí. Tampoco que haya perdido la mitad de su capacidad de producción durante semanas o meses. La verdadera razón de la escalada asombrosa de los precios de los barriles de crudo reside en los tambores de guerra que han comenzado a sonar en el Golfo Pérsico con Arabia Saudí, EEUU e Irán como protagonistas.

La incorporación de esta ‘prima de guerra’ disparó los precios del Brent a un mes, la referencia europea, o del West Texas (WTI), la estadounidense, como nunca antes. El crudo europeo del Mar del Norte cerró el lunes con alzas del 14,3%, hasta 68,9 dólares, mientras que el petróleo texano se elevó un 13,9%, hasta 62,4 dólares. Las subidas llegaron a alcanzar el 20% durante la sesión asiática, algo nunca visto desde finales de los años 80. Los analistas prevén que, de mantenerse el escenario actual de incertidumbre, los precios vayan elevándose poco a poco hacia la barrera de los 100 dólares.

Esty Dwek, estratega jefe de DNCA de Natixis Investment Managers, considera que el precio del petróleo será más elevado a partir de ahora que en los últimos meses, pues se pondrá en precio una prima de riesgo geopolítico que hasta el momento se había ignorado. En este sentido, los analistas de S&P Platts se pronunciaban en la noche del domingo sobre el giro que había pegado el mercado petrolero por la posibilidad de una guerra en el corazón petrolero del mundo.

"El cambio repentino en el riesgo geopolítico justifica no solo la eliminación del descuento de 5-10 dólares por barril que cotiza actualmente en el mercado, sino que agrega una prima potencial de 5-10 dólares para dar cuenta de los peligros innegablemente altos para el suministro en Oriente Medio y la eliminación repentina de capacidad ociosa", señala Chris Midgley, jefe global de análisis de S&P Global Platts.

Por contra, Dwek prevé que las aguas vuelvan a su cauce en poco tiempo y que Trump intentará rebajar la tensión por la previsible presión interna de un alza de precios. “No esperamos un repunte sostenido y creemos que la producción de ‘shale’ [oil] de EEUU continuará equilibrando los precios a medio plazo”, explica la experta de Natixis.

“La amenaza de una interrupción prolongada del suministro de Arabia Saudita, el principal exportador mundial de crudo, destaca la falta de capacidad de producción adicional en el mercado, con el impacto de esto en los mercados ascendentes y descendentes”, añaden en Platts. El ataque con drones a instalaciones de la petrolera estatal Aramco, en proceso de salida a bolsa, han provocado la pérdida de 5,7 millones de barriles de producción de crudo diarios, cerca del 5% de la producción diaria mundial y la mitad del suministro saudí.

Arabia Saudí está considerado como el ‘banco central’ oficioso del mercado petrolero por su capacidad para regular el suministro mundial e influir en el resto de productores a través de la OPEP, el cártel que agrupa a las principales potencias petroleras salvo Rusia y EEUU. La capacidad ociosa del mercado petrolero se estima en unos 2,5 millones de barriles, apenas el 2,5% de los 100 millones de barriles diarios que se producen. El nuevo ‘shock’ sobre el suministro no se notará en el corto plazo puesto que Arabia Saudí ya ha anunciado que usará sus reservas de crudo (unos 200 millones de barriles) para completar los envíos que tiene comprometidos mientras recupera su capacidad de producción.

EEUU y Rusia, los dos mayores productores de petróleo fuera de la OPEP, también se han movilizado para calmar los ánimos del mercado. El presidente Donald Trump ha autorizado el uso para su venta a terceros países de las Reservas Estratégicas de Crudo. Ascienden a cerca de 600 millones de barriles, aunque su capacidad de movilización se sitúa en torno a los 2,1 millones de barriles diarios, según estimaciones de los analistas. Rusia, a través del ministro de Energía, Alexander Novak, señala que los inventarios comerciales existentes en las petroleras son suficientes para cubrir el actual déficit de producción.

Algunos analistas consideran que el mercado siempre puede estar abastecido siempre que se alcancen niveles razonables. El incremento de los precios del petróleo por encima de los 70 dólares por barril reactivará a productores que tienen mayores costes de producción como Brasil, Noruega, Reino Unido, Canadá o Venezuela, aunque el petróleo de este último país sigue vetado por las sanciones de EEUU. España mantiene una fuente diversificada de aprovisionamiento de petróleos de todo el mundo.

En los últimos meses, las importaciones de crudo han pasado a estar lideradas por Libia y Arabia Saudí, aunque en el pasado reciente otros países como Irán o Venezuela eran fuentes principales de aprovisionamiento. México, Nigeria, Kuwait o Irán también son proveedores preferentes hacia España, uno de los países más dependientes del 'oro negro' porque carece de producción propia.

Ahora en Portada 

Comentarios