Informe del WGC en 2018

Los bancos centrales acumulan oro para sus cajas fuertes como nunca en 48 años

La demanda del metal dorado por parte de los emisores de moneda creció un 74% interanual en 2018, con la Rusia de Vladimir Putin a la cabeza.

El precio del oro despierta en 2019.
El precio del oro despierta en 2019.

Regla número uno antes de un cambio traumático de régimen político en un estado: echar mano de las reservas de oro. El rumor del traslado de 20 toneladas de oro desde Venezuela en un avión a Moscú (Rusia) ha cobrado fuerza en las últimas horas no solo por las posibilidades ciertas de una caída del Gobierno de Nicolás Maduro, sino sobre todo por la voracidad del Kremlin acumulando reservas en su 'des-dolarización'. La demanda de oro desde Moscú se disparó y lideró la carrera de los bancos centrales por recomponer sus reservas ante el nuevo escenario macroeconómico.

Según el último informe 2018 del Consejo Mundial del Oro (World Gold Council, WGC por sus siglas en inglés), los bancos centrales incorporaron 651 toneladas de oro a sus reservas durante el año pasado, un 74% más interanual y el mayor ritmo desde 1971 cuando EEUU puso fin al llamado patrón oro como referencia del valor de su divisa.

“Las compras netas saltaron a su nivel más alto desde el final de la convertibilidad del dólar estadounidense, a medida que un grupo mayor de bancos centrales se convirtió en oro como diversificador”, señala el WGC. A la cabeza de las compras se situaron, en este orden, Rusia, Turquía, Kazajstan y Hungría, todos ellos aquejados de distintas crisis monetarias recientes o en curso que han provocado fugas de capitales extranjeros. No obstante, la recomposición de reservas oficiales de los países también responde al ciclo. Entre 2000 y 2006, los grandes bancos centrales europeos fueron vendedores netos de oro.

En conjunto, según el informe, la demanda mundial de oro alcanzó 4.345 toneladas en 2018, un 4% más que en 2017 y en línea con una demanda promedio de 4.347 toneladas en cinco años. Se trata de unas 135 millones de onzas troy, equivalentes a 31,1 gramos cada una y que cotizan en los mercados a unos 1.320 dólares. El valor de mercado de la demanda global superaría los 178.160 millones de euros (155.000 millones de euros).

Más allá del oro monetario, las entradas anuales en fondos cotizados (ETF) que invierten en oro disminuyeron un 67% en 2018, la demanda se vio impulsada en el último trimestre con entradas de 112 toneladas. La demanda anual de joyería se mantuvo estable en 2.200 toneladas, prácticamente la misma cifra que el año anterior.

Por áreas geográficas, los incrementos de consumo en China (3%), EE. UU. (4%) y Rusia (9%) compensaron las fuertes pérdidas en Oriente Medio, donde cayó un 15% respecto a 2017. La demanda de India se mantuvo estable en 598 toneladas, un 0,66% menos. Europa fue la única región que registró un crecimiento neto durante todo el año.

La inversión de particulares en lingotes de oro y monedas creció un 4% en 2018, hasta 1.090 toneladas, lo que representa un valor de unos 46.200 millones de dólares. De ellos, la demanda de monedas aumentó para alcanzar un máximo de cinco años de 236 toneladas, el segundo más alto de la historia, mientras que el resto correspondió a los lingotes.

El precio del oro, considerado un activo refugio por excelencia tanto en periodos de recesión como de alta inflación, se sitúa estos días en máximos de ocho meses, cotizando en el entorno de los 1.320 dólares por onza troy. “Después de la reunión de la Reserva Federal de los EEUU, parece que los siete años de hambruna bíblica para los inversores de oro y plata finalmente están llegando a su fin. El largo ciclo de promesas de normalización, aumentos en las tasas y la futura reducción de los balances del banco central se ha paralizado. Los metales monetarios parecen listos para embarcarse en otro mercado alcista”, señala Ned Naylor-Leyland, gestor del fondo Merian Gold & Silver

Ahora en Portada 

Comentarios